Editorial: Las nuevas tareas del mundo

Editorial: Las nuevas tareas del mundo

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible pueden ser un gran aliado para construir una Colombia en paz.

25 de septiembre 2015 , 08:26 p. m.

El mundo comenzó a transitar una nueva vía hacia el desarrollo social, económico y medioambiental con la promulgación este viernes de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como un refuerzo en la lucha mundial contra diversos problemas, en la que ha habido avances en los últimos quince años, pero en la cual hay que hacer mucho más para erradicarlos de cara al 2030.

Ante la proximidad del cumplimiento del plazo de quince años de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) establecidos durante la cumbre de septiembre del 2000, en el 2012, en la Cumbre Río+20, los Estados asistentes acordaron elaborar una nueva agenda para el desarrollo. Un año después, los grupos de trabajo designados presentaron los 17 nuevos objetivos, los cuales fueron finalmente acordados en enero del 2015.

‘Transformando nuestro mundo: la agenda de desarrollo sostenible de 2030’ es un compendio de metas mucho más específico y avanzado que los propios ODM, ya que se pretende abordar los problemas en su conjunto, y no solo los síntomas que los hacen notables. En los ODS es el planeta el que tiene que actuar unido, y no solo las naciones en vías de desarrollo. Los ODM respondían a una visión de concentrar los máximos esfuerzos para que fueran los mismos países del tercer mundo los que hallaran, con cooperación internacional, la solución de sus dificultades más apremiantes y así salir del subdesarrollo.

Pero esta meta se hizo imposible para algunas naciones, cuya escasez de capital les impidió emprender acciones tendientes a superar sus más graves limitaciones. En ese sentido, el papa Francisco, en pleno hemiciclo de la ONU, en Nueva York, pidió a los “organismos financieros internacionales velar por el desarrollo sostenible de las naciones y la no sumisión asfixiante de estos a sistemas crediticios”, que, “lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia”.

En consonancia con los nuevos propósitos mundiales, el presidente Juan Manuel Santos se comprometió, durante su discurso en la apertura de la Asamblea General de la ONU, a que Colombia luchará por erradicar la pobreza en todas sus dimensiones, combatir la desigualdad y la injusticia y enfrentar el cambio climático.

Los ODS, para nuestro país, significan un reto vital frente a un futuro que desde esta semana parece haber tomado mejor y definitiva forma. El primer semestre del 2016 verá a una nación ad portas de firmar la paz con las Farc, con lo que se desactivaría una de las principales fuentes de desigualdad social, como lo es el conflicto armado.

De hecho, los ODS pueden ser un gran aliado para construir una Colombia en paz. En los 17 objetivos se pone mucho énfasis en buen gobierno, educación de calidad, protección del medioambiente y reducción de la desigualdad, aspecto en el que nuestra patria figura en el grupo de los diez países que peor desempeño demuestran.

En sus estimaciones, la Oficina para Colombia del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se manifiesta optimista en que acabar bien el proceso de paz catapultará al país al cumplimiento de muy buena parte de los ODS, llevándolo a ser uno de los líderes regionales en este campo. Es una tarea tan necesaria como urgente.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.