Indignación por asesinato de ganadero y su hijo en Sumapaz

Indignación por asesinato de ganadero y su hijo en Sumapaz

Se trataría de una retaliación de un grupo al margen de la ley, y no de un hurto como se dijo.

notitle
01 de septiembre 2015 , 09:03 p. m.

Para la familia del ganadero Ezequiel Vargas, su hijo Nelson y el trabajador Jesús Gutiérrez, encontrados en la tarde de este lunes con varios impactos de arma de fuego dentro de un vehículo, sobre la vía que conduce de Usme a Sumapaz, el triple homicidio tendría que ver con el no pago de extorsiones.

Allegados le aseguraron a EL TIEMPO que se trataría de una retaliación de un grupo al margen de la ley, contrario a lo que preliminarmente señalaron las autoridades sobre que el caso estaría relacionado con un hurto.

Para ellos no se trata de un asalto, pues inclusive fuentes cercanas a la investigación aseguraron que, dentro del vehículo, encontraron una suma considerable de dinero y pertenencias personales de las víctimas. Además, un miembro de la familia ya había sido víctima de un secuestro en 1994.

Asimismo, los allegados también rechazaron las versiones según las cuales se trataría de una venganza por deudas del pasado. “Mi papá era un hombre tranquilo, no tenía problemas con nadie”, dijo uno de sus hijos.

Ezequiel Vargas era un ganadero de 69 años que negociaba carne de res en las veredas de Sumapaz y en carnicerías de Usme, sur de Bogotá. También se dedicaba a la agricultura, comerciaba con cebolla y arveja.

Por su parte, la esposa de Ezequiel ha comercializado con productos agrícolas por más de 40 años. “Es una familia respetada en el pueblo; Ezequiel era un hombre honesto”, agregó un familiar.

El día de su muerte lo acompañaba su hijo Nelson, ingeniero agrícola de 38 años, y un trabajador suyo “de toda la vida”, Jesús Gutiérrez.

Si bien versiones iniciales señalan que las víctimas fueron encontradas por un médico, quien los habría auxiliado, la familia asegura que fue un vecino –que conducía un camión– quien reconoció el automóvil de Ezequiel.

“Allá es páramo, no transitan médicos. Los amigos del pueblo fueron los que subieron hasta la vereda donde los encontraron y custodiaron los cuerpos y el vehículo –contaron sus familiares–. Solo hasta las 8 p. m. llegó la Fiscalía”.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.