La Universidad de Cundinamarca tiene hoy dos rectores

La Universidad de Cundinamarca tiene hoy dos rectores

Uno, restituido por fallo judicial y otro que había sido nombrado en encargo y que sigue ejerciendo.

notitle
07 de septiembre 2015 , 08:58 p. m.

El tire y afloje por la rectoría de la Universidad de Cundinamarca comenzó a principios de año, cuando Adolfo Polo Solano fue suspendido por la Procuraduría y en su reemplazo encargaron a Adriano Muñoz, el entonces secretario general.

Polo fue suspendido durante un año en el ejercicio del cargo por no incorporar en el presupuesto del 2012 de la universidad los recursos de los convenios interadministrativos. Sin embargo, esa decisión fue revocada el pasado 28 de agosto por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

En la medida cautelar, que es de inmediato cumplimiento, el magistrado que estudió el caso señala que Polo solo fue ejecutor de una decisión del Consejo Superior y destaca que el directivo previamente pidió el concepto de la Contraloría General.

Pero aunque le fue levantada la sanción y el Ministerio Público corrigió los antecedentes, Polo no ha podido volver a su despacho, en Fusagasugá (Cundinamarca), porque este fue cerrado con llave el día en que se esperaba su retorno.
Además, la oficina jurídica de la universidad, en una comunicación, le dice: “De la decisión no emerge una obligación clara, expresa y exigible” (...) “no es procedente iniciar acciones que no son vinculantes y que no han sido ordenadas” ni por el Tribunal ni por la Procuraduría.

Casualmente, poco antes de conocerse el fallo, el Consejo Superior modificó los estatutos y adelantó en al menos dos meses el proceso de elección del rector. Ambas decisiones fueron publicadas el mismo día, el 21 de agosto, en el Diario Oficial. “Todo ha sido hecho para impedir mi regreso a la rectoría”, le dijo a EL TIEMPO Adolfo Polo.

La primera reforma señala que cuando “el rector sea sancionado con suspensión en el cargo y el término de la sanción coincida o supere el que le resta para cumplir el período institucional”, se dará por “terminada” su vinculación.

Además, señala que para ser rector se deben tener cuatro años de experiencia académica y cuatro de experiencia administrativa, requisitos que solo cumplirían Muñoz y Polo.

Sobre la segunda reforma, el exdocente José María Reyes interpuso una tutela porque, en su opinión, la convocatoria está plagada de inconsistencias. Por ejemplo, señala el recurso, las publicaciones deberían hacerse “desde el 10 agosto hasta el 24” del mismo mes, pero solo se hicieron en un solo día en un periódico nacional (el 10) y en el Diario Oficial (el 21).

Otro caso es que, por un lado, la convocatoria señala que el periodo de inscripción va entre el 25 de agosto y el 1.° de septiembre –es decir, 6 días hábiles–, pero luego aclara que son “cinco días hábiles”. Con esta inconsistencia, según conoció este diario, los siete que se inscribieron el 25 de agosto podrían quedar fuera del proceso. El rector encargado se inscribió días antes y Polo se abstuvo.

Al ser consultada sobre los líos con la rectoría, la presidenta del Consejo Superior y actual secretaria de Educación de Cundinamarca, Piedad Caballero, respondió en un mensaje de texto: “Prefiero no tocar el tema hasta no tener claridad jurídica. Estamos en ese proceso. Actuaremos de acuerdo con la ley”.

Este diario intentó comunicarse con el rector encargado, Adriano Muñoz, y, aunque se le dejaron mensajes en el celular, no fue posible obtener una opinión suya al respecto.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.