Exclusión religiosa

Exclusión religiosa

El punto es superar toda pretensión de superioridad religiosa, que siempre da origen a la violencia.

notitle
16 de septiembre 2015 , 05:06 p.m.

En el encuentro sobre religión y violencia que tuvo lugar la semana pasada en la Universidad Iberoamericana, en México D. F., José María Vigil planteó la discusión sobre exclusivismo religioso y violencia.

Según Vigil, exclusivismo es creer que uno tiene la única religión verdadera, como pretende hoy el Estado Islámico, que no representa la diversidad del islam, en el que se identifican tres grupos: el mayor, de fidelidad literal al Corán, que no está de acuerdo con una reforma interpretativa y no es violento. El menor, de intelectuales, igualmente no violento, que quiere adaptarlo a la modernidad para colocarlo en el siglo XXI. Y el radical, del Estado Islámico, que quiere devolverlo al siglo VII y, por Yihad, acabar con todos los herejes.

Vigil muestra que en buena parte de su historia el cristianismo fue exclusivista. De allí la Inquisición, las guerras contra herejes y la lucha contra el modernismo. Hicimos mucha violencia en nombre de la religión. Posiblemente el islam está pasando, a su manera, por un proceso semejante al vivido traumáticamente por el cristianismo en otros tiempos.

Nosotros, católicos, teníamos una fórmula de este exclusivismo antes del Vaticano II: “Fuera de la Iglesia no hay salvación”; y personalmente recuerdo la conocida respuesta del agnóstico al evangélico que intentó convertirlo: “¿Cómo voy a creer en su religión si no creo en la católica, que es la única verdadera?”.

La alternativa al exclusivismo es para Vigil el pluralismo religioso, y él distingue el pluralismo negativo, que respeta la religión de los otros porque poseen gérmenes de la verdad, pero advirtiendo que esta se da plena y gradualmente solo en el catolicismo. Y el pluralismo positivo, que plantea que Dios es más grande que todas las religiones, no tiene acepción de personas ni de grupos, no ha elegido preferidos que tengan más derechos que los demás; pluralismo que no da lugar a la violencia religiosa y pone a los teólogos a profundizar en nuevas complejidades.

Encontré mucho sentido en los planteamientos así resumidos, pero considero importante hacer unas precisiones en este breve espacio, que deja abierta una conversación difícil. El punto es superar toda exclusión y pretensión de superioridad religiosa, que siempre da origen a la violencia. El misterio del amor incondicional, al que accedemos en el silencio y en el servicio a los demás, está dado a todo hombre y mujer en la historia. Jesús, en su extraordinaria sencillez, lo dejó claro con su vida, y reveló la existencia del Espíritu que obra en toda persona de buena voluntad y en toda religión realmente humanizante y, en este sentido, verdadera. Este misterio se manifiesta en misiones diferentes en la riqueza de las religiones, marcadas por las culturas y sometidas a la purificación en el tiempo, para llevarnos al amor, la justicia, la paz y la protección de la naturaleza. Y estas misiones no son poderes sobre los demás, sino responsabilidades históricas “que se deben proteger y promover como derechos inviolables”, según el Vaticano II, en el decreto de Libertad Religiosa.

Por otra parte, este tema, además de mostrar la necesidad de luchar contra todo exclusivismo, suscita otras preguntas:
¿Acaso la violencia excluyente en el mundo no evidencia una crisis más radical que la religiosa? ¿Acaso el sistema económico, la extracción minero-energética salvaje, el consumismo y el armamentismo, que rompen al ser humano y al planeta, para enriquecer a una minoría, no son expresión de esa crisis? ¿De qué manera la exclusión religiosa ha contribuido a esta ruptura más profunda y trágica? Y como toda crisis tiene una dimensión positiva, ¿a qué tareas y responsabilidades nuevas nos abre esta crisis a todos los habitantes de la Tierra?

Francisco de Roux

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.