Conozca cuándo deben usarse las letras mayúsculas y minúsculas

Conozca cuándo deben usarse las letras mayúsculas y minúsculas

Los días, los meses y gentilicios se escriben en minúscula. Los títulos y nombres, en mayúsculas.

notitle
16 de septiembre 2015 , 11:17 p. m.

Eufrasia, de 17 años y residente en Bogotá, contaba una sencilla experiencia: “Una mañana fría de agosto, comprobé que había llegado al éxito”. Triunfar a tan temprana edad sorprende a cualquier lector. Muchas personas se esfuerzan casi toda la vida y apenas obtienen pequeñas satisfacciones; sin embargo, hay que persistir en tal propósito. Cuando se quiso indagar acerca de cómo cumplió tal hazaña, ella afirmó: “Tomé un bus de TransMilenio, descendí en el Portal del Norte y me dirigí por un puente peatonal hacia el oriente. Así llegué al Éxito”.

Este caso, con ligeros cambios, comprueba que la ignorancia en el uso de las letras mayúsculas arrastra altos peligros de confusión. Escudriñar algunos, quizás donde las imprecisiones son mayores, permitirá aumentar el cuidado al escribir (eso se espera). Es notorio, por ejemplo, recurrir a mayúscula sostenida para eludir normas de acentuación, y hay quienes pretextan que “las mayúsculas no se tildan”. Tal procedimiento se aleja de los preceptos de la Real Academia Española, como bien lo supieron Ángela, Óscar y Álvaro cuando llegaron a África, por ejemplo. La vaguedad en estos usos lleva a suponer también que la forma o el tamaño de estas letras importan poco, como le sucedió a andrea ramírez gómez, quien aun en la universidad desconocía cómo se escribía su propio nombre; en cambio, sí lo supo Andrea Ramírez Gómez.

“¿Profesor, los meses se escriben en mayúscula?”, pregunta un estudiante diligente. Y la respuesta que recibe es más amplia: “Ni los meses ni los días se escriben en mayúscula”, a menos que se haya conocido el fin de semana a Carlos Octubre Martínez o a una dama que responda al nombre de Jueves Anastasia Gutiérrez Leal. En esos casos hipotéticos, por supuesto, ya no se alude a días ni meses, sino a nombres propios. De obviarse estas consideraciones, surgirían, desde allí, errores como “cerca de Julio iniciaré mi proyecto”, muy distinto a “cerca de julio iniciaré mi proyecto”. En el primer ejemplo, hay una persona llamada así, Julio; en el segundo, se indica un periodo del año. Con los nombres propios de algunos barrios de Bogotá cambia la escritura: 11 de Noviembre, 20 de Julio, 12 de Octubre o 7 de Agosto.

En el campo del periodismo, las imprecisiones abundan: “A mí no me gusta perder el tiempo”, decía un hombre consagrado al trabajo; “pues no lo derroches”, contestaba otro; “me refiero al periódico”, aclaraba el primero; “entonces, no te gusta perder El Tiempo”, remató el segundo. Para algunos títulos, se han establecido diferencias entre las obras, por un lado, y las publicaciones periódicas y colecciones, por otro: la novela Cien años de soledad, la película Lo que el viento se llevó, el diario El Nacional o la Biblioteca de Autores Anónimos.

Y con los innumerables bellos lugares del mundo, la escritura atropellada encierra infinidad de desaciertos: “En la plata está la tranquilidad” / “¡Qué codicioso!” / “Me refiero a una ciudad de Argentina” / “¡Ah: La Plata!”. Un distraído podría decir: “Viajaré a la estrella...” / “¿Romántico o lunático?” / Nada de eso. Iré a La Estrella, municipio de Antioquia.

Los gentilicios se escriben en minúscula: bogotano, cundinamarqués, romano, tunjano, japonés, inglés, soachuno, parisino, sesquileño, belga, boyacense, canadiense, chapineruno, coreano, girardoteño, danés, bumangués, escocés, chino… De nuevo, si son nombres propios, cambia la grafía: Luis Sesquileño Rodríguez, José Inglés Suárez, Henry Caleño González. Estos se complementan con Colombia, Inglaterra, Cundinamarca, Bélgica, Boyacá, Escocia, Sesquilé o París.

Acerca de los títulos y nombres de dignidad o gobierno, se aplican las mayúsculas para Rey, Papa, Duque, Ministro, etc., siempre que se omitan los nombres de ellos; pero irán en minúscula si acompañan a la persona o al lugar que corresponden: el rey Arturo VII, el papa Juan Pablo II, el duque de Orleans, el ministro de Educación. Sin embargo, con los cargos, oficios y rangos la aplicación es distinta: el teniente Agapito González, el carpintero Temístocles Morales, el general Sugestivo Sánchez, el reciclador Saludito Ramírez, la gerente Agripina Jiménez, el futbolista Dubalis Ferney, la secretaria Afanadora Medina. (Lea además: ¿Sabe el uso del donde, adonde, a donde y dónde? / Defensa del Idioma)

También van en mayúscula las entidades colectivas, pero solo como organismos determinados: la Iglesia invita al diálogo; la iglesia del pueblo es alta / el Estado debe garantizar los derechos; el estado del vehículo es lamentable / terminó la secundaria e ingresó a la universidad; llegamos a la Universidad de La Sabana / el Gobierno adelanta procesos de transición, el gobierno de un país exige esfuerzo. Y los sustantivos y adjetivos que conforman los nombres de entidades: Instituto de la Imaginación Eficaz, Organización de Naciones Unidas, Instituto Caro y Cuervo, Museo de Bellas Artes, etc.

A pesar del primer desacierto de Eufrasia, resulta alentador presentir que aún conserva el optimismo, la alegría, el valor, la energía, el esfuerzo, porque, después de una agotadora semana de clases, con lluvias torrenciales y caos vehicular, cuenta que llegó “a casa por la Avenida Boyacá con esperanza”. Ojalá nunca la pierda… la esperanza.

JAIRO VALDERRAMA V.
Profesor Facultad de Comunicación
Universidad de La Sabana
Jairo.valderrama@unisabana.edu.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.