Los árboles del trópico revelan la historia del clima

Los árboles del trópico revelan la historia del clima

Los anillos que están en los troncos muestran los cambios de lluvias y sequías desde siglos atrás.

notitle
24 de agosto 2015 , 09:13 p.m.

Fue Leonardo da Vinci el primero en encontrar la relación de la lluvia con el ancho de los anillos de los árboles, esas bandas circulares que es posible ver en los troncos de muchas especies una vez se cortan.

El genio, que también hizo historia en la botánica, descubrió que en los años más lluviosos los pinos tenían anillos más anchos, y en los años más secos estos eran más delgados.

Sin percatarse, dio origen al principio de la dendroclimatología, el estudio de climas milenarios a través de los anillos de crecimiento de los árboles, los seres más longevos de la naturaleza.

Por siglos, la ciencia creyó que solo las especies de países con estaciones térmicas tenían estas características, lo que indicaría que la naturaleza no podría responder por el pasado y la tendencia futura del clima en territorios colombianos. Sin embargo, en los años 60, Jorge Ignacio del Valle, entonces estudiante de Ingeniería Forestal de la Universidad Nacional, sede Medellín, cuestionó el precepto y sugirió que en las regiones tropicales podía haber una excepción a la norma.

Para sus maestros, Del Valle deliraba. Parecía irrebatible que árboles distintos a los de países de los hemisferios Norte y Sur tuvieran anillos anuales.

No obstante, con poca bibliografía y algunos experimentos, Del Valle y un grupo de estudiantes demostraron que los anillos anuales aparecen en varias especies nativas del Trópico, pueden proporcionar información sobre el clima de hace más de dos siglos, dar señales del clima futuro y almacenar referencias de la actividad solar pasada, que explica en cierta medida los cambios climáticos.

Este equipo de la Universidad Nacional es el único que investiga al respecto en Colombia y ha llegado a la conclusión de que estos anillos no se forman por las estaciones, sino que podría haber un componente genético enorme que hace que se hereden.

Una vez los investigadores obtienen bloques de un tronco o retiran con maquinaria especializada cinco centímetros cúbicos de madera del interior de un árbol, sin necesidad de derribarlo, pueden observar la densidad y dimensión de los anillos anuales, cuyo grosor se ve afectado por condiciones ambientales, como la temperatura y las inundaciones.
De esta forma, si el anillo es más fino, puede decirse que hubo más inundaciones; de lo contrario, se habla de temporadas secas. Así es posible determinar la intensidad de lluvias y veranos durante cada año de vida del árbol, expresado en los anillos anuales.

Como los árboles son más longevos que los instrumentos modernos para medir el clima, los anillos permiten reconstruir condiciones climáticas de las que, al menos en Colombia, solo hay registro sólido desde 1970. Con la información pueden observarse y preverse los cambios meteorológicos dentro de ciertos márgenes de incertidumbre, aunque con más precisión tendencias futuras.

Por ejemplo, el investigador y su equipo obtuvieron datos sobre los últimos 150 años del río Atrato, cuando solo había análisis de 23 años. La información resultante servirá para conocer cómo será el clima en el centro del país, ya que la corriente superficial del Chocó lleva enormes cantidades de lluvia a esta zona.

Por otro lado, como algunos químicos pesados que están en la atmósfera se van almacenando en la madera de los árboles, también es posible estudiar la contaminación ambiental en las ciudades (año por año) y ver su evolución.

Antenas ambientales

Según Jorge Andrés Giraldo, uno de los investigadores que apoyan a Del Valle, hay evidencias de que el cambio climático no solo depende de la conformación de gases de efecto invernadero, sino de la energía del espacio.
Debido a ello, inspirado por su mentor, decidió investigar si los anillos de los árboles registran la actividad del Sol. Y así es. Las plantas tienen huellas de cambios de luminosidad y energía solar, ya que estas son sus fuentes primordiales de supervivencia.

Giraldo analizó los anillos anuales de dos especies: el abarco de los alrededores de Riosucio, en Chocó, y la albizia de la ribera del río Porce, que es la extensión del río Medellín hacia el norte del valle de Aburrá.

De acuerdo con la exploración, el grosor de los anillos anuales confirmó cómo los rayos cósmicos que logran ingresar a la atmósfera terrestre inducen la formación de nubes y, a su vez, la nubosidad se traduce en mayores o menores niveles de precipitaciones y en un mayor crecimiento de los árboles.

Giraldo concluyó que en el cambio climático, que él mismo ha podido descifrar mediante los cambios en el grosor de los anillos de los árboles, no solo influye el hombre, sino la actividad solar, que fluctúa y puede modificar los extremos del clima a largo plazo.

“Un árbol es como un buen historiador. Ha vivido y conocido todos los procesos que ocurren año tras año, registra y puede contar lo que sucedió”, concluye Giraldo.

MARIANA ESCOBAR ROLDÁN
Corresponsal de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.