Al día se roban por lo menos 30 medidores de agua en Bogotá

Al día se roban por lo menos 30 medidores de agua en Bogotá

En el primer semestre se robaron 5.379. En el 2010 fueron más de 20.000 en todo el año.

24 de agosto 2015 , 08:20 p.m.

Cada vez que hurtan un medidor de agua, los vecinos se enteran por el desperdicio en la calle. Alguien avisa. Y el afectado pregunta: ¿y a qué hora lo hicieron?

Nadie escuchó nada, nadie vio nada. Ni el propio vigilante de la cuadra da razón alguna.

Los delincuentes no dan tregua y aunque en los últimos años la tendencia ha sido a la baja, entre 2012 y 2015 se llevaron cerca de 36 mil aparatos.

Solo en lo corrido de 2015 –a corte de junio 30–, la cifra oficial asciende a 5.379, es decir que el promedio diario es cercano a los 30 registros hurtados. El pico más alto fue en el 2010: se robaron 20.192.

Según el reporte actual entregado por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado (EAB), en los últimos seis meses las zonas más afectadas por la delincuencia son el occidente y el centro de la ciudad.

Este año, los barrios más golpeados por los delincuentes y donde los ciudadanos han solicitado cambio por hurto son los georreferenciados de la zona 3, que corresponde al centro de la ciudad, entre ellos Marsella, Tejar, Alquería, Alcalá, La Candelaria, entre otros.

De igual manera, la zona 5, de Bosa, Kennedy y Soacha, y en concreto los barrios Tierra Buena, Kennedy Central y el Paraíso, ha sido atacada por estos delincuentes que se mueven por diferentes sectores de la capital.
Los ladrones utilizan las horas de la noche y la madrugada para arrancar estos elementos. Lo más grave es que los medidores los tiene que pagar de su bolsillo el cliente suscriptor.

Cada medidor tiene un costo que se le factura al usuario. “Según la Resolución sobre ‘costos de conexión’ N.° 0188 del 1 de abril de 2015, el valor cobrado a los usuarios residenciales por el suministro de medidor de 1/2 pulgada es de 127.770 pesos, valor que incluye IVA, verificación metrológica e instalación”, afirma la Empresa.
La obligación de los usuarios es instalar, mantener y reparar estos instrumentos que permiten establecer el consumo de agua potable que suministra la EAB.

“De acuerdo con el artículo 144, del capítulo IV de la Ley 142 de Servicios Públicos, la EAB le cobra al usuario el valor del medidor y la empresa asume los costos de la instalación”, señala la empresa.

Todo parece indicar que los sujetos primero analizan la zona: ubican las cámaras de seguridad y determinan hacia qué lado están enfocadas, y luego, en horas de la noche o cuando llueve, estacionan un vehículo y en cuestión de segundos arrancan el aparato.

¿Qué medidores roban?

La EAB advierte que la mayor cantidad de solicitudes se da cuando en los predios hay medidores antiguos, es decir aquellos que tienen carcasa o esqueleto de metal del tamaño de media pulgada. Lo más preocupante es que el 95 por ciento de la ciudad tiene este tipo de medidores.

Cuando un medidor es hurtado, el propietario o las personas que habitan el predio deben comunicarse de inmediato con la Acualínea 116 y reportar al 123 la situación.

Es importante señalar que la EAB recomienda hacer este procedimiento lo más pronto posible para que la orden de reposición del aparato sea realizada en las próximas 24 horas siguientes a la solicitud.

Prevención y vigilancia

Ante el continuo hurto de elementos de medición de servicios, los cuales están en espacio público pero son de propiedad privada, las autoridades recomiendan disponer de una cámara que vigile hacia la calle, instalar sistemas de iluminación con sensores de movimiento, tener contacto con todos los vecinos del barrio y, en especial, armar un grupo de seguridad por WhatsApp para informar cualquier movimiento sospechoso.

Así mismo, en los conjuntos y edificios residenciales, informarles a los vigilantes que tengan permanente contacto con sus compañeros de la cuadra, comunicación permanente con el cuadrante de la zona y reportar cualquier movimiento o situación extraña.

‘No han puesto el medidor’

La administradora de varios edificios ubicados en el norte de la ciudad María Cristina Sánchez afirmó a EL TIEMPO que a la fecha no ha sido instalado el totalizador que desde el pasado 25 de abril fue hurtado en uno de los predios que están bajo su responsabilidad.

Los hechos se registraron, al parecer, la madrugada de ese sábado, entre la 1:00 a. m. y las 2:00 a. m.
Presuntamente, tres sujetos que trabajan de manera articulada arrancaron el instrumento de medición sin hacer el mínimo ruido o levantar sospecha.

“De inmediato se puso la queja en la Acualínea y me entregaron un número de radicado”, dijo la administradora.
Una semana después le informaron que no había totalizadores debido al alto índice de hurtos.
A la fecha, según informó la usuaria, el aparato de medición no ha sido instalado.
El totalizador no afecta en nada el suministro del servicio a los ciudadanos, pero es utilizado por la empresa como indicador de consumo.

Sin embargo, la instalación del mismo vale entre 150 mil y 200 mil pesos, y el aparato otros 955 mil pesos, costo que deben asumir todos los propietarios de los apartamentos.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.