Dígame cómo viste en la ciclovía y le diré qué estilo tiene

Dígame cómo viste en la ciclovía y le diré qué estilo tiene

Todos los domingos y festivos del año, la ciclovía se convierte en una pasarela deportiva.

notitle
03 de septiembre 2015 , 06:46 p. m.

El año pasado se cumplieron los primeros 40 años de la ciclovía bogotana, que interconecta las calles de la ciudad en un circuito de aproximadamente 121 kilómetros de extensión por toda la ciudad.

Bogotá fue la pionera en este tipo de iniciativas, que hoy es replicada en más de 50 ciudades del continente y se espera que se sigan uniendo muchas más. El ejemplo de la capital colombiana demostró que sí era posible desarrollar de forma continua una actividad, que implica prohibir el tránsito vehicular durante toda una mañana, a través de cientos de kilómetros de calles de una ciudad súper congestionada.

Además de ser un evento deportivo, en las calles cerradas al tráfico los domingos puede ser una pasarela de estilos de ropa. Las personas salen de sus casas a hacer deporte, pero también a mostrarse y divertirse, y como la moda no incomoda, exhiben su mejor estilo deportivo. A continuación, presentamos algunos de esos grupos, descubra a cuál estilo pertenece:

El engallado: lleva puestos todos los juguetes que existen para practicar su deporte: Casco, gafas especiales, guantes, maillot y boxers con gel, rodilleras, coderas, medias, tenis y kit de herramientas, entre otros.

Normalmente es un amante de su deporte, con poder adquisitivo suficiente para comprar lo último en accesorios para su práctica. Además es consciente de los beneficios que conlleva ir bien preparado, sabe que el casco puede evitar grandes daños en caso de caída, que el calzado debe ser adecuado para que no haya torceduras o que debe proteger los ojos con gafas para que no se vean perjudicados por la contaminación.

El patriota: va vestido con la camiseta de la selección Colombia, puede ser la última o de la época de Higuita, lo importante es ponerse los colores patrios. Tampoco interesa si va en jeans o shorts, en patines, bicicleta o caminando, pues a este personaje lo único que le interesa es el tricolor nacional.

Un patriota se identifica con su país, con su gente, su cultura y sus tradiciones. Se siente unido a sus compatriotas y lo refleja con emociones positivas, expresándose a través de creencias de amor, lealtad, orgullo y preocupación; es por eso que a través de su forma de vestir hace un homenaje los símbolos patrios.

La sexy: ella no va a hacer deporte y a sudar, va a que la miren. Se caracteriza principalmente porque va maquillada como para una fiesta, su bicicleta o sus patines tienen un tono llamativo, normalmente rosa o celeste, suele vestir con un top deportivo muy pegado a su cuerpo y unos leggins y todos sus accesorios van a juego, desde los tenis hasta el termo para el agua.

Ser sexy es una manera de hablar, de acercarse a las personas y, también una forma de moverse y vestirse; no tiene que ver solo con el aspecto sino con la actitud, con la personalidad, con la belleza interior y con el alma. Esta persona sabe quién es, cómo es y lo que puede hacer y no se avergüenza de mostrarlo, pero cuidado, porque cuando se exagera, en lugar de encontrar aceptación, puede generar una calificación equivocada y de paso el rechazo.

El turista jadeante: van vestidos con lo que encuentran en su maleta, normalmente un jean y una camiseta, gafas de sol y tenis o zapatos cómodos; su bicicleta es alquilada o prestada y va con la cara congestionada porque no ha caído en cuenta de que está a 2.600 metros sobre el nivel del mar y poca gente está acostumbrada a esta altura.

En Bogotá, además encontramos empresas que ofrecen un Bike Tour con guías turísticos bilingües, que ofrecen al turista una manera diferente de conocer la ciudad.

El familiar: suele salir con su esposa y sus hijos, cada uno con su bicicleta o alguno de ellos con patines, visten de manera informal con sudadera, camiseta y tenis, además tienen la precaución de que sus niños lleven la seguridad adecuada, con cascos y rodilleras pero además con protección solar.

Uno de los mejores planes que pueden encontrar es ir a la ciclovía en familia. Así les inculcan a sus hijos el amor por el deporte, es un plan económico y divertido.

El comelón: por supuesto viste una sudadera, tenis y gorra, algunas veces lleva su bicicleta, pero siempre tendrá los bolsillos llenos de dinero para poder parar en todos los puestos que encuentra en su camino y normalmente tiene su ruta planeada según lo que quiere comer.

A lo largo de las aceras que custodian la ciclovía, se pueden comprar mangos, jugos de fruta, salpicón y fresas con crema. No faltan tampoco los puestos de bebidas donde puede encontrar desde agua hasta refrescos energizantes y, por supuesto, cuando el hambre aprieta, puede conseguir unos deliciosos pinchos de carne o unas ricas mazorcas asadas con mantequilla.

Políticos en campaña: en épocas preelectorales como la que vivimos ahora, es frecuente encontrar a los candidatos paseando por la ciclovía. Visten los colores de su campaña, incluyendo casco o gorra y chaleco, chaqueta o camiseta con su nombre a la vista y lo suele acompañar un séquito de mínimo veinte personas.

La ciclovía les ofrece la posibilidad de encontrar votantes en potencia y conversar con ellos en un momento de distención, sin las carreras de la semana cuando se va a trabajar.

El del parche: va vestido más o menos como todos sus amigos, con camiseta, jean, una gorra y suelen llevar una mochila con agua, comida, algún balón por si deciden cambiar de deporte y algunas veces unas cartas, si se cansan de la bicicleta o los patines.

Más que ganas de hacer deporte, los adolescentes que van en combo buscan pasar un buen rato con los amigos, pasear un poco o simplemente no quieren quedarse en su casa la mañana del domingo.

En pareja vestidos igual: llevan la misma camiseta, los mismos tenis, pantalones exactamente iguales y gorras a juego, su ropa es unisex o se complementa a la perfección. La bicicleta o los patines son del mismo modelo y preferiblemente hasta del mismo color.

Esta tendencia conocida como matching couple es común en Corea del Sur, como una forma de exteriorizar que están enamorados en un país donde las demostraciones de amor en público no son muy bien vistas. En occidente estas tendencias no suelen triunfar, pero por alguna razón, en el sector deportivo, se está volviendo muy común ver a las parejas vistiendo prendas iguales.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.