Cuando ser inmigrante se convierte en delito

Cuando ser inmigrante se convierte en delito

En Hungría quien entre sin los papeles en regla es un criminal y puede ser encarcelado o deportado.

notitle
15 de septiembre 2015 , 07:58 p. m.

Europa va camino de tener pronto más controles fronterizos de los que tuvo en la Guerra Fría. La gestión europea de la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial está propiciando el cierre de fronteras y el restablecimiento de controles no vistos desde hace más de 20 años.

La desconfianza aumenta, Hungría se endurece contra los refugiados y estos ya buscan otras rutas. Alemania, destino de la inmensa mayoría de los refugiados y migrantes económicos que llegan a Europa, ya amenaza a los países de Europa del este, que rechazan acoger a refugiados.

El gobierno alemán sugirió este martes que se podrían retirar los fondos europeos a los países que no acepten refugiados. Ese dinero es clave para países como Polonia, la República Checa, Eslovaquia o la propia Hungría pero la amenaza demuestra el nivel de enfado alemán.

La Comisión Europea advirtió que no hay base legal para tomar una medida así. En Berlín, el vice primer ministro Sigmar Gabriel, cargó contra esos países y dijo que “Europa vuelve a hacer el ridículo”. El viceprimer ministro belga Alexander de Croo había dicho la semana pasada que algunos países creen que la UE es un cajero automático.(Además: Europa se cierra sin acuerdo para repartir a los refugiados)

El primer ministro eslovaco Robert Fico respondió: “da igual quién nos lo pida, no vamos a aceptar cuotas obligatorias. Jamás”. Fico había dicho hace dos semanas que sólo aceptaría 200 refugiados si no eran musulmanes.

Tras el restablecimiento de los controles fronterizos alemanes en la frontera sur con Austria, el efecto dominó se aceleró este martes. Austria anunció la misma medida en sus fronteras con Eslovaquia, Hungría, Eslovenia e Italia. Los controles alemanes no son un cierre absoluto a los refugiados y el lunes entraron otros 4.500 desde Austria.

La situación más dramática se da al sur de Hungría. La pasada madrugada se terminó de cerrar la valla en su frontera con Serbia. Está vigilada por la policía y el Ejército. Y entró en vigor la nueva ley migratoria, que criminaliza con penas de prisión o la deportación –también a los menores de edad- a quien intente entrar al país sin los papeles en regla.

Hungría dice que cumple con las normas internacionales porque permite a los refugiados pedir asilo, pero en la práctica les resulta imposible. En la misma valla se reciben las solicitudes de asilo, que son rechazadas con el argumento de que vienen de Serbia y no de un país en guerra.

200 detenidos

Esa negativa se puede recurrir ante un tribunal húngaro, pero como no se puede entrar al país ese recurso es un derecho teórico sin posibilidad de llevarlo a la práctica. Este martes hubo, según el propio gobierno húngaro, casi 200 detenidos que serán juzgados en días.

Budapest decretó el “estado de crisis” –equivalente a un estado de emergencia- en sus regiones fronterizas con Serbia. Eso permite suspender ciertas garantías constitucionales, impedir en algunas regiones el trabajo de la prensa y dificultar el de las ong.

Este martes en la noche se acumulaban miles de personas en el lado serbio de la valla, pero serán las últimas. 20 colectivos salían desde Belgrado por la nueva ruta, hacia la frontera croata. Algunas ong advierten que en varios tramos de Croacia fronterizos con Serbia hay regiones minadas por las guerras de los años 90. La otra ruta sería por Rumanía. Budapest anunció que si llegaban refugiados por ahí construirá otra valla. Su frontera con Rumanía pasa de los 400 kilómetros.

De visita en Bruselas, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Antonio Guterres, dijo que la actitud húngara es “legal, moral y físicamente inaceptable”.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
Bruselas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.