Carlos Rodríguez quiere adoptar a bebé que halló, pero ley lo prohíbe

Carlos Rodríguez quiere adoptar a bebé que halló, pero ley lo prohíbe

La niña engrosa el grupo de los más de 10.550 niños, adolescentes y jóvenes que esperan una familia.

notitle
31 de agosto 2015 , 07:32 p. m.

 “Soy el papá que juega ─mi hijo me saluda abusivamente: ‘Hola, gordo’─, soy el papá con el que recochan, soy el tío estrella. Tengo mucha empatía con los niños y como papá, gracias a Dios me ha ido bien”. Habla Carlos Andrés Rodríguez, el hombre que hoy “patalea contra un gigante, que es la ley”, el bogotano que a sus 39 años quiere adoptar a la bebé que, en una madrugada del pasado mes de marzo, su esposa encontró en un taza plástica.

Hace 18 años él se convirtió en padre y su esposa, Lisbeth Magali Díaz, en madre. Un año más tarde nació su segundo hijo. Hoy, en la Universidad Nacional, la primogénita estudia Medicina Veterinaria y su hijo, Derecho.

“Tengo una empresa que distribuye recargas de minutos, un local de internet donde hago mantenimiento de computadores y dispensadores de dulces, coloco máquinas por toda la ciudad. No voy a decir que nado en plata, pero se mantiene uno”, dice. Cuenta que su esposa, de 38 años, es contratista, “maneja una camioneta” y adelanta estudios de Comercio Internacional.

Viven en San Diego, Bosa, el barrio del suroccidente de Bogotá donde el pasado sábado 28 de marzo, hacia las 5:30 a. m., Lisbeth lloraba mientras le contaba a su esposo en una llamada que había hallado a una bebé abandonada. La niña, de entre unos 5 y 7 días de vida, estaba llorando en un tarro sobre la banca de un parque y sin pañal, tan solo cubierta con una cobija y un saco de un niño de cerca de 2 años.

“Cuando vi a esa niña en ese estado de indefensión y esa carita toda chatica... Fue la misma emoción que sentí con mis hijos. Es una niña tan linda, tan preciosa. Es un angelito, le faltan las alas”, recuerda Carlos.

Minutos después del encuentro, los esposos llamaron a la Policía y la recién nacida fue trasladada a un hospital.

La bebé fue encontrada en San Diego, Bosa, el pasado sábado 28 de marzo. Foto: Policía Nacional.

No supieron nada de la niña durante tres días. La incertidumbre terminó cuando unos policías le informaron a Lisbeth que la bebé estaba bien y se encontraba en el centro médico. “‘¿Por qué no van ustedes y se hacen cargo?’”, le dijeron los uniformados a la mujer, según cuenta Carlos.

Él y Lisbeth llegaron al hospital, se ganaron la confianza del personal médico y durante cinco días bañaron y vistieron a la recién nacida, hasta que el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) decidió llevarla a otro lugar.

Desde ese día, la familia Rodríguez Díaz no ve a la pequeña. Quieren adoptarla, pero en el Código de la Infancia y la Adolescencia, la adopción determinada ─escoger el niño que se quiera adoptar─ no tiene validez, a no ser que el menor de edad sea hijo del compañero permanente de quien lo quiere adoptar o sea su pariente (hasta el tercer grado de consanguinidad o segundo de afinidad, parentesco que a través del matrimonio se da entre cada cónyuge y los parientes por consanguinidad del otro). La adopción también se logra mediante la figura de la solidaridad familiar, en la que el Estado reconoce a la familia de un niño, diferente a la de origen, que haya asumido su protección permanente y quiera adoptarlo.

“No nos podemos quedar de brazos cruzados. Tenemos que hacer algo”, le dijo Carlos a su esposa luego de que una trabajadora social del hospital les impidió volver a visitar a la bebé. Tras ese episodio, Carlos emprendió su lucha por tener otra hija: se desplazó a sedes del ICBF, explicó su situación a funcionarios con la esperanza de tener prioridad entre los adoptantes y conoció al defensor de familia del caso. Sin embargo, no consiguió llevar buenas noticias a su casa. “Todo lo tengo cronológicamente: cada una de las visitas que he hecho, con quién he hablado, qué respuestas he obtenido, todo”, dice.

También creó una petición en Change.org, la cual llamó ‘Que se permita la adopción determinada en nuestro caso’. “Sabemos los sacrificios y las alegrías de ser papás y queremos darle todo el amor que se merece a esta hermosa bebé (…) Prefieren tenerla (a la bebé) en la zonal, esperando que alguien la adopte, cuando ya hay una familia que la espera y la ama”, escribió. Hasta el momento, su iniciativa la han firmado y apoyado 6.752 personas.

Con cinco meses de vida, la niña ha tenido cuatro nombres. “En la página de la Policía, la denominaron Luz Esperanza; en el hospital, Sara Sofía, finalmente, el defensor de familia dictaminó que la iban a nombrar Salomé Cuadros. Para nosotros es Angelita”, precisa Carlos.

Una familia o una sola persona abandonó a esta pequeña, pero hasta el pasado 31 de julio, más de 2.765 familias, que cumplen todos los requisitos para adoptar, la esperan a ella o a otro niño con los brazos abiertos. De ese grupo, detalla el ICBF, 357 son familias colombianas; el resto, extranjeras.

El nuevo hogar de la niña lo definirá el Comité de Adopciones luego de que la declare en condición de adoptabilidad, lo que puede tardar hasta seis meses. La bebé que encontró Lisbeth podría sumarse a los más de 580 niños que han sido adoptados este año (hasta el pasado 31 de julio) o engrosar el grupo de los niños, adolescentes y jóvenes que esperan ser recibidos en una familia, cuyo número asciende a cerca de 10.550, según reporta el instituto.

En Colombia, la familia que desee adoptar un niño debe acercarse a un centro zonal o regional del ICBF, o a una institución autorizada para adelantar el programa de adopción, además debe radicar unos documentos que analiza una defensoría de familia y, si cumple los requisitos, debe asistir a talleres que permitirán evaluar su idoneidad mental, social y moral. Luego, debe atender entrevistas individuales y en pareja, someterse a pruebas psicológicas y recibir una visita domiciliaria. Según el ICBF, el trámite es gratuito y tarda unos 125 días.

Pero Carlos aún no da el primer paso en ese largo procedimiento, reconoce que no quiere recibir otro niño que no sea 'Angelita'. Incluso, confiesa que se arrepiente de haber obrado legalmente al notificar el hallazgo de la bebé a la Policía y acudir al ICBF para pedir asesoría y respaldo. “Me arrepiento de haber hecho todo ese proceso. Al hacer las cosas bien, me castigan, porque para mí es un castigo que no me dejen la niña”, asegura.

Carlos Andrés Rodríguez es un comerciante bogotano de 39 años. Foto: Diego Caucayo / EL TIEMPO

No obstante, persevera en su sueño: una reforma a la Ley 1098 del 2006 que dé preferencia a quien halló y protegió del abandono a un menor de edad o desarrolló empatía con el niño. Aclara que si él no es el primer adoptante que se beneficie con esa excepción, luchará para que otro lo sea. “La idea mía es poder darle el hogar a la nena, si no lo puedo hacer, voy a abrir puertas para gente que viene detrás”.

Amparo Beltrán, abogada de familia, ve con optimismo este caso. “Quien recogió a la bebé tiene algún tipo de preferencia. Podrían estudiar (el ICBF) su requerimiento de adopción, tomar en consideración que la encontraron, la atendieron. Valdría la pena que se hablara con el defensor de familia, quien establece los derechos de ese menor”, argumenta la jurista.

Ante un desenlace positivo, comenta Carlos, “caería de rodillas”. “En un caso de esos, toda la gloria es de Dios”, dice con risa nerviosa, voz entrecortada y lágrimas. “Si me dijeran que no, lo único que haría, y que hago día a día, es orar a Dios... para que, si yo no la puedo tener, por favor la tengan lo mejor que ella pueda estar. Que no vuelva a estar expuesta a ese maltrato al que ya fue sometida. No me interesa nada más”.

MARÍA DEL PILAR CAMARGO CRUZ
Redacción EL TIEMPO
pilcam@eltiempo.com
En Twitter, @PilarCCruz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.