Meluk le cuenta... (Sin esconder ninguna carta)

Meluk le cuenta... (Sin esconder ninguna carta)

La sensación de juego es mucho mejor a la que dejó el paso por Chile en la Copa América.

notitle
08 de septiembre 2015 , 10:22 p. m.

Un ensayo pleno, total, intenso, exigente el de este martes contra Perú. Con juego fuerte, sin esconder ninguna carta bajo la manga. Un simulacro muy real de lo que puede ser el primer partido de la eliminatoria, dentro de un mes, también contra Perú. Se pegaron, se rasparon, se forcejearon. Todos los jugadores (de lado y lado) se jugaron el pellejo, se jugaron el puesto...

El empate 1-1 (con un penalti sobre el final para Perú que, sinceramente, no veo), pues es un resultado que le permitirá a Pékerman y a Colombia preparar con calma el juego de apertura de la eliminatoria. No se metió en la olla pitadora. El ensayo fue, en líneas generales, positivo. La sensación de juego es mucho mejor a la que dejó el paso por Chile en la Copa América.

Para analizar ‘de verdad-verdad’, solo el primer tiempo y el arranque del segundo. Una hora de partido. La otra media fue el festival de cambios y nuevos jugadores (muchos de ellos muy verdes) pues desfiguraron el partido.

En ese tramo largo de juego que se dejó ver, Colombia fue superior a este Perú, del que todavía se habla como una renacida maravilla de la reciente copa continental. Los principios básicos de velocidad y presión (en eso basó su supremacía), los movimientos tácticos defensivos y ofensivos (sí, ¡porque la táctica ofensiva también existe!), el funcionamiento para cambiar de módulos con y sin balón rápidamente (4-2-2-2, 3-4-3, 4-2-3-1, 4-3-1-2...) y la intención de tener el control del juego hicieron que Colombia tuviera la iniciativa y controlara, en líneas generales, el juego hasta el primer cuarto de hora del segundo tiempo.

Creó opciones, anotó el 1-0, generó más juego de ataque, fue ordenado... ¡Ah! Y cuando tuvo que pelear el partido, pues lo hizo y también pegó como el rival.

Varios detalles: la presencia de Macnelly le dio una nueva alternativa ofensiva al equipo. Su pase a Bacca para el gol, lo dice todo.

James no brilló como en el Mundial, pero con el brazalete de capitán intentó asumir el liderazgo. Eso sí, le pegaron harto. Tanto que salió rápido del juego. Como le dijeron a Messi los árbitros en la Copa América: “Juegue, señor. Esto es América”. Y puede sonar hasta cínico e irresponsable, pero es real: aquí se marca de verdad, se pega, no se mira y no se toca... James lo sintió en carne propia este martes.

En los casos puntuales del estreno del lateral zurdo Frank Fabra y del volante de marca Gustavo Cuéllar, el examen no fue malo, pero tampoco para hacerles una silleta de flores. Fabra, quizás, lució mejor, con más fuerza, empezó bien, marco más de lo que apoyó el ataque... Cuéllar, en cambio, fue más impreciso con la pelota, por instantes pareció desordenarse, pero tampoco para descabezarlo.

De los ya conocidos, Murillo volvió a ser el líder de la zaga (solo se peló en un rechazo en el final del juego), Sánchez de nuevo fue funcional para recostarse entre los centrales y seguro como volante tapón, Teófilo lució menos, pero metió un par de pases envenenadísimos, Bacca en el gol...

Colombia no escondió ninguna carta, fue superior, tuvo más sentido ofensivo y luchó. El examen de este martes se aprobó.

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.