'Pogo', el perro que rescata tortugas en Cartagena

'Pogo', el perro que rescata tortugas en Cartagena

Labrador fue entrenado para rescatar nidos de tortugas, especie en peligro de desaparecer

notitle
11 de septiembre 2015 , 10:20 a. m.

 Merodea sobre las playas y se zambulle dentro de la arena cuando olfatea que su premio está cerca. Con sus patas remueve la arena de manera presurosa y su nariz se torna blancuzca por los granos de arena que salen disparados por la playa.

Se detiene al ver la sorpresa del día y un cumplido fervoroso de su amo son recompensa.

Ya puede mover su cola dorada sin ser consciente de que acaba de rescatar otro nido de tortugas, él como todo perro se alegra por la reacción de su dueño.

Es ‘Pogo’, un labrador dorado de 8 años, que desde hace 5 se dedica a rescatar nidos de tortugas Carey en las playas del archipiélago del Rosario, Isla Palma, San Bernardo y toda la costa del Golfo de Morrosquillo.

El equipo de trabajo que acompaña al ingenioso animal, lo conforman Diego Duque, biólogo de los Parques Nacionales Naturales, dueño de ‘Pogo’ y Bernardo Medrano, quien le enseñó al perro a rastrear los nidos.

Diego cuenta que los fines de semana se llevaba a ‘Pogo´’ a las islas, y Bernardo se encargaba de ubicar los rastros que dejan las tortugas en la playa cuando desovan.

El perro por sí solo

El perro los acompañaba cuando hallaban los nidos e incluso con rastros diferentes en la zona hasta que aprendió a ubicar por sí solo los nidos.

“Cuando el señor Bernardo estaba buscando un nido en el sector de Punta Gigante, y no podía ubicarlo porque las tortugas son inteligentes y hacen diferentes huecos para despistar, el perro empezaba su faena y utilizando su olfato y sus patas para cavar la arena, encontraba el nido”, señala Diego sobre la primera vez que ‘Pogo’ encontró un nido después de que, los humanos habían intentado varias veces de manera infructuosa.

El labrador retriever, o simplemente perro labrador, suelen tener un carácter amigable y muchas veces colaboran como perros de rescate, perros de terapia, perros de asistencia.

Sin embargo el labrador puede requerir de un entrenamiento especial para ser adiestrado, Bernardo, un nativo de la zona le bastó sus conocimientos ancestrales para hacer de ‘Pogo’ un héroe de tortugas.

El trabajo que desarrolla ‘Pogo’ hace parte del monitoreo de playas de anidación de tortugas marinas, entre ellas las tortugas Carey, que es la que anida en la zona.

Esta, la Carey, es una de las especies en peligro de extinción a causa de la caza indiscriminada.

En países como China y Japón su carne es considerada un manjar.
El material de los caparazones de la tortuga se emplea para fines de confección y decorativo; y según el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies de Fauna y Flora Salvaje Amenazadas (Cites), la captura y el comercio de estas tortugas y sus productos derivados son ilegales en muchas naciones.

El monitoreo

El equipo que lidera Duque sale a revisar las playas para determinar cuántas y en cuales sectores hay nidos, cuantos huevos hay y cuantos eclosionan.

En momento de ubicar un nido evalúan si se encuentra el nido en peligro (depredación, erosión, o inundación) y se procede q trasladarlo, de lo contrario se deja en el sitio.

Por otro lado también trabajan en el área de caza de la tortuga. En San Bernardo el Hotel Punta Faro cambia a los pescadores las tortugas por pollo. “Anteriormente un pescador salía a una faena, y dos horas en el agua y nada, y encontraba una tortuga, y se la llevaba para la casa y esa era la proteína del día”, dice Diego.

Actualmente la iniciativa del hotel permite que la tortuga cambiada por pollo, sea marcada y liberada con los niños de la población para que aprendan a preservar la especie. Los oceanarios de las islas también aplican el mismo método desde hace 15 años.

El año pasado ‘Pogo’ rescató siete nidos, y en lo que va corrido del año ha rescatado cuatro.

El equipo también ha trabajado en cuatro escuelas y planean dictar talleres sobre el cuidado de la especie en once escuelas situadas en Isla Grande, Sabanetica, Alto Julio, Chichiman, Rincón del mar, Islote, Múcura, Isla Fuerte y parque Natural de Isla Palma.

“Al finalizar los talleres, pongo a los niños a esconder un trapo, salgo con el perro y después ‘Pogo’ lo busca. Cuando lo encuentra le doy como premio una galleta”, cuenta Diego al recordar la alegría de los niños al acariciar el pelaje dorado del perro Carey.

Cuando ‘Pogo’ no está, la búsqueda puede durar mucho más tiempo. Bernardo introduce una varita en los rastros que posiblemente tengan nidos, y al hacerlo puede partir uno o dos huevos. Mientras que con ‘Pogo’ no es necesario el uso de vara porque le basta su prodigioso olfato.

Aida Yelisa Polo Ramírez
Especial para EL TIEMPO
Cartagena

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.