Colombia: su lado más salvaje, en una película

Colombia: su lado más salvaje, en una película

En entrevista con EL TIEMPO el realizador Mike Slee habló de los retos del rodaje de la cinta.

notitle
05 de septiembre 2015 , 10:53 p.m.

“Tengo el mejor trabajo del mundo”. El realizador británico Mike Slee lo dice sin titubear, a pesar de que muchos años de su carrera los ha pasado en la selva o en las llanuras del mundo, rodeado de miles de animales salvajes, a los que ha perseguido y observado en condiciones climáticas extremas, sin comer o sin dormir.

Colombia no se había atravesado en su camino, hasta que un par de obsesionados con la idea de inmortalizar la biodiversidad de este país en un filme lo contactaron: Francisco Forero Bonell, de la Fundación Ecoplanet, y Martín Nova, alto ejecutivo del Grupo Éxito.

Forero, fue el cerebro creativo y científico, mientras Nova, el motor económico, de esta película que lleva el mensaje de conservación y belleza ambiental del país, Colombia: magia salvaje, que se estrenará en las salas de cine del país este jueves.

“Estuve fascinado con Colombia durante mucho tiempo; pero, mientras, me la pasé dándole la vuelta al mundo, sin tener el chance de venir”, contó el cineasta en entrevista con EL TIEMPO.

Antes de aceptar, Slee sintió temor. Un sentimiento contradictorio para un hombre que con su cámara se ha forjado una reconocida carrera como documentalista de vida salvaje y que ha enfrentado peligros, entre fieras y accidentes geográficos. Tenía los mismos prejuicios que otros extranjeros que no han venido al país.

“Las noticias que escuchas por fuera de Colombia siempre ofrecen un panorama oscuro, lleno de violencia y narcotráfico en los titulares. Pero con la experiencia he aprendido que con cada historia, país y persona hallas algo mucho más profundo cuando tienes la posibilidad de explorar”, agregó el realizador, que nació en Windlesham, en Inglaterra.

La respuesta a sus miedos fue contundente: el país le brindó paisajes y animales extraordinarios, a lo largo de los 126.000 kilómetros que pudo recorrer con su cámara, que llegó hasta la Sierra Nevada de Santa Marta, los Llanos Orientales, la Amazonia, las costas del Caribe y el Pacífico, los Andes, las islas de Providencia, Malpelo y Gorgona, y la inexplorada serranía de Chiribiquete (Caquetá y Guaviare), donde por primera vez, se registró en alta definición el hallazgo de unas antiguas pinturas rupestres. Todo, en paz.

‘Eternamente agradecido’

“Me recorrí cada rincón de este país, primero en los viajes de reconocimiento y después con las filmaciones. Fue fantástico y estaré eternamente agradecido con las habilidades, el conocimiento y la pasión de colombianos como Francisco Forero, que nos ayudó en cada paso que dimos para rodar la película”, cuenta el realizador, que en sus créditos incluye los documentales Bugs! (2003), Flight of the Butterflies (2012) y How to Build a Planet (2013), el cual le mereció una nominación a los Emmy.

Forero, el hombre que menciona Slee, lleva tres décadas con su fundación recorriendo el país por cielo, mar y tierra. Fotógrafo, piloto, ingeniero y administrador de empresas fundamentó la idea de hacer Colombia: magia salvaje a partir de un par de producciones audiovisuales que fueron icónicas en la materia, no solamente en lo argumental, sino en lo técnico, pues ambas usaban sofisticado equipamiento de fotografía aérea que retrataba de manera impactante e irrepetible las escenas.

“Después de ver Home (documental belga, del 2009, producido por Luc Besson) y Planeta Tierra (del 2006, acerca de la conservación ecológica, emitido por la BBC), llegamos a la conclusión de que Colombia debería tener algo similar. Fueron las dos inspiraciones de la película”, explica Forero.

En Colombia sobraban los insumos: considerado el segundo país con mayor biodiversidad del planeta, después de Brasil, era el escenario perfecto para la producción. Allí entró a jugar el Grupo Éxito, en cabeza de Nova, un enamorado del cine que de inmediato se sumó al proyecto.

“Esta película es un regalo para Colombia, para invitarlos a enamorarse de lo que tenemos y que genere un orgullo patrio. La idea es que los colombianos cambien la forma de ver esta tierra”, agrega Nova, que ejerce como productor ejecutivo del filme y es el vicepresidente de Mercadeo del grupo empresarial Éxito.

La productora británica Off the Fence completó el trío de producción que hizo posible la idea de Ecoplanet.

Secuencias inolvidables

Durante 90 minutos, el viaje visual y sonoro de la película lleva al espectador al registro de momentos únicos: una familia de monos de cabeza blanca se abraza en lo alto de un árbol para indicar que se quieren; un jaguar que expone su majestuosidad durante una jornada de caza, y dos colibríes que luchan, en cámara lenta, por una flor para saciar su hambre. Son solamente algunas de las secuencias inolvidables.

“Los momentos mágicos sucedieron gracias a la investigación y planeación del equipo. Por ejemplo, lo de los colibríes es tan rápido que no podría apreciarse solo con el ojo humano. De hecho, los científicos estaban sorprendidos por las habilidades y el comportamiento agresivo de esta especie”, cuenta el realizador, que ha dedicado 30 años al registro de la naturaleza, en compañía de su esposa y de sus tres hijos, que crecieron en las locaciones naturales alrededor el mundo.

En Colombia: magia salvaje, narrada por el periodista Julio Sánchez Cristo, la experiencia profesional de Slee fue fundamental. “No solamente tenía los pergaminos y la formación, sino la sensibilidad para el tema”, asegura Forero. Transmitir emociones es una de las especialidades del director, algo palpable en series suyas como El reino del suricato, en la que reveló la cotidianidad alegre y dramática de una carismática familia de esta particular especie.

“Adoro contar historias y compartir emociones a través de los filmes. Eso es difícil en los documentales, pero puedes lograrlo si trabajas duro y cuentas con gente alrededor con una sensibilidad parecida”, explica Slee.

A la par de la belleza, Colombia: magia salvaje también busca cuestionar respecto al uso y cuidado que les estamos dando a estos paraísos naturales, que son el hábitat de miles de especies. La mayoría están condenados a desaparecer.

“Es como si tuviéramos dos Colombias, una muy rica y biodiversa y otra, que se ha perdido, que ha sufrido daños en los ecosistemas, donde vivimos más del 80 por ciento de los colombianos”, dice Nova sobre las zonas destruidas por actividades como la minería o la tala de árboles.

“Tenemos que convertirnos en guardianes de los recursos para dejarles algo a las generaciones venideras”, explica Forero.

Hoy, en un hecho sin precedentes, del que serán testigos algunos invitados, la cinta verá la luz en una proyección en uno de los escenarios más enigmáticos del país, la población de Nabusimake, muy cerca de Ciudad Perdida, en la Sierra Nevada de Santa Marta.

“Mike tenía un reto gigantesco: ayudar a los colombianos a contar la historia sobre un país que no es el suyo”, asegura Forero.

Para el británico, de 56 años, Colombia ha marcado un punto clave de su vida profesional y personal. Aunque ya tiene la cabeza en un proyecto en 3D para Imax acerca del río Amazonas y en otro filme de vida salvaje en Omán, Slee ha dejado cuatro años de su talento y su corazón en la escarpada geografía de este país.

“Nunca había estado en un lugar con tal variedad y belleza como este. Puedo decir que siento como si fuera mi segundo hogar”.

Así suena la naturaleza, la banda sonora

La responsabilidad de adecuar la música a la naturaleza y a las emociones de la trama recayó en David Campbell, un prestigioso compositor y arreglista canadiense.

Aprovechando su larga trayectoria en bandas sonoras -entre otras, ‘Annie’, ‘Foxcatcher’ y ‘Agosto’-, Campbell dirigió la composición de temas que luego grabó la Orquesta Sinfónica.

En la composición de la música participaron Carlos Vives, Juanes, Fonseca, Aterciopelados, ChocQuibTown y Walter Silva.

“Me siento honrado de que me ofrecieran trabajar con ellos. Mi reto fue tomar referencias después de escuchar música de distintas regiones de Colombia. Luego escribí las canciones y, ya en Los Ángeles, algunos de los artistas colombianos les añadieron instrumentos tradicionales, como cuatro y arpa. La idea final era unir la música clásica con esos sonidos locales”, relata Campbell.

Boletas a precio especial

En un esfuerzo para que la película llegue a la mayor parte de los colombianos, las grandes cadenas exhibidoras del país (Cinemark, Procinal, Cine Colombia) llegaron a un acuerdo para cobrar solo 4.500 pesos por boleta para ver ‘Colombia: magia salvaje’. Lo único que deben hacer quienes quieran verla es reclamar un cupón en los almacenes del Grupo Éxito en cualquier ciudad del país.

SOFÍA GÓMEZ G.
Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.