¿Aburrido? El celular es la solución

¿Aburrido? El celular es la solución

Esta es otra hoja en el libro de los beneficios que puede generar el uso de este aparato.

notitle
06 de septiembre 2015 , 08:50 p. m.

Los teléfonos celulares se han convertido en algo imprescindible para el día a día, no solo para trabajar remotamente, ver correos electrónicos, interactuar por las redes sociales, charlar con los amigos, sino también para estar disponible en el momento en que se requiera.

Estos aparatos han generado consecuencias positivas para los usuarios, pero también unas negativas, como la mala educación de la persona que siempre lo está mirando cuando se está hablando con él, iluminar las salas de cine y, por ende, incomodando a los demás asistentes, o tenerse que aguantar los gritos del que habla por celular como si los demás fueran invisibles.

¿Para dónde más vamos con los celulares? Seguramente a sitios que nadie se ha imaginado. Uno de ellos es el de poder detectar si las personas están aburridas.

Según un estudio realizado por investigadores de Telefónica en Barcelona, el uso de este aparato puede servir para captar el estado de ánimo de su dueño (Lea el artículo). Ellos desarrollaron un algoritmo –que es un procedimiento estructurado– que puede detectar el aburrimiento tomando en cuenta variables como la intensidad con la que se está usando el celular o cuánto tiempo ha transcurrido desde la última llamada o el último mensaje de texto. Los investigadores vieron que analizando estas variables se puede detectar el aburrimiento del usuario del celular con un 83 por ciento de certeza.

Al obtener este dato, y el celular tiene la información de donde se encuentra ubicada, le podría mandar contenido para subirle el estado de ánimo. Ya existe una aplicación que lo hace, llamada Triggerhood. Esta analiza la información para captar el estado mental del usuario y decide cuándo mandarle contenido que lo puede alegrar y sacar del ensimismamiento.

Así que los celulares también se van a usar para cambiarle a uno el estado anímico. Esta es una conclusión positiva, pues a nadie le gusta estar aburrido o triste. Sería otra hoja en el libro de los beneficios que puede generar el uso de este aparato. Ojalá a nadie se le ocurra entintar de negro esta hoja, convirtiendo este beneficio en algo que incomode o perjudique a las personas porque, como bien lo sabemos, todo lo bueno tiene su lado malo.

GUILLERMO SANTOS CALDERÓN
guillermo.santos@enter.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.