La Unión Europea y su insuficiente apertura para inmigrantes

La Unión Europea y su insuficiente apertura para inmigrantes

El plan es recibir a unos 160.000 en dos años. La cifra se hace pequeña ante la ola de inmigrantes.

notitle
07 de septiembre 2015 , 08:11 p. m.

El 95 por ciento de los cuatro millones de refugiados sirios está en Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto. Europa pelea ahora por ver quién se lleva menos de un total de 160.000 en dos años, una cifra insuficiente a la vista del número de personas que están llegando a Europa. (En fotos: El multitudinario recibimiento a cientos de refugiados en Alemania)

Las capitales europeas empiezan a dar datos sobre cuántos refugiados aceptarían. El primer ministro británico, David Cameron, anunció este lunes que su país traerá desde campos de Naciones Unidas en los países vecinos de Siria a 20.000 refugiados en cinco años.

El presidente francés, François Hollande, dijo que Francia aceptará la cuota que le propondrá este miércoles la Comisión Europea (CE).

Además de los 40.000 refugiados ya presentes en Italia y Grecia que la CE propuso repartir en mayo, el Ejecutivo comunitario aumentará en 120.000 el número de solicitantes de asilo que 22 países europeos tendrán que repartirse entre este año y el próximo. (Lea: Radiografía de la mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra)

No participan en el reparto los tres países a los que los tratados europeos les permiten la excepción en materia de Interior –Reino Unido, Dinamarca e Irlanda– ni los tres que son puerta de entrada de refugiados –Italia, Grecia y Hungría–.

Estos tres últimos deberán enviar solicitantes de asilo a otros países.

Las cuotas de Bruselas, que se harán públicas el miércoles pero que EL TIEMPO ya pudo consultar, asumen que los tres grandes países del bloque en el reparto se llevarán 59 por ciento de los refugiados. (Además: Merkel: 'La llegada masiva de refugiados 'cambiará' a Alemania')

Bruselas quiere que ese reparto sea obligatorio y automático, es decir que si hay que repartir a más refugiados, las cifras para cada país suban sin tener que seguir negociando.

Los gobiernos recibirán 6.000 euros por cada refugiado que acepten. El cálculo de las cuotas se hace siguiendo cuatro criterios: población, desempleo, el número de refugiados ya presentes en el país y el tamaño del PIB.

Alemania tendría que quedarse con el 26,2 % (31.443), Francia con el 20 % (24.031) y España, con el 12,4 % (14.931). En julio, Berlín y París aceptaron sus cuotas. España, que entonces tuvo una cuota de poco más de 5.000, dijo que solo aceptaría 1.300. Berlín, París y Roma sostienen el intento del presidente de la CE, Jean-Claude Juncker. (Lea: Quebec acogerá a 3.650 refugiados sirios para finales del año)

La posición española es una incógnita.

El reparto seguiría así: Polonia, 7,7 % (9.287); Holanda, 6 % (7.214); Rumania, 3,9 % (4.646); Bélgica, 3,8 % (4.564); Suecia, 3,7 % (4.469); Austria, 3 % (3.640); Portugal, 2,6 % (3.074); República Checa, 2,5 % (2.978); Finlandia, 2 % (2.398); Bulgaria, 1,3 % (1.600); Eslovaquia, 1,3 % (1.502); Croacia, 0,9 % (1.064); Lituania, 0,7 % (780); Eslovenia, 0,5 % (631); Letonia, 0,4 % (526); Luxemburgo, 0,4 % (440); Estonia, 0,3 % (373); Chipre, 0,2 % (274) y Malta, 0,1 % (133).

Los países que ponen más reticencias al reparto y que quieren que esas cuotas sean voluntarias son los del este, liderados por Hungría y con fuerte apoyo en Polonia, la República Checa y Eslovaquia.

El primer ministro eslovaco, Robert Fico, llegó a decir que la prioridad ahora no es acoger a refugiados sino “asegurar las fronteras de la Unión Europea”, usando a las Fuerzas Armadas si fuera necesario. Eslovaquia, como este lunes Chipre, aceptaría solo a refugiados cristianos.

Las reglas actuales (el llamado ‘Protocolo de Dublín’) establecen que los refugiados deben pedir asilo en el primer país europeo que pisan y que cualquier otro país del bloque puede devolverles a ese país de entrada.

Pero la incapacidad de Grecia, Italia y Hungría para gestionar el flujo actual ha reventado las costuras de ese pacto.
Ángela Merkel reconoció que está roto y decidió aceptar a todos los refugiados sirios –y en la práctica, de muchos otros países– a sabiendas de que era imposible devolver a decenas de miles de personas a Grecia.

El primer ministro de Hungría, el derechista Viktor Orban, reiteró ayer su oposición a las cuotas, calificando de prematuro el debate.

Asimismo, el ministro de Defensa húngaro, Hende Csaba, dimitió porque las fuerzas armadas están tardando mucho en levantar una valla fronteriza para evitar el ingreso de más inmigrantes.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
Bruselas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.