China y EE. UU., por una alianza pragmática

China y EE. UU., por una alianza pragmática

En visita de Xi Jinping se lograron avances en temas como cambio climático y ciberespionaje.

notitle
25 de septiembre 2015 , 07:46 p. m.

Los presidentes de EE. UU. y China anunciaron un acuerdo para rebajar la tensión sobre sus actividades en el ciberespacio y apostaron por consolidar su alianza desde una perspectiva pragmática, cooperando en asuntos de interés mutuo, no obstante sus marcadas diferencias en varias áreas.

Durante una reunión de varias horas en Washington, capital estadounidense, el mandatario de ese país, Barack Obama, y su homólogo chino, Xi Jinping, se comprometieron a seguir potenciando su relación a pesar de las fricciones causadas por la percepción estadounidense de que China se ha implicado en el robo de sus secretos comerciales y mantiene una política abusiva de expansión en el Pacífico.

Los dos acordaron que ninguno de sus gobiernos se involucrará en el robo cibernético de propiedad intelectual ni lo apoyará, “incluidos secretos comerciales u otra información de negocios confidencial, con la intención de proporcionar ventajas competitivas a compañías o sectores comerciales”, informó la Casa Blanca.

“Esto es un avance. La cuestión ahora es si las palabras van seguidas de acciones, y lo estaremos observando muy detenidamente”, afirmó Obama en una conferencia de prensa junto a Xi. No obstante, el Presidente estadounidense se reservó la posibilidad de imponer sanciones a “individuos y entidades” chinas cuando tenga “pruebas de que están yendo contra compañías o personas en Estados Unidos”.

Según Obama, Xi le comunicó durante la reunión que “no puede garantizar el comportamiento de cada uno” de los 1.300 millones de ciudadanos chinos, mientras que Obama le garantizó que su política de sanciones es la misma en todo el mundo y no específica para el país asiático.

EE. UU. sospecha desde hace meses que China está detrás del robo de millones de archivos con información de funcionarios estadounidenses y, según el FBI, los ciberataques chinos dirigidos al espionaje comercial han aumentado un 53 por ciento en el último año.

Las dos potencias más contaminantes del mundo también dieron un impulso a sus compromisos contra el cambio climático, especialmente China, que anunció que en el 2017 pondrá en marcha un sistema nacional de comercio de derechos de emisión de CO2.

Menos fructífera fue la conversación de los dos líderes respecto a la actividad china en el mar de China meridional, donde Pekín está escalando sus operaciones y construcciones en islas en disputa, como las Nansha/Spratly, reclamadas por Filipinas.

“Le expresé al presidente Xi nuestra significativa preocupación sobre la reclamación de tierras, construcción y militarización de áreas disputadas, que hacen que sea más difícil para los países en la región resolver los desacuerdos pacíficamente”, indicó Obama.

Por su parte, Xi afirmó que “las islas en el mar de China meridional son territorio de China desde tiempos muy antiguos”, y su país tiene “el derecho de defender” su propia “soberanía territorial” y sus “derechos e intereses legales y legítimos”.

EL TIEMPO
Con EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.