Busca reconstruir memoria histórica de su resguardo

Busca reconstruir memoria histórica de su resguardo

Con talleres de lectura y proyectos Vanesa Cortés Niaza, quiere alejar a jóvenes de la drogadicción

notitle
15 de septiembre 2015 , 07:27 p. m.

“Bailemos, cantemos, dancemos con la lectura bajo la luna llena”, ese es uno de los mensajes de la emisora comunitaria del resguardo de Cristianía, en el municipio del Jardín, suroeste del departamento de Antioquia.

Con ese llamado, dice Vanesa Cortés Niaza, una de las líderes de la comunidad, buscan incentivar la cultura de su etnia, revivir el pasado, volver a los orígenes por medio de la música, el canto y la danza, pero también de los valores morales y éticos que están inmersos en esta.

Por eso, dice la líder social, se reúnen una vez al mes durante la noche. Jóvenes y adultos de la tribu exponen sus talentos en la poesía, la narrativa de leyendas y mitos o la interpretación de ritmos urbanos (reguetón, rancheras, corridos o hasta hip hop y ska) cantados en lengua embera.

Ella, de 25 años de edad y vicegobernadora del resguardo, está comprometida con el proceso educativo y la recuperación de la historia embera, la cultura es una manifestación artística, un producto cultural y social.

“A veces me sueño que soy alguien que murió hace mucho, pero que sigue haciendo algo significativo. Por eso uno de mis objetivos es revivir nuestros antepasados, rescatar las creencias y compartir todos estos conocimientos”, relata Vanessa.

Por eso, con el dinero que recibió de un premio del Ministerio de Cultura fundó un grupo de cine y televisión. Este reconocimiento fue por la creación de un documental que narra el regreso de un grupo indígena a su resguardo.

En este grupo los jóvenes del resguardo se han unido para entrevistar, recopilar y grabar en video las historias de los más viejos, que aún tienen memoria de las costumbres y tradiciones, pero también de las luchas que han marcado el presente de su pueblo.

El 19 de septiembre será la socialización de este proyecto de memoria histórica a la comunidad. Para esto han realizado videos, documentales, cortometrajes, muestras de fotografía y algunos cuentos.

Aún recuerda a sus abuelos, que le inculcaron el amor por la naturaleza, por los animales silvestres y plantas que habitan en la selva; le enseñaron el valor de lo espiritual, del más allá, de algo que está por encima de los hombres.

“Lamentablemente ellos murieron, pero fueron unas personas guerreras, que lucharon por el territorio, por nuestra cultura y por . Mucha gente ha fallecido por eso, por recuperar lo que era de nosotros, por las tierras”, dice la joven.

Estos pensamientos y reflexiones la han convertido en un ejemplo a seguir en su comunidad y una guía de los procesos sociales.

En su labor como vicegobernadora tiene que velar por la seguridad del territorio y tiene la responsabilidad de impartir justicia en asuntos como abusos sexuales, corrupción y homicidios.

Su preocupación, en este momento, son los jóvenes y niños de la comunidad, pues señala que algunos de ellos se han dejado contaminar por los vicios de la cultura occidental, uno de estos es la drogadicción.

“En el territorio hay más de 100 jóvenes bachilleres pero por falta de oportunidades se han quedado en el resguardo y no han salido a estudiar en la universidad. Acá en el casco urbano funciona la Universidad de Antioquia, pero tiene pocas carreras ¿Qué sucedería donde todos estudiaran los mismo?”, dice Vanesa.

También trabaja con la institución educativa del resguardo, donde junto a una profesora organiza jornadas de lecturas en lengua embera. Una vez cada semana reúne a las familias y a los niños en torno a los libros y a la lectura.

La lucha de la mujer

Para Vanessa en su comunidad indígena las mujeres han sido siempre subvaloradas en sus capacidades intelectuales y de liderazgo social. “Nos conciben como personas incapaces de ejercer niveles de autoridad sobre los hombres”, dice.

Pero cuenta que desde los 15 años se ha interesado por los problemas de su comunidad. Primero desde el colegio, en donde terminó el bachillerato y después por medio de proyectos pedagógicos y educativos.

Para ella cualquier persona puede ser líder, pues el único requisito es “orientar sin egoísmo o rencor a la comunidad”. El que es líder, dice la joven, debe ser neutra, una persona sencilla, que desea el progreso para su pueblo o para la sociedad.

Pero ahora, quiere dejar por un rato el liderazgo y dedicarse a estudiar. Quiere comenzar una carrera universitaria, las que más le interesan son comunicación social o derecho. Desde cualquiera de estos dos campos dice que podría seguir influyendo en las decisiones de su comunidad.

Le preocupa el dinero, pues dice que vivir en las grandes ciudades es costoso y ella no tiene dinero.

“Yo no gano un peso, trabajo por mi pueblo porque me siento orgullosa de ser embera, de mis raíces y además porque observo las desigualdades y problemática y quiero ayudar a que se acaben”, dicen la líder indígena.

Para ella es importante hacer la diferencia y sacar a los jóvenes del día a día, mostrarles por medio del arte el mundo y que de esta manera se enamoren más de su cultura, se sientan orgullosos de ser emberas.

Piensa que la solución es construir un sistema educativo propio, que eduque en los saberes ancestrales, para poder mostrar y enseñar al mundo las creen, conocimientos y tradiciones de las comunidades indígenas.

Tiene claro que por ahora puede ayudar a que se abran las puertas para la creación de este sistema, pero en un futuro no estará en el proceso sino haciendo parte de la tierra.

“Espero durar mucho, ojalá Dios me de mucha vidas para servir. Pero como no somos inmortales sé que la clave está en la educación, en transmitir esos conocimiento para que no se pierdan con la modernidad”, agrega.

Fue finalista en Mujeres Jóvenes Talento

Durante las actividades con jóvenes de su resguardo indígena siendo apenas una adolescente, descubrió su sensibilidad por lo social, por eso participó en el concurso Mujeres Jóvenes Talento.

Vanessa Cortés Niaza fue una las finalistas del Concurso Mujeres Jóvenes Talento de Antioquia 2015, en la categoría de Liderazgo Social y Político. Su participación en este concurso ha permitido visibilizar el Resguardo Indígena de Cristianía, ubicado en el municipio de Jardín, por su desempeño como mujer joven y lideresa que ocupa el segundo lugar de gobierno más importante de su comunidad, como Vicegobernadora desde hace más de tres años.

Vanessa también es representante de la mesa nacional de jóvenes indígenas de la Organización Nacional Indígena (Onic) y trabaja con el Instituto de Cultura de Antioquia, en grupos de investigación de los cinco pueblos indígenas del departamento.

PAOLA MORALES ESCOBAR
inemor@eltiempo.com - @Paoletras
EL TIEMPO
MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.