Pabellón de La Picota donde se hizo asado con whisky se mantendrá

Pabellón de La Picota donde se hizo asado con whisky se mantendrá

Minjusticia, por ahora, no hará cambios en condiciones de reclusión de presos de ese patio.

notitle
15 de septiembre 2015 , 09:24 p. m.

Las fiestas y otras irregularidades en el pabellón Ere Sur de La Picota, más conocido como el pabellón de los ‘parapolíticos’, no motivarán, al menos por ahora, ningún cambio en las privilegiadas condiciones de reclusión de los detenidos que están en ese patio.

Luego del escándalo protagonizado por tres procesados por el descalabro de Interbolsa y por un exconcejal presos en ese pabellón, el Inpec y el Ministerio de Justicia señalaron que las condiciones especiales se mantendrán y que las medidas estarán concentradas en fortalecer los controles del Inpec. (Lea: Cinco 'relajos' de presos de 'cuello blanco' que pillaron en La Picota

“En todos los patios se dan actos de indisciplina. La solución no es cerrarlos, sino mejorar los controles, y en eso trabaja permanentemente el Inpec”, dijo el ministro de Justicia, Yesid Reyes. Y agregó: “Las restricciones propias de cualquier pena privativa de la libertad hacen que quienes las sufren traten de aprovechar cualquier oportunidad para aliviarlas. Eso es algo que puede ocurrir en todos los patios de todos los centros de reclusión, y la única forma de combatirlo es estableciendo controles más efectivos”.

El Inpec, por su lado, anunció una investigación para establecer cómo entraron a un sitio supuestamente controlado por la guardia tanto el licor como aparatos prohibidos.

Vicente Ostos, director regional de esa institución, dijo ayer que el pasado 3 de septiembre un comando especial de la guardia, con la Policía Judicial, incautó tres botellas de whisky, celulares y otros equipos electrónicos dentro del pabellón Ere Sur luego de que se lanzara la alerta de una fiesta dentro de la cárcel.

Al momento de la inspección, el Inpec sorprendió a Juan Carlos Ortiz y a Tomás Jaramillo, cerebros del desfalco de la comisionista Interbolsa, en pleno asado en una de las zonas verdes de ese pabellón. También estaban el abogado Álvaro Dávila y el exconcejal José Juan Rodríguez, ambos protagonistas del ‘carrusel’ de la contratación. Otros de los comensales eran el exgobernador de Arauca Julio Enrique Acosta Bernal, tras las rejas por homicidio y nexos con paramilitares; así como Camilo Bula Galeano, exfiscal condenado a ocho años de prisión por el millonario saqueo de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE). (Lea también: Los 'pecados' que van empujando al Inpec hacia su liquidación)

Según se pudo establecer en la investigación preliminar, la fiesta tenía como fin despedir al exconcejal Juan José Rodríguez, a quien un juez le dio libertad al considerar que se vencieron los términos.

Además de la investigación contra la guardia de La Picota, el Inpec también abrió un proceso a los internos. La sanción sería la restricción en días de visita o la pérdida de horas en la redención de la pena.

Esas indagaciones, sin embargo, podrían tardar años. De hecho, aún no hay fallo definitivo por el escándalo de la feria de certificados de redención de pena que terminaron acelerando la salida de varios ‘parapolíticos’ de prisión.

Desde el 2011, el Inpec investiga las irregularidades en la certificación de horas trabajadas en la famosa ‘granja de los parapolíticos’, precisamente cuando muchos de esos internos estaban fuera de la cárcel en citas médicas o en audiencias penales.

Detenidos con privilegios

A diferencia de todos los pabellones de las cárceles del país, en el Ere Sur no hay hacinamiento. Sus 56 celdas están destinadas solo para detenidos de alto perfil, supuestamente por condiciones de seguridad. Esa fue la razón por la que el Inpec les abrió allí cupo a los antiguos hombres fuertes de Interbolsa.

Lo cierto es que un cupo en el Ere Sur es ‘apetecido’. No solo porque las celdas son más cómodas, sino porque quienes están allá tienen derecho a dos visitas más, los lunes y los viernes. Los demás internos solo tienen derecho los sábados y domingos. (Lea también: En el pabellón de 'parapolíticos', presos tenían de a dos celdas)

En el pabellón, además, tienen servicio de televisión por cable, que, según el Inpec, pagan los mismos internos; y pueden escoger el menú, porque cuentan con cocina y ayudantes para la preparación de la comida.

Otro de los beneficios es el acceso a computadores con internet. Además, muchos de los internos logran salir de la cárcel con relativa frecuencia con la excusa de citas médicas u odontológicas particulares.

Una situación similar tienen varios excongresistas y exfuncionarios públicos que están recluidos, también bajo la justificación de asuntos de seguridad, en instalaciones militares y policiales.

Reclusión con fiestas, salidas y hasta PlayStation

El asado con whisky que les interrumpió el Inpec a los presos por Interbolsa y el ‘carrusel’ de la contratación no es el primero que pone bajo la lupa a los encargados de controlar la penitenciaría de La Picota.

En enero del 2010, el exsenador Juan Carlos Martínez amplió su celda sin permiso del Inpec. Martínez, que cumplía una pena de siete años por ‘parapolítica’, contrató obreros del pabellón de mínima seguridad que tumbaron dos paredes para duplicar el espacio. La remodelación le costó el puesto al entonces director de la cárcel. Otro escándalo tuvo que ver con los continuos traslados al odontólogo de los ‘parapolíticos’. El exgobernador William Pérez salió a 55 citas odontológicas que duraban todo el día. Mientras que el exsenador Juan Carlos Martínez y Luis Alberto Gil salieron 12 y 10 veces, respectivamente, con destino a la misma clínica odontológica. (Lea también: Brazalete electrónico: ¿medida efectiva para descongestionar cárceles?)

En otro hecho el excongresista Juan Carlos Martínez festejó su cumpleaños protagonizando una de las más escandalosas fiestas realizadas en La Picota. A la celebración realizada en el pabellón de los ‘parapolíticos’ asistieron artistas, familiares y varios políticos. El festín le costó el traslado a la directora del penal, que fue removida del cargo y enviada a Caquetá.

En febrero del 2012, otro director de La Picota salió de su cargo por cuenta de los privilegios que tenían allí los Nule. En el sitio de reclusión de los protagonistas del ‘carrusel’ de la contratación de Bogotá y de su socio Mauricio Galofre se encontraron celulares, dinero y juegos electrónicos.

En marzo del 2013 se conocieron videos de peleas organizadas entre internos del pabellón de extraditables. El Inpec aseguró que estas se realizaron cuando el penal no tenía vigilancia electrónica las 24 horas.

Los podrían trasladar

Una de las sanciones que podrían recibir los internos que participaron en el asado del pasado sábado sería la reubicación de su lugar de reclusión, tal y como ocurrió con el contratista Emilio Tapia, quien fue protagonista de una parranda con grupo vallenato en La Picota.

Las directivas del Inpec analizan la situación, porque según Nelson Ostos, director de la Regional Central, existen algunos nombres de personas que tal vez no participaban en la celebración. “Ellos dicen que solo estaban allí de curiosos, que no hacían parte del asado”, indicó Ostos. La colaboración de estos internos en la investigación disciplinaria los podría salvar de las sanciones que directivas del Inpec estudian para los infractores.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.