La mancha de crudo todavía afecta al río Mira en Nariño

La mancha de crudo todavía afecta al río Mira en Nariño

Según líderes ambientales de Tumaco, los efectos del derrame perjudican cultivos, animales y agua.

notitle
29 de agosto 2015 , 05:01 p.m.

Contrario a lo que se piensa, después de dos meses la emergencia no termina para los habitantes de la zona rural de Tumaco, en la costa pacífica nariñense, tras el derrame de 410.000 galones de petróleo (unos 10.000 barriles), que brotaron a borbotones hasta alcanzar el río Mira y el océano.

La voladura de un tramo del oleducto Trasandino, a la altura de la vereda El Pinde, por parte de las Farc, todavía está presente entre los lugareños, que temen por su suerte. La mancha negra no desaparece de las corrientes del río Mira, principal fuente de abastecimiento y sigue afectando cultivos, animales, y lo más grave el consumo del vital líquido.

Pero no es solo la zona rural la que preocupa, pues el Mira también es la principal fuente de abastecimiento del acueducto que surte a los 80 mil habitantes de la cabecera de Tumaco.

Dora Vargas, del Comité de Contaminación de la Pastoral Social, dijo que se pudo constatar la situación en una visita a Terán, corregimiento Cabo Manglares, en la frontera marítima con el Ecuador.

“Nos encontramos con residuos de petróleo en los manglares y en los cultivos de totora, no los han limpiado”, dijo la líder y añadió que se observa salir el crudo cuando calienta el sol a medio día y empiezan a escurrir chorritos de petróleo por la arena.

Ante esa situación, aseguró la líder, se solicitará a Ecopetrol recoger la maleza en los manglares y las hojas muertas por el petróleo.

Hasta esa zona de la desembocadura del río Mira al océano Pacífico, a tres horas de Tumaco, en una embarcación fuera de borda llegó el Comité, conformado por integrantes del Consejo Comunitario Alto Mira y Frontera, Bajo Mira y Frontera, Río Caunapi, río Rosario y de los resguardos indígenas.

En el Bajo Mira los residuos del crudo también alarman a las comunidades. Luis Donald Rodríguez, dijo que “todos los días se puede ver la mancha, aunque no como en semanas anteriores”.

En las aguas que bañan las veredas El Guabal, Bocas de Guabal, Terán, Bocana Nueva, Bocas del Brazo, El Naranjo y El Brazo, la contaminación es posible ver el trazo negro. Todas esas localidades se encuentran a 40 minutos de Tumaco en lancha y a una en vehículo.

“Cuando vamos en nuestra lanchas vemos la mancha de crudo, no en las extensiones como cuando se produjo la emergencia, pero si es visible”, aseguró Rodríguez, quien indicó que Ecopetrol hizo lo que pudo porque sus trabajadores no pudieron llegar a algunas áreas con presencia de grupos armados ilegales.

En la zona del Bajo Mira habitan unas 2.000 familias que derivan su sustento de la pesca y la agricultura y que por la contaminación aunque leve del agua no la pueden consumir, “los árboles de cacao y los maderables están muriendo. Nos espera un presente muy difícil y un futuro muy oscuro”, reveló el líder.

Acciones por emergencia

Luego del peor desastre ambiental de los últimos diez años como lo catalogó el Gobierno Nacional a la contaminación del río Mira, la Armada Nacional con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos en Colombia emprendieron la construcción de 20 pozos para el abastecimiento de agua, con una inversión de 300 mil dólares.

Terán, Imbilí, La Vega, Boca Grande, Bajito, Vaquería, Tabacal, Río Rosario, Santa María, Bucheli, Dosquebradas, Chilví, El Tigre, San Luis Robles, Iscuandé, San Sebastián, San Juan Costa y los barrios Nuevo Milenio, Los Ángeles,La Ciudadela y Ecopetrol, serán las veredas que se beneficiarán con la iniciativa.

En estos sectores avanzan estudios con el fin de determinar la viabilidad de la construcción de los pozos. En la cabecera de Tumaco hubo alivio tras la exitosa prueba que permitió descubrir un pozo para suministro de agua dulce, que produce 55 litros por segundo.

Esta obra hace parte del plan de la empresa estatal tras el atentado al oleoducto Trasandino que dejó sin agua a Tumaco por 17 días.

El pozo, ubicado en el terreno de la planta de tratamiento de agua potable del municipio servirá como fuente alterna de abastecimiento.

Tras la emergencia provocada por la voladura al oleoducto Trasandino, la empresa emprendió varias acciones orientadas a mitigar el desastre ambiental.

Una de ellas fue la instalación de 22 puntos de control sobre el río Mira para contener y recolectar el crudo derramado. Igualmente, se recordó la participación de 438 personas, entre trabajadores directos de Ecopetrol y contratistas.

A esto se suma, que durante la emergencia Ecopetrol suministró agua a las comunidades de influencia de los ríos Caunapí, Mira y Rosario, ayudas que se sumaron a la solidaridad de los colombianos.

Pero para el profesor Gonzalo Andrade, del Instituto de Ciencias Naturales (ICN) de la Universidad Nacional, lo sucedido en Tumaco afectó totalmente el entorno ambiental y la biodiversidad que habita la zona no se recuperará en 15 años como ha manifestado el Gobierno nacional.

“No es posible porque las fuentes de agua contaminadas con hidrocarburos desaparecen completamente las especies en cualquier ecosistema acuático”, señaló el investigador al analizar esta problemática. 

MAURICIO DE LA ROSA

ESPECIAL PARA EL TIEMPO

PASTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.