Creatividad con juguetes

Creatividad con juguetes

Nathan Sawaya presenta en París 'El arte del ladrillo', 105 obras creadas con piezas de Lego.

notitle
16 de septiembre 2015 , 11:12 a. m.

Cuando Nathan Sawaya tenía 5 años recibió como regalo de Navidad su primera caja de Lego. La anécdota parece cotidiana y hasta intrascendente si se tiene en cuenta que muchos niños empiezan a construir lo que su imaginación les permita con esos ladrillos multicolores. Sin embargo, para Sawaya se trató de un momento definitivo en su vida, pues desde entonces no ha dejado de crear con ellos.

Levantó una serie de casas, carros y animales, y cuando tenía 10 años creó una ciudad entera de más de 10 metros cuadrados. A esa edad fue también cuando sus padres se negaron a darle un animal de compañía, así que con sus propias manos hizo un perro de tamaño natural con piezas de Lego; de ese modo comprendió que sus ladrillos podrían convertirse en cualquier cosa que él quisiera y que no debía estar atado a los modelos de las cajas. Luego, ni el colegio, ni la universidad, ni su carrera de abogado en Nueva York detuvieron su fascinación y afición por el Lego.

Hasta que llegó un día en que supo con claridad que lo que lo hacía feliz no eran los tribunales; entonces renunció y se dedicó por entero a crear esculturas con Lego.

A tal punto llegó y llevó su creatividad, que ha recibido miles de pedidos y acuñado tantas piezas, que actualmente expone ‘El arte del ladrillo’ (‘The Art of the Brick’, título original en inglés), una muestra de su trabajo que ha sido vista por más de 2 millones de visitantes en Nueva York, Los Ángeles, Melbourne, Shangai, Singapur, Bruselas, Amsterdam, Londres y ahora París. De ahí que su lema de cabecera sea “Los sueños se construyen… ladrillo a ladrillo”. La muestra cuenta con 105 piezas, creadas con más de un millón de ladrillos de Lego y distribuidas en mil 300 metros cuadrados del Parque de exposiciones de la Puerta de Versalles de París. Se trata de una muestra para niños y adultos en la que es posible sumergirse en un universo feliz, desconcertante y colorido.

‘Amarillo’ (‘Yellow’). Nathan Sawaya. MIAM MIAM CREATIVE LAB.


La firma danesa Lego no crea piezas especiales (ni tamaños, ni formas, ni colores) para Sawaya, y él se limita a emplear los ‘clásicos’; es decir que no se vale de las cajas especiales y novedosas que circulan en el mercado hace varios años. Por eso no deja de ser sorprendente que con ladrillos de líneas rectas y de formas cuadradas y rectangulares logre formas circulares, como la del globo terráqueo o una cabeza humana y que se rete a sí mismo a recrear, por ejemplo, el rosetón de la catedral de Chartres (con 17 mil 842 ladrillos) y el esqueleto del dinosaurio T-Rex (6 metros de largo logrado con 80 mil).

A eso se añade que Sawaya también se ha dedicado a hacer con Lego varios guiños artísticos. Una sección especial de la exposición recrea esculturas como la Venus de Milo, La Victoria de Samotracia, El Pensador (Rodin) y el David (Miguel Ángel). No contento con eso, también expone algunas recreaciones bidimensionales de cuadros emblemáticos como ‘El grito’ (Munch), La Mona Lisa (Da Vinci) y ‘La noche estrellada’ (Van Gogh). También piezas de su propia cosecha, algunas muy originales como ‘Amarillo’ (11 mil), que revela el torso de un hombre que en un gesto violento abre su pecho, repleto de varias piezas de Lego. Incluso esta pieza aparece en el video G.U.Y. de Lady Gaga. También ha hecho una colección de retratos de personalidades de la cultura, como Bob Dylan, Janis Joplin, Jimy Jendrix y Andy Warhol, cuya estética se sincroniza con la vida contemporánea, pues los ladrillos no son solo en ellos un material de construcción sino también un pixel de color.

“No olvides que también hay esculturas de hielo, de frutas, de verduras y que esas, por muy bonitas y perfectas que sean, tampoco son arte, como estas”, le decía enfática una madre a su hijo de unos 13 años, durante el recorrido de la exposición, cuando el chico se asombraba al ver ‘La nadadora’, pieza que deja ver la espalda, las nalgas, media cabeza, los brazos y las piernas de una mujer que se desplaza en unas aguas hechas con Lego azul. La crítica de la madre no es muy lejana de lo que varios críticos han sostenido al respecto. En un vistazo en la red con el nombre de Sawaya, hay quienes lo consideran un artista revolucionario, que sintetiza Pop Art y surrealismo; mientras que otros no tienen reparos en afirmar que se trata de un talento y una habilidad muy particular, pero que dista de ser arte y sus creaciones de merecer tal título.

‘Mi niño’ (‘My boy’). Nathan Sawaya. © Mitch Haddad.


Para Sawaya el objetivo es más que claro: “elevar un objeto ordinario al estatus de arte, transformándolo en extraordinarias esculturas” y poner el arte al alcance de todos, combinando siempre lo estético con lo lúdico. Sawaya sabe bien que al entrar en sus exposiciones invita a comprender que “su arte es un juego y el juego es un arte”, dice. “Uso los ladrillos como un medio porque me divierte ver la reacción de la gente frente a la obra creada con algo con lo que están familiarizados. Cada quien puede relacionarse con los ladrillos porque es un juguete que muchos chicos tienen en casa. Entonces quiero elevar este simple objeto de juego a un lugar en el que nunca ha estado”.

El debate queda abierto y es cada visitante quien opina al respecto. Lo cierto es que no deja de impactar y de divertir hacer un recorrido por este trabajo obsesivo, laborioso y perfecto, en el que la imaginación desbordada de Sawaya logra convertir unos ladrillitos de juguete, con los que probablemente todos se han entretenido, en formas impensables de tamaño real y hasta gigante.

MELISSA SERRATO RAMÍREZ
PARÍS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.