Javier Murillo, el valor de soñar

Javier Murillo, el valor de soñar

El estilista, asesor de imagen y preparador de reinas cumple 50 años de vida profesional

notitle
23 de septiembre 2015 , 11:31 a. m.

Tiene fama de odioso y de bravo, y a primera vista puede parecerlo, pero cuando se conoce a Javier Murillo se descubre que no es lo uno ni lo otro. Este paisa, oriundo de Sonsón (Antioquia), es estricto, disciplinado y amante de la excelencia, características que fácilmente pueden hacerlo ver como malhumorado y distante. Y su trato de pocas palabras acentúa esa idea errónea, pero su amabilidad y los apuntes divertidos que hace, dignos de un buen repentista, borran esa imagen mal ganada de este estilista, fotógrafo y diseñador de moda.

Eso sí, su atención es dispersa. De un tema salta a otro y es fácil que deje con la palabra en la boca a su interlocutor por esa tendencia suya de estar pensando y haciendo más de una cosa a la vez y por ese afán de trabajar sin tregua. Pero él hace mucho dejó de preocuparse por lo que piensen otros de su comportamiento y más desde que le confirmaron que lo suyo no es antipatía ni mala voluntad, sino síntomas del Trastorno por Déficit de Atención que le diagnosticaron hace muchos años.

Pausado y meticuloso, Murillo ha hecho carrera como asesor de imagen, quizá sea el pionero de este oficio en el país. Exigente con sus alumnas, ya sea desde la joven ejecutiva que quiere explorar su lado más femenino hasta la universitaria aspirante a Señorita Colombia, el estilista es un maestro en este oficio, tanto así que se ha erigido en el hacedor de reinas por excelencia y en un coach para las mujeres que quieren descubrir su esencia y sentirse más seguras de sí mismas.

“A ver, niña, esto no lo vea como un sacrificio sino como gajes de su oficio, de lo que usted quiere llegar a ser. Usted ha celebrado todos sus cumpleaños anteriores y este es la excepción, pero le toca si quiere ser reina…”, es lo que le dice en tono pausado y tranquilo a Estefanía Dignora Prieto, la candidata por Santander al Concurso Nacional de la Belleza, que no entiende por qué un sábado, a las 4 de la tarde, en vez de estar celebrando su cumpleaños está en clase de fogueo periodístico en la que tiene que aprender a defenderse con altura de las preguntas incisivas de los periodistas.

De esos sacrificios para llegar a ser lo que se sueña sí que sabe este paisa de 71 años, que perdió a su mamá cuando él apenas tenía 10 años, a causa de un cáncer. De ella, Ana Rita Idarraga, heredó ese gusto por la pintura, el diseño y la belleza. “Es que los padres de una u otra manera terminan diciéndonos a lo que nos vamos a dedicar en la vida”, recuerda sentado frente a un gran espejo en su salón conocido como Centro Integral de Belleza, en el norte de Bogotá. Y sabe por qué lo dice. Javier era el encargado de peinar y arreglar a su mamá y a sus hermanas, y ese talento que le cultivaron fue el que lo ayudó a convertirse en estilista y más tarde en asesor de imagen y uno de los preparadores de reinas más reconocidos del país.

De ‘adolescente problema’ a asesor de imagen

Quien lo ve así de tranquilo y equilibrado, ni se imagina que Murillo, un practicante de la meditación y estudioso ferviente de la filosofía oriental, dio guerra en su adolescencia. Varias veces se escapó de la casa hasta que en una de las últimas no se escabulló tan fácil, su familia dio con su paradero y lo mandó directo al seminario, donde solo aguantó un año.

Al salir de ahí viajó a Bogotá a trabajar en peluquerías y empezó de cero, haciendo el champú, y por su destreza con las tijeras y las finanzas poco a poco fue ascendiendo de peluquero a administrador de salón, hasta como lo conocemos hoy. Esa determinación y entrega al trabajo sumadas al olfato para los negocios lo llevaron a comprarle el salón de belleza a una de sus primeras jefas.

Si es bueno para la administración de negocios, por fechas ni le pregunten; tiene mala memoria o lo que parece un despiste selectivo con los números, por eso en su mente solo conserva los momentos significativos más que los años exactos en que sucedieron. Y se comprueba cuando se le pregunta cuántas mujeres de las que ha preparado se convirtieron en Señorita Colombia, y a cuántas de las que han participado en Miss Universo.

Él solo hace una pausa, se toca las manos y comienza a recordar no solo a reinas sino también a mujeres que por su carisma, astucia e inteligencia le resultan inolvidables: Paola Turbay, Kathy Sáenz, Carolina Gómez, Paulina Vega, Connie Freydell, Ruddy Rodríguez, Alejandra Borrero, Nohora Puyana de Pastrana y cientos más.

La lista es larguísima. Al fin y al cabo Murillo cumple 50 años de vida profesional y los celebrará con una de sus facetas menos conocidas, pero de las que más lo apasionan: la de diseñador de moda. Por eso con Animal Attraction, un gran desfile, presentará 45 piezas de su autoría, inspiradas en pájaros, reptiles y felinos, con una mezcla de diferentes materiales recopilados en los últimos dos años.

Su trabajo está basado en la deconstrucción de piezas vintage mezcladas con otros materiales. Chifones, mallas, velos, encajes, metales, fibras, yute, maderas, bisutería, canutillos, lentejuelas son algunos de los materiales recolectados por este viajero incansable en diferentes mercados de pulgas del mundo.

Tal como él la define, es una colección oscura que evoca todos los colores de la naturaleza y que incursiona en el pasado, presente y futuro, y en la que además se destaca su maestría en el trabajo artesanal. Algunos diseños son en tercera dimensión, con piezas desgastadas que rememoran la época del fuego. Es una manera de demostrar que con poco dinero y creatividad se pueden hacer auténticas joyas de arte y diseño.

*Animal Attraction se presentará el 29 de septiembre en el Hotel AR, a las 7:30 p. m. Los interesados en asistir pueden obtener la boleta con una donación superior a 100.000 pesos a nombre de la Fundación Catalina Muñoz. Ella es una adolescente que sufre el síndrome de Silver-Russell, y con el apoyo de sus padres y de Murillo ayuda a familias de comunidades vulnerables para que tengan vivienda digna. Si quiere apoyarla, ingrese a www.fundacioncatalinamuñoz.org o al correo j.paez@fundacioncatalinamunoz.org.

FLOR NADYNE MILLÁN M.
flomil@eltiempo.com
@NadyneMillan

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.