Medellín: espejo en el que se mira la educación mexicana

Medellín: espejo en el que se mira la educación mexicana

David Calderón, director de organización que reformó la enseñanza de ese país, habló con EL TIEMPO.

notitle
30 de agosto 2015 , 03:54 p.m.

La educación es tal vez el factor común más invisible entre México y Colombia. Según David Calderón, integrante del Grupo Técnico de Asesores de la Iniciativa Global para la Educación y director de Mexicanos Primero, una iniciativa ciudadana que hizo del análisis y la investigación los motores para poner en marcha la reforma educativa de ese país, aunque no es tan claro, ambos países “compartimos tanto aspiraciones como realidades educativas”.

Para Calderón, quien fue instructor comunitario en zonas indígenas, asistente educativo en campos de refugiados y profesor de secundaria, en ambos países, la nación se creó desde la escuela, aspecto que hace significativamente distintos sus sistemas educativos de los del resto del mundo.

En esa medida, este experto, que visitó Medellín para participar con otros líderes en el Quinto Encuentro de Reduca, una red de organizaciones de la sociedad civil preocupadas por la educación, que pertenecen a 14 países latinoamericanos, si bien México y Colombia se pueden inspirar en Finlandia y en Singapur para educación, aprender entre ambos, tan similares desde sus raíces, hace que las soluciones a sus problemas sean más ajustadas.

Calderón, convencido de que pronto la educación será un patrimonio común de México y Colombia, se refirió a los lazos inevitables entre las escuelas de ambas naciones y sus capitales.

Colombia acordó un nuevo modelo para evaluar a los profesores a través de un video. ¿Qué sugiere desde la experiencia de México?

Nuestro modelo ha caído bien. Los consejeros de la evaluación son maestros y no los mismos líderes sindicales de siempre. Asimismo, se hizo consulta a los pueblos indígenas para que la evaluación tuviera en cuenta el contexto cuando hay un origen étnico diverso. Esos primeros trazos pueden ser interesantes para la discusión aquí.

Pese a que ya hay acuerdo en Colombia, hace tres meses hubo un rotundo rechazo a la evaluación por competencias. ¿Ustedes tuvieron que enfrentarlo?

Sí, y es posible que la discusión entre quienes apoyan o no la evaluación docente llegue a un punto muerto. Ambas partes se ofenden y hacen que una reconciliación sea mucho más larga. Pero a mi juicio eso ocurre cuando se omite que, a cambio de la evaluación, es necesario otorgar un mejor reconocimiento económico para los profesores y garantizarles que estarán aprendiendo algo útil, no las mismas doctrinas pedagógicas de siempre.

¿Entonces ya consolidaron la evaluación docente en México?

Sí, ya es una obligación constitucional, y por supuesto hay un sector que aún se opone. No obstante, hay una presión para que los docentes entiendan que el tema de la evaluación ya está en la reforma educativa y no hay marcha atrás.

En Colombia aún no se logra la reforma educativa que muchos sectores piden. ¿Qué recomienda?

Como primer paso es necesario un cambio cultural. México, con un sistema de 26 millones de alumnos solo en educación básica, se sentía orgulloso de su cobertura. Sin embargo, la academia empezó a decir: “Sí, están en la escuela, pero no están aprendiendo lo que deberían”. Y no solo eso, comprendimos que la escuela privada solo ha sido un refugio del privilegio, mas no una garantía de aprender.

¿Entonces qué garantiza la calidad?

Sin duda privatizar no es garantía de nada. Es cierto que parece mejor la escuela privada, porque sí hay papel en el baño y maestro en el salón, pero en muchas ocasiones el profesor no está propiciando nuevas experiencias de aprendizaje.

Ciudad de México y Medellín son de las ciudades más desiguales del Planeta. ¿Eso se refleja en la educación?

La inequidad es un error del pasado, y lo peor que hemos hecho en América Latina es no reconocerlo. En algún momento se vio natural que la escuela no fuera el proyecto de su comunidad sino el reflejo de sus carencias. Ahora es claro que mientras no se resuelva la desigualdad durante la trayectoria escolar, todo lo que venga después es solo para remediar.

¿La jornada única, por ejemplo, sirve para romper esas brechas del pasado?

Pues en México hemos tenido resultados mixtos. Somos muy conscientes de que las medias jornadas que teníamos no son suficientes para una formación adecuada, pero rechazamos que la jornada ampliada sea más de lo mismo. Por eso, recomendamos a Colombia que haya variedad en la oferta formativa, porque estar con el mismo profesor, tres horas más, aprendiendo lo mismo, es una pesadilla para cualquiera.

¿Cómo deberá ser entonces la implementación aquí?

Evitando el obstáculo de la corrupción. En México pasó que algunos gobernantes buscaron a sus proveedores favoritos para ese tiempo extra.

Justo aquí se comprobaron pésimas condiciones en la dotación de alimentos escolares ...
Este tema también fue un gran reto en México. Es que no hay manera de que de un día para otro una escuela, que de por sí ya es frágil, sea una cocina.

¿Y cómo lo resolvieron?

Con el gobierno del Distrito Federal convocamos a los grandes chefs de la ciudad. Les dijimos: esta va a ser su aportación pro bono a la educación, tú, que eres el genio de la cocina, créame menús nutritivos, fáciles de hacer, bien cocinados y con ingredientes al alcance de cualquier familia. Esas instrucciones las recibieron los proveedores y la cosa funciona muy bien.

¿Y qué tiene su país por aprender de Medellín?

Aunque tiene sus dificultades, la estrategia Buen Comienzo de Medellín nos parece inspiradora. Que todos se hagan cargo de la joven nación desde el día que está naciendo, es novedoso, necesario y replicable.

MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.