No a otro fracaso

Francisco invita a acompañar los proyectos de nación que intentan construir un mundo más humano.

notitle
23 de septiembre 2015 , 05:14 p. m.

El papa Francisco, al llegar a Cuba, saludó al Gobierno y a los cubanos de la isla y de la dispersión, pidió al presidente Raúl que expresara un saludo personal a Fidel, a quien luego visitaría. Repitió las palabras de Juan Pablo II: “Que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba”. Reiteró su devoción a la Virgen de la Caridad del Cobre. Dijo que la Iglesia acompañaba el proceso entre Cuba y los Estados Unidos porque manifestaba una cultura del encuentro por encima de odios y rupturas, y concluyó con un mensaje de libertad “a las periferias existenciales de la sociedad cubana”.

El domingo, en la misa, ante la plaza de la Revolución colmada, de manera sorpresiva y fuerte, confesó que tenía una obligación de conciencia con la paz de su querido pueblo de Colombia, y clamó: “Por favor, no tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en el camino de la paz y de la reconciliación”. Y muy conmovido, expresó desde las víctimas: “Que la sangre vertida por miles de inocentes durante tantas décadas de conflicto armado sostenga todos los esfuerzos que se están haciendo para que termine esta larga noche de violencia”.

Francisco, que escucha en el silencio al Espíritu y conoce de conflictos mundiales, otorga a las negociaciones en Colombia el reconocimiento dado por la comunidad internacional y las apoya con magnanimidad. Sin embargo, es consciente de que, aquí en Colombia, muchos, que permanecen enredados en los personalismos de la política, quieren el fracaso del proceso o su reducción a condiciones partidarias minimalistas y por eso siembran desconfianza sobre los negociadores del Gobierno, sobre toda propuesta venida de las Farc; y sobre el Presidente, a quien consideran el irresponsable que por un premio Nobel está llevando el país al desastre, como lo escribió una prestigiosa columnista en El Colombiano.

El Papa, en cambio, sin ser ingenuo, da el ejemplo de creer en la buena intención de los pueblos y de los líderes que visita. Aunque no comparte la filosofía marxista, que ha limitado la libertad civil y pública, cree que Cuba ha actuado buscando lo que consideró mejor para su gente. Y aunque no está de acuerdo con el sistema norteamericano de consumismo, capitalismo financiero y polución, cree que el pueblo y el Gobierno de los Estados Unidos actúan con buena intención. Sabe, obviamente, que esas intenciones tienen que someterse al discernimiento y la crítica, y Francisco lo hace con libertad y verdad, partiendo de la fe en la intención del otro, único camino para la búsqueda sincera que permite a todos cambiar para que la paz nos haga posibles como sociedad.

Francisco, además, ofrece su cercanía y amistad a Cuba y Estados Unidos porque en todos los seres humanos, sin exclusión ni preferencias, ve el misterio de Dios abriéndose paso entre nosotros en medio de búsquedas personales y sociales, de aciertos y contradicciones. Misterio que funda la dignidad, libera de las ideologías y de los sistemas y nos pone al servicio de los demás. El Papa invita a la toda la gente de buena voluntad a acompañar la acción de ese misterio que brega por acontecer en las personas y los proyectos de nación que intentan construir un mundo más humano.

Francisco sabe que, para los colombianos, se trata en primer lugar de terminar con la victimización espantosa. Y sabe que este proceso de paz, más allá de los acuerdos, va dirigido a poner fin al desgraciado concepto que tiene el mundo sobre Colombia: el país de violencias endógenas interminables financiadas por narcotráfico, de inequidad y crisis humanitaria, rico en recursos y cultura, de crecimiento modesto y estable, que, no obstante sus potencialidades, está frenado por contradicciones que lo marginan de las grandes dinámicas positivas internacionales.

Francisco de Roux

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.