Secciones
Síguenos en:
Quién es quién en Europa en la actual crisis de refugiados

Quién es quién en Europa en la actual crisis de refugiados

Los líderes del Viejo Continente tienen que ver en la difícil coyuntura.

notitle

Ángela Merkel se convirtió en la gran protagonista positiva de esta crisis de refugiados. En la estación de ferrocarriles de Budapest, muchos sirios llevaban carteles con la imagen de la Canciller y la mayoría decía querer ir a Alemania.

Berlín calcula que este año puede recibir 800.000 solicitudes de asilo y anunció que aceptará todas las de los sirios. Puede hacer lo mismo con la mayoría de peticiones de otras nacionalidades, como las de eritreos, afganos o iraquíes.

En la última semana llegaron a Alemania, tras atravesar Grecia, Macedonia, Serbia, Hungría y Austria, unas 50.000 personas. Los que sean aceptados tendrán ayudas sociales, incluyendo vivienda, y se les empujará a trabajar lo antes posible. Además, Merkel dio cobertura desde el primer día al sistema de cuotas que propuso la Comisión Europea para repartir a los refugiados y busca convencer a los países de Europa del este, los más reticentes al reparto.

El presidente francés, François Hollande, sigue los pasos de Merkel, aunque con ciertas reticencias. París no veta las cuotas de Bruselas, pero Hollande sabe que tanto la ultraderecha de Marine Le Pen como los conservadores de Nicolás Sarkozy atizan el miedo al extranjero para sacar provecho electoral. Los sondeos dicen que casi dos tercios de los alemanes aprueban la llegada de refugiados y más de la mitad de los franceses la rechazan.

El británico David Cameron, que había dicho que no aceptaría refugiados, dio marcha atrás tras la publicación de la foto del niño sirio Aylan Kurdi, ahogado en una playa turca. Esa imagen desató una campaña en la gran mayoría de la prensa británica que hizo girar a una administración que temía ver cómo su ciudadanía se mostraba solidaria con los refugiados mientras el gobierno mantenía la mano dura. Aun así, Cameron solo aceptará 20.000 refugiados en cinco años, 4.000 al año.

El español Mariano Rajoy, que en mayo solo había aceptado 1.300 refugiados en el primer reparto de 40.000, aceptó ahora la cuota europea, que para España supone, en total, algo más de 19.000 personas. Rajoy, como Cameron, no quiso aparecer como el insensible justo después de la publicación de la imagen del niño Aylan Kurdi.

El malo de la película, el hombre que ha tenido declaraciones racistas, cuyos centros de refugiados se han convertido en campos de retención y que habla de los migrantes como una amenaza yihadista contra la Europa “blanca y cristiana”, es el primer ministro húngaro, Viktor Orban. Mientras los gobiernos griego, macedonio, serbio y austríaco dejan que los refugiados sigan rumbo hacia Alemania y otros países europeos, Orban criminalizará desde el día 15 estas llegadas, y empezó a usar el Ejército para intentar sellar su frontera con Serbia.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, intenta poner orden entre los países europeos y les recuerda desde hace semanas que el asilo es un derecho y que los gobiernos europeos deben abrir las puertas a quienes huyen de las guerras. Pero, a la vez, el Ejecutivo que dirige Juncker aprueba ayudas financieras para control de fronteras y, por ahora, guarda silencio ante la actitud de Orban.

Idafe Martín Pérez
Bruselas
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.