Algunas lecciones y una pregunta

Algunas lecciones y una pregunta

El caso de Sabino representa, de alguna manera, una jurisprudencia moral.

notitle
22 de septiembre 2015 , 06:45 p. m.

Si algo dejó el asunto Sabino fue darnos un termómetro del momento que vive el país ante el tema de la interrupción voluntaria del embarazo. Quiero proponerles entonces a mis lectores y lectoras algunas lecciones sobre este tema que tanta repercusión tuvo en la opinión pública.

Hace 30 años este caso habría significado la judicialización de la actriz, sin contemplaciones. Sin embargo, hoy, y gracias a las luchas de las feministas y de los juristas progresistas del país, Carolina puede estar tranquila, pues hasta la Fiscalía General de la Nación tuvo que retroceder y formular excusas.

Las redes sociales, en su gran mayoría, estuvieron a la altura del desafío. Miles de tuits, memes y mensajes llenaron los medios defendiendo el derecho que tiene cualquier mujer a decidir sobre su vida y su cuerpo. Además, las redes mostraron que no se trataba solo de la vulneración de la vida privada de una persona, lo que de por sí ya es grave, sino también de confrontar la causal salud para la decisión que debió tomar Carolina.

Quedó en evidencia que dicha causal, desde una clara definición de la Organización Mundial de la Salud, abre puertas muy fértiles sobre su significado como “un estado de completo bienestar físico, social y mental”. Muchas mujeres tienen que saber esto. El caso Sabino representa, de alguna manera, una jurisprudencia moral.

Sin embargo, somos conscientes de que es necesario modular la euforia pública del caso. Carolina Sabino es una mujer conocida que afrontó un momento difícil de su vida con el respaldo de un entorno social favorable. Y me pregunto, ¿cuántos centenares, tal vez miles de mujeres diariamente tienen la posibilidad de resolver su caso como lo pudo hacer la actriz con una conciencia de alguna manera desculpabilizada y despenalizada? Sabemos que todavía muchas mujeres viven ese hecho entre silencios, soledades y culpas.

El caso Sabino aparece en una coyuntura interesante en Colombia. Primero, porque vuelve a poner en el tapete el debate del aborto, ahora en relación con una pedagogía de la paz que está proponiendo el país en torno a las negociaciones en La Habana y en momentos en que descubrimos con consternación que más de 6.000 mujeres fueron, y son aún, víctimas de violencias sexuales generadas por el conflicto armado, sin hablar de los miles y miles de mujeres violadas al año en Colombia al margen de la guerra.

El año entrante el fallo de la Corte Constitucional C/355 cumplirá diez años de vigencia. Será, entonces, el momento de proponer al país que reflexione con generosidad sobre la posibilidad de legalizar del todo la interrupción voluntaria del embarazo. Personalmente, siento que el país está maduro para un debate que recoge los elementos de una ética de la dignidad para las mujeres.

Terminaré con unas preguntas para Carolina Sabino: estoy segura, Carolina, de que hoy algo cambió en ti y te quiero preguntar si este caso doloroso que acabas de vivir te permitió reflexionar sobre las luchas de las feministas del país para despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo. De hecho, voy a responder por ti: estoy segura, porque soy mujer y hablo a una mujer, de que tu mirada sobre lo que viven miles de mujeres menos favorecidas que tú ha cambiado y que estarás de nuestro lado en las próximas campañas a favor de la legalización total del aborto en Colombia. ¿Me equivoco?

Florence Thomas
Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.