Investigan si guardias cometieron crimen en frontera

Investigan si guardias cometieron crimen en frontera

Integrante de esa comunidad denunció que su primo y su cuñado fueron atacados a bala.

20 de septiembre 2015 , 09:52 p. m.

Dos indígenas wayús fueron asesinados en un hecho confuso, que, al parecer, involucra a la Guardia venezolana.

El caso se registró en cercanías a la comunidad de Whanpeshi, en la alta Guajira, una zona limítrofe con el país vecino.

Los muertos fueron identificados como Henry Ipuana, de 28 años, y Élber Ramírez Epiayú, de 27 años. Ipuana se dedicaba al pastoreo y a la venta de agua potable en carro cisterna en diferentes comunidades indígenas.

Una de las versiones que se maneja del doble homicidio indica que los indígenas fueron atacados por tres personas, quienes, al parecer, portaban uniformes del Ejército venezolano.

Testigos dicen que los tres desconocidos aprovecharon que la caravana de carros y motos en la que se desplazaban Ipuana y Ramírez se detuvo a desvarar uno de los vehículos, y sin mediar palabras dispararon en contra de las cerca de 20 personas, entre las que había menores de edad y adultos. El personal regresaba de un velorio celebrado en tierras venezolanas.

Icela Peleiz, tía de Ipuana, aseguró que su familiar y Ramírez no fallecieron en el acto. Después de resultar heridos, fueron trasladados a centros asistenciales.

Ipuana fue llevado de urgencia al hospital de Paraguaipoa (Venezuela), donde falleció minutos después de su ingreso. Ramírez fue traído al hospital San José de Maicao, donde murió en la madrugada de este domingo. Trascendió que tenía seis impactos de bala.

Peleiz indicó que cada vez que el Ejército venezolano quiere ingresar a territorio nacional lo hace sin restricciones.

Tradicionalmente, los indígenas entierran a sus muertos de forma inmediata si sufren muerte violenta. En el caso de Ipuana, por petición del Ejército accedieron a trasladarlo hasta Maicao, para practicarle la necropsia, con el propósito de esclarecer las causas de su muerte. Las autoridades colombianas tratan de esclarecer si en el hecho estuvieron involucrados militares del vecino país.

Milenariamente, los wayús, para quienes no existen fronteras, habitan en La Guajira colombiana y en el estado Zulia (Venezuela) y se movilizan libremente por esta zona.

Falta combustible

Completamente paralizado se encuentra La Guajira por falta de combustible. El poco que queda en las estaciones de servicio está comprometido con entidades públicas y privadas y algunos políticos.

El cierre de la frontera impide la importación de combustible a través de la cooperativa Ayatawacoop.

En Riohacha, luego de salir los usuarios a protestar, cuatro bombas fueron abastecidas y comenzaron a prestar el servicio, mitigando un poco la situación que comienza afectar el bolsillo de los usuarios.

De otro lado escasea la gasolina ilegal, cuyo precio está por las nubes: la pimpina, que antes costaba 26.000 pesos, alcanzó los 70.000.

Esta situación comienza a sentirla el resto de la población debido al alza del transporte público de pasajeros y al incremento de los productos de la casta familiar.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.