10 años de Tapas / Un plato

10 años de Tapas / Un plato

Tapas Macarena cumple ya diez años después de ser el primer bar de tapas en Colombia.

notitle
22 de septiembre 2015 , 12:37 a.m.

Hace 10 años empezó esta pequeña historia que se conserva intacta (incluso cada vez mejor) y que le ha dado buena parte de la reputación de centro gastronómico y bohemio de la que goza el barrio La Macarena en Bogotá.

De hecho, siempre que asomo por ahí, sus dueños y empleados repiten que Tapas Macarena fue el primer bar de tapas en Colombia y, digamos, eso puede ser cierto (tal vez con La Tasca de Sevilla, en la calle 84, fueron los primeros en popularizar el tapeo en maridaje con el bar en Bogotá). Pero, con todo respeto, creo que eso no es lo importante.

Lo sustancial en este caso es que ahí, en ese diminuto local de tan solo seis mesas, a lo largo de una década ha sucedido algo muy particular. Primero, ha sido fiel a la esencia de tapear, que no es otra cosa que todos puedan picar y compartir en el centro de la mesa (nunca hubo platos individuales). Segundo, sus tapas, enmarcadas en el clásico formato español, tienen ciertos toques de autor siempre en pro del sabor, sin despropósito alguno, lo cual se agradece (porque, en efecto, allí todo es muy rico). Y tercero, tiene una atmósfera encantadora, la misma que, recuerdo, hace años destacó The New York Times como una de las más agradables de Bogotá. Y, la verdad sea dicha, es un punto muy chévere.

En este diminuto local de tan solo seis mesas, caben aproximadamente 20 personas.

Vamos pues a los guisos y a las recomendaciones que los lectores siempre me exigen. Como era de esperarse, dentro de estas tapas están piezas tradicionales como el jamón de bellota, el jamón serrano, un chorizo español muy sabroso, el queso manchego, la tortilla de patatas y una versión de patatas bravas muy pero muy rica. Eso, digamos, es de lo obvio, lo mejor. Luego hay otras cosas tan sabrosas como los chipirones al ajillo, o la selección de hongos o las minihamburguesas de cordero, o las albondiguillas.

También hay una reinterpretación del cochinillo de Segovia, con una lenta cocción de 10 horas, que sirven con un pico’e gallo bañado en vinagre de sidra y manzanas con puré de frijol negro y guacamole con sal gruesa ($ 33.000). Muy bueno.

¡Ojo al pulpo a la brasa con papas criollas confitadas, untadas en un alioli muy rico (emulsión de aceite de oliva y ajo) y crema cajún, levemente picante! ($ 27.000).

Y atención a la ensalada serrano con queso manchego, espárragos verdes, tomates secos, aceitunas kalamata, niçoise y reina y tres lechugas: romana, asiática y rúgula orgánica ($ 28.000). ¡Perfecta!

Una década muy bien llevada que lo acreditan como punto ineludible en el agitado, necio y rumbero barrio de La Macarena. Eso sí, es más que aconsejable reservar, ya que solo caben 20 personas.

¡Felices primeros 10 años!

Tapas Macarena
Cr. 4A N°. 26B–01, Bogotá.
Tel.: 243 9004

MAURICIO SILVA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.