Fidupetrol: deudas por 60.000 millones y sin plata para pagar

Fidupetrol: deudas por 60.000 millones y sin plata para pagar

Se acudirá a buscar el patrimonio personal de Helbert Otero como máximo accionista.

notitle
11 de septiembre 2015 , 08:56 p. m.

La situación financiera de Helbert Otero, señalado de ser uno de los ‘cerebro’ del supuesto intento de soborno en la Corte Constitucional, va a empeorar con la decisión del liquidador de Fidupetrol de acreditarse como víctima en su proceso penal.

Mauricio Castro Forero, liquidador de Fidupetrol –firma cuyo mayor accionista es Otero a través de Tecfin– dijo que se busca que los bienes de Otero sean usados para pagar a las personas y entidades afectadas por los malos manejos de la Fiducia. (Además: Así es la mansión por cárcel que tiene el 'duro' de Fidupetrol)

Este diario conoció que se presentaron acreedores cuyas peticiones ascienden a 60.000 millones de pesos. En las primeras cuentas de la liquidación no hay dinero ni bienes para cubrir la totalidad de los pagos, por lo que se acudirá a buscar el patrimonio personal de Otero como máximo accionista.

Entre los bienes que serían perseguidos está la lujosa mansión en la que Otero está detenido y que ya tiene un proceso judicial por una deuda con el Fondo Premium. (Fotos: Esta es la lujosa mansión por cárcel que tiene el 'duro' de Fidupetrol)

Como acreedores se presentó la gobernación del Casanare, que exige el pago de los 23.000 millones de pesos que llevaron a la famosa tutela que terminó en el escándalo en la Corte. También está la Contraloría General, que en procesos de responsabilidad fiscal ordenó a Fidupetrol el pago de más de 30.000 millones de pesos. Esas dos deudas representan el 90 por ciento del valor de las deudas.

Para pagar, el liquidador tiene en caja cuatro mil millones, cuentas por cobrar por alrededor de diez mil millones, una casa en el conjunto residencial Las Acacias de Zipaquirá, la oficina en la que funcionaba la empresa en la carrera 11 con 86 y dos motos modelo 2010.

Aunque los bienes ya están en venta y el liquidador hace gestiones para recuperar las cuentas por cobrar, incluso en el mejor de los escenarios no se llegaría ni a la mitad de la plata que está siendo reclamada. “Vamos a hacer todo lo posible con cobrar esa cuentas y vender los inmuebles. Lo que se recupere será repartido entre quienes se presentaron”, indicó Castro.

En primer lugar se deben pagar deudas laborales y de alimentos, pero en este caso no hay ese tipo de acreencias, por lo que se empezará pagando a la Dian, que reclama impuestos atrasados.

El liquidador dijo que aunque no se han encontrado irregularidades en el manejo contable de la empresa ni giros sospechosos entre los socios, se detectó que una vez se ordenó que pagaran los 23.000 millones de pesos a Casanare ese rubro no se reflejó en la contabilidad, por lo que la comisionista aparecía con balances positivos a pesar de los mandatos judiciales.

Agregó que fueron los negocios de Likuen y Cosacol, con plata del Meta y Casanare, los que llevaron a la iliquidez y a la orden de intervención por parte de la Superfinanciera en agosto del 2014.

 EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.