Por intimidaciones, en Llano Jorge los colombianos ya no podían dormir

Por intimidaciones, en Llano Jorge los colombianos ya no podían dormir

Al menos, 420 nacionales huyeron de ese poblado venezolano para refugiarse en Juan Frío.

notitle
31 de agosto 2015 , 02:59 p.m.

En Llano Jorge, un poblado del estado Táchira ubicado a 3 kilómetros aproximadamente de San Antonio, en Venezuela, las noches se habían hecho mucho más largas en los últimos días para los cientos de colombianos que vivían en ese lugar. Las amenazas y las presiones que caían sobre los connacionales por parte de las autoridades del vecino país, quienes encapuchados les dijeron que abandonaran ese territorio, se habían robado la tranquilidad de los vecinos del sector.

La huida de Noralba Vargas, una mujer de 43 años, se dio la noche del pasado domingo. Con sus dos pequeñas niñas, ambas venezolanas, y escasamente con una bolsa llena de ropa, salió por una trocha que la condujo al corregimiento Juan Frío, en Villa del Rosario.

Noralba, quien por más de 30 años había vivido en Llano Jorge, asegura que el temor y la zozobra por lo que le pudiera pasar a ella y a sus pequeñas, ya no la dejaban dormir ni comer.

Los carros de la Guardia Nacional o de la PTJ (Policía Técnica Judicial) patrullando la zona, irrumpían en el silencio de la noche. “Nos daba miedo porque nos decían que nos iban a sacar a media noche. Nosotros preferimos salirnos antes que nos fueran a sacar a los golpes, que nos fueran a andar duro”, cuenta.

En Juan Frío, esta mujer se encontró con un refugio que había sido improvisado por los líderes de la Junta de Acción Comunal para recibir a los connacionales que fueron llegando desde hace 8 días. En el lugar permanecen 239 connacionales procedentes de ese poblado venezolano. Otras 181, se han dispersado en diferentes lugares del corregimiento que aún no se han oficializado o decidieron buscar a sus familias.

Frente al anuncio del Gobierno de entregar la nacionalidad a los venezolanos, se mostró satisfecha. Para ella es importante que sus hijas la obtengan y puedan así, acceder a un colegio.

Uno de ellos es Juan de Dios Pérez, de 67 años, también vecino de Llano Jorge, quien retornó a Colombia con 8 familiares, todos campesinos de Ocaña.

A él y a sus parientes, hombres con prendas militares de la fuerza pública y encapuchados, les dijeron que se salieran de la vivienda porque “después no iban a responder por lo que les pasara. Después de nosotros vienen otros”,  relata.

Fue ahí, cuando antes del asomo de los primeros rayos del día, a eso de las 5 de la mañana del sábado, inició su éxodo. Una hora de caminata tardó su viaje para dejar atrás su casa, aunque aún en obra negra, era su único patrimonio.

“Cogimos la trocha y salimos al río. Madrugamos porque la ley, por ahí a las 7, ya está operando. Ni dejan pasar de allá para acá ni de aquí para allá”, añade Juan de Dios Pérez.

Son escasos los desplazados de Llano Jorge que lograron sacar sus pertenencias. La carrera que emprendieron para huir de las intimidaciones de las autoridades, no dio espacio para traer algo más que una escasa muda de ropa.

José del Carmen Blanco, presidente de la Junta de Acción Comunal de Juan Frío, coordina el albergue donde están ubicados los migrantes forzados de Llano Jorge.

En su cuaderno y con tinta negra, se lee un listado de 420 personas que él mismo empezó a anotar hace una semana cuando se encontró a orillas del río Táchira, el primer grupo de 60 nacionales, niños y adultos, que venían del otro lado de la frontera.

La Alcaldía de Villa del Rosario viene apoyando la alimentación de este grupo de expulsados. "Hemos tenido el apoyo de todos los entes, nadie puede decir lo contrario. Nosotros los colombianos nos destacamos por ser humanitarios y solidarios", dijo el líder comunal.

La cifra de nacionales que han llegado desde Venezuela en condición de deportados es de 1.097. Mientras tanto, el número de quienes han retornado por la intimidación que ha tocado las puertas de sus hogares vestidos con uniformes de la Guardia, con fusiles en mano, ya se cuenta por miles. En un último reporte oficial, se conoció que este grupo ya alcanza los 9.800.

En Cúcuta y Villa del Rosario fueron dispuestos 11 albergues.

CÚCUTA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.