Laboratorios 'made in Colombia', nueva arma de narcos en el exterior

Laboratorios 'made in Colombia', nueva arma de narcos en el exterior

Policía tiene reportes de infraestructuras para procesar cocaína en once países.

notitle
12 de septiembre 2015 , 08:37 p. m.

No están en medio de la manigua, al lado de ríos ni son fabricados en artesanales estructuras de madera y plástico. Están ubicados en amplias bodegas en zonas alejadas de ciudades en otros países, pero cuentan con los mismos instrumentos para producir clorhidrato de cocaína: hornos microondas, compresores, destiladores y, especialmente, bultos de solventes y de otros insumos químicos.

A principios de este año, las autoridades de la República de Albania, en el sureste de Europa, en una investigación con la Policía Antinarcóticos colombiana hallaron uno de estos laboratorios en las afueras de la ciudad de Xibrakeve, en el distrito de Tirana.

Con ese país, ya son 11 las naciones donde las autoridades extranjeras han hallado este tipo de infraestructura. Las primeras fueron en España, y en los últimos años se han extendido a México, Honduras, Argentina, Chile, Bolivia, entre otros.

Una de las constantes es la captura de colombianos en estos sitios. En la operación en Albania –en la que fueron claves los seguimientos a envíos controlados que la red mafiosa hizo por los puertos colombianos y de Venezuela– fueron detenidos un boyacense y un santandereano junto con nueve albanos.

La Policía colombiana dice que los nacionales habían viajado para asesorar a las mafias en ese país en la extracción del clorhidrato de cocaína traficada entre productos legales o para capacitarlos en la producción de la cocaína.

En ese caso, de acuerdo con el expediente, investigadores documentaron que la red consiguió sacar clorhidrato de cocaína entre zeolita, azufre, cal dolomita, pegante cerámico y pegacor hacia Albania.

Utilizaron los puertos de la costa norte colombiana y el puerto de Maracaibo de Venezuela, donde fue negociada con otras organizaciones que tienen rutas de narcotráfico hacia Europa”, se lee en un documento confidencial de un organismo de seguridad.

De hecho, en las imágenes captadas aparecen bultos de insumos con la bandera venezolana, lo que tendría relación con que el estupefaciente camuflado salió del vecino país.

Un caso similar ocurrió en agosto pasado en Bolivia, donde la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico halló un cristalizadero en Santa Cruz de la Sierra. Y en abril del 2014, cuando la Guardia Civil de España desmanteló un laboratorio de estos en una finca de la localidad de Nijar, Almería.

En ese operativo, realizado con información de una agencia de Estados Unidos y del CTI de la Fiscalía, se detectó el viaje desde Colombia de un hombre al que llamaban el ‘Químico’ y que tendría la misión de procesar el estupefaciente que la estructura criminal enviaba a través de ‘harina de palmiste’, una sustancia vegetal utilizada en animales. En ese momento, cinco colombianos, cinco españoles, un nigeriano y un peruano fueron capturados.

El hallazgo de ese tipo de laboratorios es un tema que las autoridades colombianas han planteado en reuniones bilaterales como uno de los objetivos por combatir.

La Policía dice que los narcos han empezado a encontrar ventajas en esa estrategia. La primera es reducir el riesgo de pérdidas en el tráfico: mientras un kilo de cocaína vale 2.500 dólares en el país, un kilo de base o pasta de coca les cuesta la mitad. Más aún si han pactado el precio de la droga en el destino: en Centroamérica vale cerca de 20.000 dólares; en Estados Unidos un kilo puede costar entre 30 y 35 mil euros, en Europa 50 o 65 mil euros y en Australia 120 mil dólares.

Así, si el cargamento es incautado las pérdidas no son tan altas. Además, acceder a los insumos químicos para el procesamiento es más difícil en Colombia que en otros países.

Por último, al manejar la cristalización de la coca las mafias controlan la pureza del estupefaciente que es vendido en las calles. Estudios arrojan que del país sale con una pureza del 80 o el 70 por ciento, y esa misma sustancia es rendida por estas organizaciones en los países destino.

El coronel Norberto Mujica, subdirector de la Policía Antinarcóticos, dice que este año ha aumentado la incautación de base de coca en puertos. En el primer semestre la Policía halló un poco más de media tonelada de base o pasta de coca que pretendía salir del país en contenedores hacia Portugal, México y Guatemala.

Esta modalidad comenzó a notarse desde el 2013, cuando 173 kilos de base de coca fueron hallados entre las estibas de una mercancía de bananos que iba para Bélgica. Y el año pasado, en octubre, 460 kilos de esta sustancia fueron encontrados cuando, en troncos de madera, iban a Portugal.

Esta semana, en Concepción (Chile) las autoridades de ese país incautaron 922 kilos de estupefacientes, entre los que había marihuana, cocaína y base de coca.

Analistas dicen que los narcos utilizan Chile especialmente como país de tránsito para sacar droga hacia Europa, aprovechando que la reglamentación para poder inspeccionar contenedores, por ejemplo en cadena de frío, requiere de una orden judicial.

En los casos en los que se han hallado laboratorios en Argentina, Chile y Bolivia el objetivo es surtir mercados internos en esa región.

Invernadero en México

Las policías de Colombia y de México están tras la pista de una red colombiana que diseñó un gigantesco invernadero para cultivar marihuana modificada genéticamente. La infraestructura es similar a las encontradas en Cauca, donde narcos han optado por invernaderos para cultivar marihuana creepy, un tipo de hierba más potente porque contiene mayores concentraciones de THC.

En el invernadero, hallado en Tlajomulco de Zúñiga (Jalisco, México) fueron capturadas 25 personas, de las cuales 22 eran colombianas.

73 bandas de ‘narcos puros’

Aunque el grueso del narcotráfico recae en las bandas criminales como el ‘clan Úsuga’, en el capo ‘Megateo’ y en la guerrilla de las Farc, en ese mundo hay decenas de organizaciones dedicas a traficar cocaína independientemente.

La Policía tiene detectadas 73 con capacidad de enviar estupefacientes a otros países y alimentar el mercado interno.

Desmantelar esas redes es otro de los objetivos de las autoridades. Así como destruir laboratorios, especialmente los de procesamiento de cocaína, y bloquear el paso al ingreso de insumos químicos. Este año, de acuerdo con cifras del Ministerio de Defensa, se han destruido 2.101 laboratorios y se han incautado 1.878 galones de insumos líquidos y otras 16.849 toneladas de insumos sólidos.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.