No todo lo que alegra es Viagra / Sexo con Esther

No todo lo que alegra es Viagra / Sexo con Esther

En cosas de cama, insisto, hay que llamar las cosas por su nombre y usarlas como toca.

30 de agosto 2015 , 12:08 a. m.

Viagra masculino, femenino, inyectable... Esta palabra, que es el nombre comercial del sildenafil (usado para manejar la disfunción eréctil), acabó convertida en un comodín del que todo el mundo echa mano para referirse a las drogas que actúan en la cama.

Hay quien incluso osa llamar ‘viagra casero’ a cuanto brebaje, preparado y ungüento se usa con la promesa de mejorar las erecciones masculinas o aumentar el deseo femenino.

Advierto que esto no debe quedarse solo en el plano anecdótico o curioso, porque persistir en esta clase de denominaciones le resta seriedad al asunto y puede inducir a sus usuarios a errores peligrosos.

O qué me dicen del caso, descrito esta semana en España, de un hombre joven que al ver mermado su rendimiento en el catre decidió “reforzar” el viagra en pastilla que ya se tomaba, con una inyección en el pene (¡Qué dolor!).

Pensó que eso equivalía a introducir en su cuerpo más de lo mismo, pero en forma directa. Grave error.

La inyección contenía elementos que, si bien son utilizados con ese fin, tienen indicaciones claras que reñían con las del apurado señor. El efecto fue terrible: un priapismo descomunal que ameritó manejo quirúrgico en un proceso de ‘destazamiento terapéutico’, justo en su más apreciado órgano.

La mezcla de papaverina, fentolamina y prostaglandina de la ampolleta tiene mecanismos de acción distintos a los del socorrido sildenafil de la pastilla azul. Pero eso lo ignoraba el infortunado usuario, como ignoran muchos que la flibanserina o píldora rosada (que muchos llaman ‘viagra’ femenino), actúa en el cerebro de las mujeres y no en el departamento inferior del cuerpo, como el viagra de los señores.

En cosas de cama, insisto, hay que llamar las cosas por su nombre y usarlas como toca. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.