Un Nuevo País: nuevas autopistas, multimodalismo y vocación de futuro

Un Nuevo País: nuevas autopistas, multimodalismo y vocación de futuro

Las inversiones del plan de infraestructura lo hacen el más ambicioso en la historia del país.

notitle
27 de agosto 2015 , 03:23 p.m.

Está claro: en nuestro país, algo extraordinario está pasando con la infraestructura de transporte. Algo que permitirá que tanto los empresarios como todos los colombianos tengan cada día más oportunidades de progreso y de realización. Colombia está en obra y en el Ministerio de Transporte nos sentimos orgullosos de liderar la nueva época del sector, una marcada por la competitividad y el rostro social, indispensables para un nuevo país.

Le estamos cumpliendo al país con la infraestructura que requiere. Hoy se cuenta con robustas inversiones como la de 4 billones de pesos para el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (PIPE) 2.0; la de 2,8 billones de pesos para vías terciarias y la de 2,24 billones de pesos que se ejecuta en 16 corredores viales. A esto se suman 2,5 billones de pesos para la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena y más de 50 billones de pesos en 19 Nuevas Autopistas de Cuarta Generación.

Estos proyectos, que se adelantan bajo el esquema de Asociación Público Privada (APP), constituyen una de las estrategias más importantes para el desarrollo de Colombia, como lo demuestra el reciente cierre financiero de tres proyectos de este tipo. Gracias a ellos en el país no solo se construirán y renovarán importantes vías, sino que se dinamizará la economía, a través del empleo, la conectividad y la competitividad, lo que se verá reflejado en el bienestar de las regiones y, por supuesto, de los colombianos.

Estas Nuevas Autopistas contemplan la intervención de más de 7.000 kilómetros de vías que conectan las principales ciudades, con los puertos y con las zonas de frontera. También la construcción de casi 1.400 kilómetros de dobles calzadas, 141 túneles y 1.300 viaductos, con las que se generarán reducciones del 20 por ciento en costos de operación y del 30 por ciento en tiempos de viaje, así como 400.000 empleos directos e indirectos.

Los impactos positivos de una inversión tan amplia y cuantiosa se sentirán fuertemente sobre la economía nacional. Tanto a mediano como a largo plazo, estas inversiones generarán encadenamientos productivos que irán más allá de la construcción, la operación y el mantenimiento de los mismos proyectos. Por ejemplo, proyectamos que después de 2016 las APP permitirán un crecimiento adicional del 1,5 por ciento del PIB nacional, y un aumento en el crecimiento potencial de la economía en 0,8 por ciento, hasta llegar al 5,3 por ciento.

Pero hay más efectos comprobados: de acuerdo con los resultados del Reporte Global de Competitividad 2014-2015, en Colombia mejoramos la calificación en el Índice de Competitividad, al pasar de 4,19 a 4,23, en una escala de 1 a 7. Esta mejoría se acompañó de un ascenso de tres lugares en el escalafón general: del puesto 69 pasamos al 66 entre 144 países.

Vamos en la dirección correcta y, para probarlo, basta con ver el valor estratégico de las concesiones en curso de la primera y la segunda ola.

Actualmente, 10 proyectos de las Nuevas Autopistas 4G de la primera ola de concesiones, que se construirán en un período de tres a cinco años, se encuentran en etapa de final de preconstrucción. Estos son: Pacífico 1 (Ancón Sur-Camilo C-Bolombolo); Pacífico 2 (Bolombolo-La Pintada); Pacífico 3 (La Pintada-La Felisa-Irra-La Manuela, Tres Puertas-La Virginia); Autopista Conexión Norte (Remedios-Caucasia) y Autopista Río Magdalena 2 (Remedios-Ruta del Sol); Girardot-Honda-Puerto Salgar; Perimetral de Oriente de Cundinamarca; Mulaló-Loboguerrero; Corredor Cartagena-Barranquilla y adición Ruta del Sol 2, tramo Aguaclara-Ocaña-Gamarra. En el caso particular del corredor Cartagena-Barranquilla, el próximo 30 de octubre, se dará inicio a los trabajos de construcción del viaducto Ciénaga-La Virgen.

Entre tanto, ocho de las nueve Autopistas de la Segunda Ola 4G, ya fueron adjudicadas, estas son: Puerta de Hierro-Palmar de Varela y Carreto-Cruz del Viso; Mar 1 (Túnel de Occidente-Santafé de Antioquia-Bolombolo; Santana-Mocoa-Neiva; Villavicencio-Yopal; Pasto-Rumichaca; Santander de Quilichao-Popayán; Bucaramanga-Barrancabermeja-Yondó y Transversal del Sisga). Solo queda por surtir este proceso, que se cumplirá en septiembre próximo, el proyecto, Mar 2: Cañas Gordas-Uramita-Mutatá-El Tigre-Necoclí.

Estas concesiones son valiosas pues constituyen, claramente, un motor para el desarrollo. Así lo demuestra el adelantado proyecto de la Ruta del Sol que conecta el centro del país con la Costa Caribe, integrando los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Santander, Norte de Santander, Cesar, Bolívar y Magdalena. Se trata de una inversión que sumando sus tramos totalizan 6,6 billones de pesos en sus más de 900 kilómetros, que actualmente se encuentra cerca de la mitad de su ejecución (45%) y que ya muestra sus efectos positivos sobre la Nación.

Dicha ruta, incluyendo la vía Bogotá–Villeta, reduce entre el 25 y el 40 por ciento el tiempo empleado actualmente entre la Capital del país y la Costa Atlántica, pasando de 20 a 14 horas, en transporte de carga, y de 14 a 11 horas, en vehículo particular. Las obras de estos corredores incluyen 31 variantes, 14 intersecciones y 2 intercambiadores, además de pasos a nivel, subterráneos, postes de telefonía SOS cada 3 kilómetros, puentes peatonales, retornos y áreas de servicio.

Además de generar alrededor de 20.000 empleos entre directos e indirectos en el corto plazo, el verdadero potencial de la Ruta del Sol está en sus efectos a mediano y largo plazo: comodidad, seguridad vial oportuna y adecuada prestación de servicios; todo con mantenimiento continuo con los mejores estándares de calidad y adecuada atención a los requerimientos de los usuarios. Y esto es solo un referente de lo que vendrá con todas las nuevas vías.

Así, queda claro, que el Nuevo País, con paz equidad y educación se construye también desde la infraestructura de transporte inteligente. En el Ministerio de Transporte estamos convencidos de que esta inversión en conectividad y competitividad seguirá rindiendo muchos frutos por muchos años, para bien de todos los colombianos.

NATALIA ABELLO VIVES
Ministra de Transporte

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.