Holandesa murió por asfixia mecánica, según dictamen de Medicina Legal

Holandesa murió por asfixia mecánica, según dictamen de Medicina Legal

Versión de Peter Putker, esposo de Durdana Bruijn, no concuerda y genera dudas.

notitle
21 de septiembre 2015 , 09:13 p. m.

El dictamen de Medicina Legal sobre la muerte de Durdana Bruijn, la ciudadana holandesa que apareció sin vida en la cubierta del velero Lazy Duck el sábado en la noche, señala que murió por asfixia mecánica.

El diagnóstico contradice la versión entregada por Peter Putker, esposo de Durdana Bruijn, quien afirmó que su muerte se dio durante un atraco. Putker dijo que los atacantes le dieron un golpe que lo dejó inconsciente y que, al despertar, halló a su mujer sin vida en la cubierta del velero.

Ante las inconsistencias, hasta las islas del Rosario, cerca de Cartagena, se han desplazado varios hombres de la Dijín para investigar el crimen. (Lea además: Dudas en declaraciones de Peter Putker sobre muerte de holandesa)

Putker fue valorado este lunes por el Instituto de Medicina Legal en Cartagena para determinar la forma en la que le causaron las lesiones que presenta en la cabeza. Según les contó a las autoridades, el golpe se lo propinaron los delincuentes que subieron al velero y le robaron 200.000 pesos.

Luego de ese examen, rindió entrevista ante un fiscal. Esto, para aclarar las dudas que han surgido frente a su relato, que desde un principio ha llamado la atención de los investigadores. Fuentes en el proceso dijeron que aún no es clara la narración sobre las llamadas que hizo a la línea 123. (Lea: Las dudas por muerte de turista holandesa en Cartagena)

La noche de los hechos se comunicó desde un teléfono celular para reportar el asesinato, y no desde el radio marítimo VHF que tenía la embarcación y que usualmente usan los navegantes. Al ser indagado al respecto, Putker les dijo a los investigadores que el aparato había sufrido una avería, pero en los reportes oficiales aparece que en la revisión técnica no se halló rastro de daño alguno.

La Armada Nacional ha dicho que el extranjero contó que seis hombres irrumpieron en la embarcación, cinco de ellos con capuchas que impidieron reconocerlos, con excepción de uno. También, que perdió la conciencia tras ser atacado cuando estaba en el baño, y que cuando despertó halló a su esposa sin vida.

A las autoridades les llama la atención que entre las pertenencias robadas solo estaba el dinero, y no objetos de valor como celulares, cámaras de fotografía y video, un computador y los equipos de navegación de la embarcación.

Ruta desde Santa Marta

En redes sociales y páginas web, la pareja holandesa narró los detalles de su travesía. Las imágenes dan cuenta de que desde el 2012 habían emprendido un viaje por el mundo, a bordo del Lazy Duck.

España, Portugal, islas Canarias y la costa francesa fueron sus primeros destinos. En Colombia, inicialmente llegaron a Santa Marta a comienzos de este mes; anclaron el velero e hicieron un recorrido por el interior del país.

La Armada mantiene la custodia del velero. Yomaira Grandett / EL TIEMPO

Durdana Bruijn escribía que estaba maravillada con Colombia. En su blog reseñó en detalle lo que veía a su paso: los jeep Willys de Salento (Quindío), los guambianos de Silvia (Cauca), las calles coloniales de Barichara (Santander), las esculturas de San Agustín (Huila). Fotos y cortas narraciones alimentaron día a día su publicación virtual, a la que llamó Lazy Duck, igual que la embarcación.

“En jeep nos dirigimos a Cocora, uno de los lugares más hermosos de Colombia. Después de algunos viajes en autobús (fuimos) a Cali y Medellín, volamos de regreso a Santa Marta”. Así describió la mujer su experiencia en sitios turísticos en el Eje Cafetero.

También escribió sobre la capital. “Bogotá fue el siguiente destino, una gran ciudad, con mucho que hacer para pasar cuatro días”.

Las reseñas también indican que estuvieron en Cali, Bogotá y Medellín. Luego de la travesía regresaron, por vía aérea, a Santa Marta y de allí zarparon a Cartagena, su destino final.

Bruijn era maestra y escritora. Para el diario 'Telegraaf', reconocido medio en Holanda, escribió una serie de reportajes sobre su visita a Marruecos el año pasado. Algunos de sus artículos también fueron publicados en la revista 'Navegar', un portal de internet especializado en noticias sobre barcos y el mundo náutico.

En cuanto a Putker, su esposo, se sabe que estudió veterinaria en la Universidad de Utrecht. Su pasión por navegar, de acuerdo con los registros en redes sociales, comenzó hace 20 años.

Las autoridades mantienen una recompensa de hasta 30 millones de pesos para quien entregue información sobre este misterioso caso.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.