Las 20 horas de campaña con Gabriel Jaime Rico

Las 20 horas de campaña con Gabriel Jaime Rico

Continúa serie que narra día con aspirantes a la Alcaldía. Esta vez, la vorágine del trabajo de Rico

notitle
28 de septiembre 2015 , 08:20 a. m.

Rico se despertó pasadas las cuatro de la mañana y se despidió de su familia, especialmente de Jerónimo, su hijo de nueve años que tenía fiebre. Fue uno de esos días en los que se le dificultó dejar la casa, en el barrio El Poblado, para ir a hacer campaña.

La campaña a la Alcaldía del candidato del movimiento ‘Juntos por Medellín’, que además integra al partido de la U, a Cambio Radical y al partido Conservador, destina 60 por ciento del tiempo al contacto con la comunidad en recorridos por los barrios y eventos, 30 por ciento a medios de comunicación y el 10 por ciento restante a consecución de recursos en reuniones con empresarios. “La familia es la que más sufre”, dice Rico.

Tras besar a Jerónimo, se marchó para cumplir una entrevista amable en radio, en la que expuso sus propuestas.

Después de esa cita, el candidato se montó a la camioneta que le asignó la Unidad Nacional de Protección.

El carro de vidrios negros es una suerte de oficina. Desde allí se programan y cancelan citas, se define sobre la marcha la agenda del día. El vehículo es fresco y siempre tiene música en inglés a bajo volumen. Rico no escucha noticias, dice que lo estresa escuchar algunas realidades de la ciudad y que tiene un equipo pendiente de lo que se diga de la contienda política y que le pueda interesar a él.

Llegó a las seis de la mañana al barrio Belén, en el que se reunió con un candidato al Concejo de Medellín. Rico creció en Belén La Gloria y justamente esa comuna en el suroccidente de la ciudad representa su fortín político, es allí donde tiene más apoyo de la gente, dice el candidato.

Antes de las ocho de la mañana se dirigía a una reunión con un empresario que podría financiar parte de la campaña, pero decidió detener el vehículo.

Iba por la avenida Ferrocarril rumbo a Itagüí cuando pidió detener la camioneta. Estaba justo en frente de Plaza Mayor Medellín, la entidad de la que fue gerente hasta hace un año y que en las últimas semanas le trajo problemas. La campaña de Juan Carlos Vélez –también candidato a la Alcaldía- lo acusó de mala gestión y Álvaro Uribe, el líder del Centro Democrático, le incriminó corrupción.

“Es un ataque político”, se defendió el candidato y añadió: “Yo era gerente de una empresa y hubo una inconsistencia administrativa para la que hay un debido proceso. Yo ordené una auditoría y un proceso disciplinario y luego salí de Plaza Mayor cuando ese debido proceso estaba en curso”.

Rico decidió no ir a la reunión con el empresario en Itagüí y le pidió al conductor dirigirse a El Poblado.

Son las ocho de la mañana y Gabriel Jaime Rico está parado en la terraza de un edifico en el barrio El Poblado. Tiene maquillaje en la cara para reducir el brillo de la piel ante una cámara de televisión. Está junto al director de su campaña para grabar un ataque, más que una respuesta, contra Uribe y su partido.

“Ya me he cansado de todos los ataques de guerra sucia que me han hecho y que no he respondido. Por eso comenzaré a defenderme”, aseguró Rico y grabó un video en el que demostró que Juan Carlos Vélez también ha sido investigado por corrupción.

A las diez de la mañana Rico tuvo otra entrevista en radio. Lo recibió un pastor cristiano que lo presentó como el líder político que no tenía la comunidad cristiana en la ciudad.

Rico es tan católico que conoce de memoria el nombre de los siete arcángeles y el poder que representa cada uno, pero reconoce la importancia de la cercanía con el pueblo cristiano y con el pastor que conoce de tiempo atrás, que tiene una audiencia de 60.000 personas. Además, en la emisora calculan que en la ciudad hay más de 250.000 cristianos, una cantidad que convertida en votos representaría el triunfo en las elecciones.

Después de almorzar, el candidato pasó la tarde en la comuna 13, donde lo acompañaron cerca de cien personas en una caminata.

“Yo estoy feliz con lo que estoy haciendo, por eso sonrío siempre, no es difícil. Además la gente en Medellín es muy amable, te trata bien, es afectuosa, así no vayan a votar por uno”, contó Rico durante su visita a este sector de la ciudad.

A las 7:30 de la noche asistió a un foro en El Poblado con Federico Gutiérrez y Héctor Hoyos, los únicos que llegaron.

Era un reto importante para el candidato, que reconoce que en la comuna 14 no tiene el apoyo que le gustaría.

A las once de la noche asistió a un programa de radio que se extendió hasta la media noche. Así de largos serán sus días de campaña en el mes que falta para conocer al nuevo alcalde de Medellín.

JUAN JOSÉ VALENCIA
EL TIEMPO
MEDELLÍN
valjua@eltiempo.com - @Juan_Joss

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.