EL TIEMPO documentará el recorrido de 820 kilómetros de reconciliación

EL TIEMPO documentará el recorrido de 820 kilómetros de reconciliación

Una reinsertada, un desmovilizado y una víctima emprenden el camino de Santiago de Compostela.

notitle
10 de septiembre 2015 , 08:30 p. m.

Dicen que el mítico camino de Santiago de Compostela, que atraviesa desde Francia hasta el extremo español en Finisterra, “es una carrera de fondo y no la termina el más fuerte sino el más sensato”.

La frase no puede ser más parecida al proceso de reconciliación que enfrenta Colombia, una carrera larga y dolorosa, si se quiere, que exigirá mucha sensatez tanto de la dirigencia política como de la sociedad civil.

Para hacer una metáfora de ese largo proceso y “mostrar que no es fácil, pero tampoco imposible”, tres personas desde orillas diferentes, una mujer que hizo parte de la guerrilla, un joven desmovilizado de las autodefensas y una víctima del conflicto, harán un recorrido de 820 kilómetros, comenzando hoy (lunes).

Después de un proceso de trabajo de casi un año entre la Agencia Colombiana para la Reintegración, la Unidad de Víctimas y EL TIEMPO, entre otras instituciones, hoy estas tres personas se encuentran listas para el reto.

Harán el camino en compañía de tres periodistas de esta casa editorial, que documentaremos en video, texto y fotografías todo el proceso, y John Freddy González, un psicólogo experto en reintegración que los ayudará emocionalmente en el viaje.

La primera parada antes de la caminata fue en Burgos, donde conversaron con Nairo Quintana, uno de los más grandes orgullos nacionales, y ahora comenzarán el recorrido a pie desde la localidad francesa de Saint Jean Pied de Port.

Los Pirineos serán entonces el primer reto de los caminantes, vivirán las dificultades del ascenso continuo de 1.265 metros de desnivel hasta el siguiente lugar de parada: el Collado Lepoeder.

El dolor físico será la bienvenida a este recorrido milenario que está planteado precisamente así: una primera etapa, que los caminantes llaman de dolor; una etapa en el medio, de reflexión, y una de gozo y reconciliación con ellos mismos, por el placer de sentir que se logra el objetivo.

El especial multimedia que realiza EL TIEMPO se centrará en esas mismas fases. La primera permitirá que el país conozca lo difícil que ha sido para ellos haber vivido el conflicto armado, las huellas que este les ha dejado y lo que ha representado también la reintegración a la sociedad, o, en el caso de la persona que ha sido víctima, lo que ha significado sobrevivir en medio de la guerra.

La reflexión, que los expertos en el camino señalan como la más compleja y de mayor silencio, servirá para que los tres planteen sus propuestas al país desde sus respectivas historias. Y la de reconciliación ayudará a ver si es posible o no que esta se dé, y qué tan fácil será. En esta peregrinación cualquier cosa puede pasar.

Ninguno de ellos se conocía de antes, pero decidieron unirse durante casi un mes para compartir sus experiencias, a la vez que avanzan en la caminata. La iniciativa de EL TIEMPO tuvo eco en las autoridades nacionales, que hicieron una convocatoria interna entre los reintegrados de las 33 oficinas del país y las víctimas que avanzan en procesos de restitución de sus derechos.

Se presentaron 40 personas que debían explicar en un texto escrito por qué era valiosa su presencia en el camino. Se hizo una preselección y después de ella, los finalistas enviaron un video en el que reforzaban sus intenciones frente a la experiencia.

Yenni Paola Borda, de 27 años; Pablo Ramos, de 26, y Juan Sofonías Ágreda, de 54, fueron los seleccionados.

Los caminantes

Yenny Borda perteneció a la guerrilla de las Farc cuando apenas tenía 11 años. Dos más tarde, logró escaparse, pero continuó una vida azarosa en hogares de paso para menores. Hoy, después de 12 años en proceso de reintegración, es tecnóloga agropecuaria y creó su propia empresa de comercio y compra de heno, en compañía de su esposo.
“Tuve un pasado difícil por decisiones que se tomaron en contra de mi voluntad. Me llevaron muy niña. Fue algo muy duro, porque ahí uno se vuelve como un esclavo”, dice Yenny, madre de dos niñas y actual vicepresidenta de la Asociación de Campesinos Impulsadores del Agro, de La Dorada, en Caldas.

Su vida entera ha sido una peregrinación. “El camino me va a aportar. Me recordará esa época en la que hacía parte del grupo y caminaba y caminaba sin saber el rumbo, como a ciegas, pero creo que también me ayudará a sanar heridas. Ya no vamos a estar caminando con miedo de que nos maten, sino disfrutando nuestra libertad”, dice.

Pablo Ramos es un hombre grande con cara de niño. Viene de Urabá, una de las zonas que más vivieron y siguen sufriendo el conflicto. Reclutado por las autodefensas cuando tenía 13 años, fue uno de los menores de edad que Freddy Rendón, el ‘Alemán’, devolvió poco tiempo antes de la desmovilización del bloque ‘Élmer Cárdenas’ para evitar mostrar que también reclutaba niños.

“Antes del grupo, yo era muy buen estudiante. Cuando salí de ahí presté servicio militar y luego me puse a estudiar. Ya casi soy tecnólogo en gestión pública, quiero ser administrador y, más adelante, hacer una especialización”, cuenta Pablo, padre de tres hijos.

El muchacho es reconocido en Turbo porque presentó un proyecto de acuerdo ante el Concejo de ese municipio sobre inclusión social para personas como él, que están en proceso de reintegración. Y trabaja como portero de un colegio de Serviconfor, la empresa que le dio permiso para recorrer el camino.

Mientras que Sofonías Ágreda representa a una comunidad que ha sido víctima de grupos al margen de la ley: El Palmar, corregimiento del municipio de Leiva, en el nororiente de Nariño, disputada por varios grupos armados.

El Palmar padeció una masacre el 29 de diciembre del 2007 que acabó con la vida de 5 líderes comunitarios, a manos de la organización ‘Nueva generación’, lo que ocasionó el desplazamiento de la población y destruyó todo el tejido social.

“Mataron a doña Piedad Leonilda Grijalba, que la llamábamos la ‘mamá de los pobres’; un muchacho que era el personero del colegio, de apenas 15 años; el otro era el que acogía a los campesinos, el presidente de la junta de acción comunal y Henry Díaz, un candidato al concejo, lo que conmovió al pueblo”, cuenta Don Sofo, como lo llaman.

Sofonías es de Sandoná, el mismo pueblo de Pablo Moncayo, otro hombre que peregrinó por el país pidiendo la liberación de su hijo secuestrado. “¿Será que Sandoná es tierra de caminantes?”, dice Sofonías, quien adelanta el proceso de reparación colectiva para las 200 familias de El Palmar.

El encuentro inicial

La semana pasada se vieron por primera vez. Saludos cautelosos y algunos silencios marcaron los primeros momentos. Hicieron trámites de visa: al comienzo, Yenny se sentó en una esquina y Pablo, en el extremo contrario; Sofonías, en el medio. Pero al cabo de unas horas la cercanía comenzó a notarse y las personalidades también.

Don Sofo, conversador, y un hombre que suele hablar con refranes, bromeó sobre su barriga, que espera bajar en el camino. Esbozó su historia de niño, de cuando aprendió a leer, a los 14 años, y habló de lo mucho que espera aprender en el recorrido. Pablo, tímido, o tal vez cansado después de trabajar toda la madrugada como vigilante y viajar a Bogotá a sacar su visa, estaba sorprendido por el sol bogotano de ese día y se dedicó a escuchar.

Y Yenny Paola, una mujer estructurada, a pesar de su juventud, habló de lo que puede aportar esta experiencia, que llamó “una oportunidad, un regalo de la vida”, para mostrar cómo se vive un proceso de reintegración a la sociedad.
Tres personalidades distintas y tres historias que reflejan lo que ha enfrentado el país son las que recorrerán desde Saint Jean Pied de Port hasta Finisterra, pasando por 31 puntos.

Historia del camino

El camino de Santiago de Compostela es una ruta medieval por la que han pasado millones de peregrinos desde los celtas y los romanos. Solo el año pasado lo hicieron 237.810 personas.

De acuerdo con la historia cristiana, en Compostela se encontró, en el siglo IX, la tumba del apóstol Santiago, quien al morir en Jerusalén fue llevado hasta ese lugar. Desde entonces ha sido un sitio de peregrinaciones. Sin embargo, esa vía ha sido considerada también una ruta del arte y la cultura europea.

Los más esotéricos dicen que hay fuentes de energía telúrica que tienen capacidades sanadoras y que no por nada termina en Finisterra, que en la Antigüedad era el fin del mundo conocido y donde moría el sol.

Pero no todos lo hacen con un sentido religioso, algunos lo atraviesan como un reto deportivo. No obstante, los peregrinos hablan de este recorrido como un “camino interior”, de “abandono de lo terrenal” o como forma de dejar las cargas de la vida.

Cada quien tiene razones aparentes para hacer el camino: dejar una ansiedad, dar un mensaje al país, como Yenni, Sofonías y Pablo, pero en el camino se van revelando sus razones profundas –dicen quienes lo han hecho–, que, a lo mejor, ni los mismos peregrinos conocen. Por eso, desde ya se puede usar la famosa frase con que se saludan los peregrinos: Buen camino.

Cómo seguir el especial

El especial ‘820 kilómetros de reconciliación’ se realiza entre EL TIEMPO, la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), la Unidad de Víctimas, la Embajada de Suecia y la Embajada de España en el país, Movistar y Merrel.

Puede seguirse a través de ELTIEMPO.COM, donde habrá crónicas, videos, galerías de fotos y una bitácora del viaje. Además, tendremos crónicas y otras notas en la edición impresa de EL TIEMPO y en los canales Citytv y EL TIEMPO Televisión.

Habrá también información permanente en Instagram, Twitter y Facebook de EL TIEMPO.

Escríbanos a: caminodesantiago@eltiempo.com

CATALINA OQUENDO B.
Enviada especial a Santiago de Compostela

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.