No hay autoridad que ajuste los 'car audios' en Barranquilla

No hay autoridad que ajuste los 'car audios' en Barranquilla

Operativos de las autoridades no son suficientes para evitar la intranquilidad en varios sectores.

notitle
26 de agosto 2015 , 07:51 a.m.

Es común ver en el norte de Barranquilla exóticos vehículos modificados, con interesantes aerografías, grandes llantas y monstuosos sistemas de audio, los cuales activan las alarmas de otros carros y alteran la tranquilidad de los ciudadanos.

Lo que no es común ver es a la autoridad ejerciendo control sobre este fenómeno que cada vez toma más fuerza en la ciudad.

Martha Bolaños, una habitante del barrio Miramar, en el norte, explica que los fines de semana estos móviles del sonido pasan alterando la calma de su sector residencial. La molesta situación, que se registra generalmente entre las 9 de la noche y las 2 de la mañana tienen a la vecindad cansada.

“La Policía llega, pero como no están realizando un delito puntualmente, no pueden hacerles nada. Los carros si no pasan a baja velocidad, están parqueados, por ese lado no están cometiendo infracciones de tránsito. Y en lo que tiene que ver con la bulla (música a alta volumen), no hay nadie que los meta en cintura, así que ellos lo que hacen es bajar el volume rápidamente cuando ven a los policías”, anota.

Entre los sitios que más frecuentan estos vehículos, que por lo general andan en manadas de hasta 10 automóviles, están: Miramar, Villa Carolina, la calle 84 entre las carreras 43 y 51B; y algunas un poco más alejadas son: la carrera 8 entre la calle 30 y la 45, el parqueadero de la Catedral Metropolitana María Reina.

Se tiene información de que también se han visto grandes grupos de carros modificados en el municipio de Puerto Colombia, sobre todo por la zona del malecón.

Un universitario de 24 años, apasionado por el sonido en los carros y quien no quiso revelar su identidad por motivos de seguridad explica que un sistema de sonido más o menos fuerte (que se escuche perfectamente en una cuadra) podría costar unos 2,5 millones de pesos, y de ahí en adelante la meta la pone el dueño del carro, dependiendo lo que quiera en materia de sonido (poder y/o calidad).

“Yo tenía uno con 2 parlantes para bajos, 4 medios y 2 brillos. Además tenía una batería aparte y una planta tipo D. Con eso activado la gente mi calle sabía que yo había llegado. Por respeto siempre lo ponía a un volumen moderado”, explicó el universitario, quien perteneció a un grupo de carros modificados que salía a pasear y divertirse los fines de semana por las calles de Barranquilla.

El Departamento Técnico Administrativo del Medio Ambiente de Barranquilla (Damab) junto con la Secretaría de Movilidad y la Policía de Tránsito han realizado operativos en algunos puntos donde han conocido que se dan los encuentros de carros modificados, pero cuando llegan muchos están avisados de la inminencia de la autoridad y con tiempo bajan el volumen de sus monstruos del audio.

Los operativos para sorprender a los infractores del sonido móvil deben realizarse con el apoyo del Damab, para que tengan validez, según sugiere un residente en Miramar.

DANIEL ESCORCIA LUGO
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.