Gritos, lágrimas y abrazos en campaña a la Gobernación de Risaralda

Gritos, lágrimas y abrazos en campaña a la Gobernación de Risaralda

Un candidato al concejo de Pereira se quejó por adhesión. Un excandidato lloró al anunciar alianza.

03 de septiembre 2015 , 02:58 p. m.

A 52 días de las elecciones regionales, la campaña a la Gobernación de Risaralda parece un novelón mexicano. Gritos, lágrimas y abrazos, muchos abrazos, es lo que se ve en los últimos capítulos.

Los gritos corrieron ayer por cuenta de Carlos Alfredo Crosthwaite, delegado del Polo Democrático Alternativo en Risaralda y candidato al Concejo de Pereira. El dirigente de los ‘amarillos’ llegó a la sede de la campaña de Víctor Manuel Tamayo, candidato a la Gobernación por firmas, un cuarto de hora antes de las 8 de la mañana, cuando fue citada una rueda de prensa para anunciar la adhesión de un sector del Polo a esa campaña.

Crosthwaite, quien se ha caracterizado por su vehemencia, con el tono más alto que le permitió su voz y en frente de los simpatizantes de Tamayo y los del Polo, afirmó que esa alianza iba en contra de la decisión tomada por el comité departamental de esa colectividad en Risaralda “de no apoyar ningún candidato a la Gobernación y a la Alcaldía de Pereira”.

Además, enfatizó que los del Polo que decidieron unirse a la campaña de Tamayo (una candidata al Concejo de Pereira y un aspirante a la Asamblea de Risaralda) “andaban buscando limosna” y haciendo “politiquería”.

Cuando Crosthwaite estaba interviniendo, algunos de los simpatizantes de Tamayo consultaron si lo sacaban del lugar. Les respondieron que no, que lo dejaran hablar, “desahogarse”.

Fueron varios minutos de tensión hasta que el dirigente de izquierda descendió por las escaleras de la sede y se marchó.
Tamayo llegó cerca de las 8 y 30 de la mañana y tras los discursos de los candidatos del Polo, afirmó que era “respetuoso de cualquier circunstancia interna que tenga el Polo en Risaralda” y subrayó que no podía “hacer caso omiso a la solidaridad por parte de un sector de ese partido que está haciendo público su respaldo el día de hoy (ayer)”.

Las lágrimas

Más tarde, en otro escenario de Pereira, lo que hubo fue lágrimas y abrazos.

Unir (Unidad nacional incluyente con resultados) y el partido Conservador ofrecieron una rueda de prensa para anunciar la adhesión de Germán Aguirre Muñoz, quien el fin de semana pasado renunció a su aspiración de convertirse en el próximo gobernador de Risaralda, a la campaña de Sigifredo Salazar Osorio.

Aguirre improvisó un sentido discurso, tanto así, que lo llevó hasta las lágrimas. En el momento en que al excandidato le ganó ese sentimiento, prefirió darle la espalda al auditorio, que reaccionó con un sonoro y largo aplauso. Tras una seña de su jefe de prensa, Salazar se paró de la silla y buscó a Aguirre para darle un abrazo.

Después de esa muestra de emoción, Aguirre retomó sus palabras y dijo que Salazar iba a cumplir su sueño de ser gobernador de Risaralda. Mejor dicho, que como la famosa telenovela, iba a ser gobernador ‘En cuerpo ajeno’.
Al final del discurso del excongresista, ya no hubo lágrimas sino sonrisas y abrazos, más abrazos. Aguirre terminará de hacer el duelo que le representó abandonar la campaña como el jefe de debate de Salazar.

RISARALDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.