Un recorrido necesario

Un recorrido necesario

Merece reconocimiento especial el deslumbrante repertorio audiovisual de 'Colombia, magia salvaje'.

14 de septiembre 2015 , 08:25 p. m.

Así como muchos han dicho, y no les falta razón, que un porcentaje muy alto del país, sobre todo aquel que vive en las ciudades, ha vivido de espaldas al conflicto, algo similar puede afirmarse con relación a la riqueza natural de nuestro territorio nacional.

El documental Colombia, magia salvaje, que acaba de ser estrenado, busca de alguna manera transformar esta realidad cambiando el lugar común de que “somos el segundo país más biodiverso del mundo”, que en el imaginario de millones es un frío dato, una frase muerta, por un deslumbrante repertorio audiovisual, registrado con tecnología de punta y luego de más de 5 años de paciente trabajo de un equipo de realización, también de primer nivel, cuya cabeza fue el británico Mike Slee.

Talento humano, tecnología, paciencia y el respaldo económico del Grupo Éxito permitieron un resultado final que llena un vacío. Y es que la película contiene una serie de secuencias de parajes y animales que habitan nuestras selvas y bosques, que nunca antes habían sido registrados en toda dimensión.

Su gran aporte, más allá de lo que se pueda debatir sobre su estructura dramática o sobre el hecho de que su realización haya estado a cargo de foráneos, es que logra dar una idea suficiente y vibrante de la diversidad presente en nuestro suelo, sin dejar de lado las advertencias sobre el potencial que tienen sus múltiples enemigos: desde la minería ilegal hasta los traficantes de fauna silvestre, pasando por la devastación de páramos y selvas para uso agrícola y ganadero.

Se trata, en suma, de un goce visual que, al tiempo que conmueve y a no pocos alimentará su orgullo patrio, logra transmitir un mensaje necesario y masivo de que a todos, el Estado, el sector productivo, pero también a cada colombiano, nos corresponde la obligatoria reflexión de qué debemos cambiar para que no seamos, por acción u omisión, partícipes de la degradación de los ecosistemas del país.

Por lo anterior, esta producción merece un reconocimiento y una invitación a disfrutarla, sobre todo a los menores. El reto es seguir sensibilizándonos para que las próximas generaciones no tengan en Magia salvaje un amargo catálogo de lo que tuvimos y dejamos perder.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.