A pesar de nuevos hallazgos, restos de la Mona Lisa son un misterio

A pesar de nuevos hallazgos, restos de la Mona Lisa son un misterio

Arqueólogos esperaban encontrar su cráneo, pero hallaron un trozo de fémur. Analizan si es de ella.

notitle
24 de septiembre 2015 , 10:03 p. m.

Un equipo de arqueólogos italianos que intentan resolver el misterio de la identidad de la Mona Lisa, la famosa modelo pintada por Leonardo da Vinci, anunciaron que encontraron trozos de un fémur que podría ser de la mujer.

Tras años de búsquedas en un convento, en los que esperaban encontrar el cráneo de la Mona Lisa, tuvieron que conformarse con un trozo de fémur, que no están seguros de que sea el de la modelo del cuadro y, además, está muy deteriorado como para extraerle el ADN.

El equipo tiene la certeza de que la noble florentina Lisa Gherardini fue la modelo que posó ante Da Vinci, por lo que centró sus búsquedas en el cementerio del convento donde la mujer vivió sus últimos años, con la esperanza de encontrar su cráneo y que este permitiera reconstruir la fisionomía de la modelo, para confirmar su identidad.

Nacida en 1479, Gherardini fue la esposa del comerciante de seda Francesco del Giocondo. Se cree que, en 1503, el mercader encargó a Da Vinci que pintara el retrato que ahora está expuesto en el Museo del Louvre de París. Tras enviudar, la mujer vivió sus últimos años en un convento en Florencia, donde murió en 1542 y, probablemente, yacen sus restos.

Los investigadores comenzaron a excavar las tumbas del convento en 2011, con la esperanza de encontrar los restos que correspondieran a la mujer. Las primeras ocho osamentas, que estaban muy bien conservadas, resultaron ser demasiado antiguas para ser de la Mona Lisa.

Las otras cuatro fueron halladas en una fosa común utilizada hasta 1545, y la datación por carbono demostró que al menos una de ellas –de la que solo quedaban fragmentos del fémur, la tibia y el tobillo– vivió durante el mismo periodo que Lisa Gherardini.

El historiador Silvano Vinceti, quien dirige la búsqueda, aseguró que “un conjunto de elementos, desde exámenes antropológicos hasta documentos históricos” permiten “concluir que los restos probablemente son de Lisa Gherardini”.

La hipótesis no pudo, sin embargo, ser corroborada mediante análisis de ADN porque el convento era tan húmedo que se deterioraron los esqueletos.

La falta de cráneo también impide que los investigadores reconstruyan la cara del esqueleto y lo comparen con el cuadro de Da Vinci.

Aunque la ausencia de pruebas concretas puede decepcionar a quienes esperaban confirmar, al fin, la identidad de la Gioconda, otros detectives del arte podrán seguir especulando, entre ellos quienes piensan que el pintor italiano utilizó en realidad a un hombre como modelo para su Mona Lisa y los que incluso consideran que el cuadro es un autorretrato. 

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.