Caída de acciones no refleja la salud que tienen las empresas

Caída de acciones no refleja la salud que tienen las empresas

Deudas en dólares es el factor que más puede golpear este año a las compañías.

notitle
24 de septiembre 2015 , 08:04 p. m.

La situación financiera de las empresas, por lo menos la de buena parte de las que están inscritas en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), sigue siendo positiva y contrasta, en la mayoría de los casos, con el comportamiento que vienen registrando sus acciones en el último año.

La explicación a esta disyuntiva, concuerdan analistas consultados, es que el mercado ha sobrerreaccionado a la actual coyuntura externa e interna, y que si bien aspectos como la devaluación del peso, la caída en los precios del petróleo, el débil crecimiento económico y la reforma tributaria les están pasando factura a varias empresas del país, las cifras de sus balances se mantienen aún en terreno positivo.

“Es difícil saber qué acciones han sobrerreaccionado a esta coyuntura. Lo que no se puede pasar por alto es que estas comenzaron a caer fuerte desde el año pasado. El primer trimestre del 2015 fue terrible, siendo que las empresas tienen resultados financieros buenos, pero lo que estaba haciendo el mercado era descontar el impacto de la desaceleración económica sobre los diferentes sectores que componen el Colcap”, sostiene Ómar Suárez, analista sénior de acciones de Alianza Valores.

Para Andrés Sánchez Franco, investigador de Corpbanca Asset Managment, “estamos afectados por un mercado que tiende a sobrerreaccionar tanto en positivo como en negativo sobre las compañías. Estamos en una etapa de sobrerreacción negativa. Pensamos que las compañías sí están muy baratas y deben empezar a mostrar señales de recuperación, pero eso depende tanto de factores internos como externos que muestren un panorama más positivo para los inversionistas extranjeros y mayor confianza en lo local”.

La preocupación de los analistas es que no ha terminado de darse el ajuste en algunos frentes, por lo que buena parte de estos continuarán gravitando alrededor del desempeño de las empresas y los sectores en los que se mueven, lo que, con seguridad, terminará por afectar los resultados de las compañías al final del año, aunque tienen claro que buena parte de ese ajuste ya fue descontado por el mercado.

En la comisionista Alianza Valores, por ejemplo, ven que los precios del petróleo pueden caer, incluso, a 32 dólares por barril, antes de que se produzca una verdadera estabilidad en ese mercado. De ser así, los vaivenes en materia cambiaria se mantendrán, ayudados también por la incertidumbre internacional: debilidad de la economía china, normalización de la política monetaria en Estados Unidos, menores flujos de capitales externos y salida de recursos del país.

El Colcap, principal indicador de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) y que recoge el comportamiento de las 20 acciones de mayor capitalización del mercado, muestra una caída de 19,77 por ciento en estos nueve meses del 2015.

Sin duda, no a todas las empresas la devaluación, la caída en el precio del petróleo y la desaceleración de la economía las golpea por igual. Como dicen los propios analistas, hay acciones y sectores más defensivos y resistentes que otros, lo que les permite estar en medio del ‘chaparrón’ sin ‘mojarse’ tanto.

Fenómenos como el de la devaluación, que ya marca un 28 por ciento en lo que va del 2015, impactan a unas empresas vía costos (deudas e importaciones), pero favorecen a otras debido a que buena parte de sus ingresos provienen del exterior (ventas y retornos de ganancia de filiales).

Para Sánchez Franco, de Corpbanca Asset, el dólar está afectando a algunas firmas o a su endeudamiento. “La gran mayoría de empresas tiene una cobertura natural respecto de los ingresos y las obligaciones financieras, pero hay una que otra que pudo adquirir mayores obligaciones en dólares, lo que las hace más vulnerables en esta coyuntura”, explica.

Las golpeadas

En ese grupo están Avianca, Ecopetrol y la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), en las que la casi totalidad de su endeudamiento está en dólares. En la aerolínea, la afectación también se presenta porque la fortaleza de la divisa lleva a las personas a aplazar sus planes de viaje, sobre todo al exterior.

“Petróleo y aerolíneas están entre los sectores más sensibles, porque cuando usted está desacelerándose, cuando disminuyen los ingresos del hogar, las prioridades se centran en comprar alimentos, ropa y servicios básicos y se aplazan otras decisiones como viajar. Por eso, las aerolíneas son sensibles”, precisa Suárez, de Alianza Valores.

En el sector energético, dicen los analistas, es claro que las petroleras llevan la peor parte de la situación, como consecuencia de lo que pasa en el mercado internacional con el petróleo.

Daniel Francisco Escobar, director del departamento de estrategia de mercado en Global Securities, cree que a la larga también se verán efectos de la coyuntura en el sector financiero, porque si la economía crece menos, se afectan las finanzas de las familias y varios de los precios de las acciones están descontando un escenario que, incluso, podría ser peor en el mercado en general.

“Habrá reducción en el frente operacional de aquí a inicios del 2017, porque la desaceleración no será solo de este año, pero las acciones ya han descontado un escenario que es bien negativo”, señala.

Los expertos consideran que el mercado ha reaccionado de manera exagerada en algunos casos particulares, tal como sucedió con el dólar, aunque concuerdan en que la menor dinámica de la economía hará que se moderen las ventas de compañías como Éxito y Nutresa, así como el desempeño de la cartera de algunos bancos, según muestran los resultados del segundo semestre.

Ómar Suárez, de Alianza Valores, señala que entre las empresas más defensivas están Isagén, ISA, Celsia, UNE y EEB, por ser un sector regulado que puede tener contratos preestablecidos que lo protegen de la volatilidad.

“Uno pensaría que se puede invertir ahí en momentos de desaceleración, porque sus acciones no caen en la misma proporción que otras”, comenta.

Otro de los sectores que en su opinión marchan bien es el constructor, pese a que es uno de los más sensibles en un ambiente de desaceleración económica. Pero el experto considera que la coyuntura actual es particular por el impulso que el Gobierno les ha dado al sector vivienda, la infraestructura, los proyectos de 4G y las asociaciones público-privadas (APP), lo que evitará que caiga y se vuelva atractivo.

De este grupo hacen parte Cementos Argos, Cémex, El Cóndor, Conconcreto, Odinsa y Grupo Argos. Sánchez dice que como en este renglón se manejan concesiones, estas generan flujos de caja muy estables y esto produce confiabilidad.

En el financiero, si bien puede haber algo de afectación por el tema de cartera, ya se comienza a ver aumento en las provisiones. Los consultados afirman en que las compañías en bolsa de este renglón se verán muy favorecidas dada la diversificación geográfica de sus inversiones y sus portafolios. Hablan de los grupos Aval y Sura, del Banco de Bogotá, Davivienda y Bancolombia, que tienen filiales en Centro y Suramérica y que reportan sus ganancias en dólares, y eso es muy favorable.

El golpe fuerte que dan los impuestos

Los analistas coinciden en que uno de los factores que más fuerte han golpeado las utilidades de las empresas este año ha sido la reforma tributaria.

El impuesto a la riqueza y la sobretasa del Cree (impuesto sobre la renta para la equidad) les pega de dos formas a las compañías. El impuesto de renta es el 25 por ciento; el Cree, otro 9 por ciento, y 5 por ciento de sobretasa del Cree, para un total de 39 por ciento solo para renta, lo cual es una carga tributaria mayor que la del resto de Latinoamérica y 50 por ciento más que en otros años.

Expertos dicen que el impuesto al patrimonio es negativo, porque se pueden tener dos compañías con el mismo patrimonio, una que genera utilidades y otra pérdidas, pero lo malo es que las dos pagan el mismo impuesto.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
Redacción Economía y Negocios
En Twitter: CarlosGarciaM66

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.