La modernización que evalúan los candidatos a Alcaldía de Medellín

La modernización que evalúan los candidatos a Alcaldía de Medellín

Alcaldía de Medellín dice que nuevos cargos mejoraron su eficiencia, mientras aspirantes se dividen.

notitle
24 de agosto 2015 , 07:16 p. m.

El proyecto de modernizar de la estructura administrativa de la Alcaldía de Medellín fue una de las banderas de Aníbal Gaviria.

En dos fases, una en 2012 y otra en 2015, creó la nueva figura de vicealcaldía (existen seis en total) y con la declaración del Conglomerado Público (para la cual solicitó al Concejo que lo otorgara facultades especiales durante cuatro meses) reacomodó el organigrama de su gobierno con el fin de cumplir las expectativas de un nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

Con este fin, la Secretaría de Calidad y Servicio se transformó en la Secretaría de Gestión Humana y Servicio a la Ciudadanía, mientras la Secretaría de Servicios Administrativos se convirtió en la Secretaría de Suministros y Servicios.

Según el mismo alcalde, durante una presentación que hizo de su plan de modernización en un escenario de Medellín Cómo Vamos, varias han sido las ventajas. Dijo que, con los ajustes que realizó, la estructura del municipio pasó de 86 a 85 dependencias de nivel directivo, al tiempo que se evitó la desvinculación de servidores públicos de carrera administrativa.

Por otra parte, dijo el mandatario, no hubo incremento en el valor de la nómina, alcanzaron economías de escala en las compras con ahorros entre 70.000 y 100. 000 millones de pesos por año y las secretarías pudieron concentrarse en sus labores propias y no en contratación.

De acuerdo con Gaviria, fue consecuencia de la modernización el hecho de que Medellín recibiera el puntaje más alto otorgado por el Departamento Nacional de Planeación (DNP) en evaluación de desempeño, que fue de 92,45 en el 2013.

Según le dijo a EL TIEMPO Santiago Arroyave, experto en política de la Universidad Nacional, la Alcaldía sustenta que el fin de las vicealcaldías es generar un punto intermedio entre los secretarios y el alcalde, para que haya una planeación eficiente.

Sin embargo, para él es posible que quienes afirman que esa figura es innecesaria tengan algo de razón. “Cuando uno mira el rol específico del vicealcalde no tiene un organigrama, un presupuesto ni programas. Esta figura es para reuniones y para lo operativo, pero en lo técnico, no tiene dientes para funcionar”, dijo, y agregó que la comunicación de algunos entes con el alcalde podría disminuir en medio de tantas divisiones.

No obstante, Arroyave aseguró otros son los puntos por analizar. Por ejemplo, algunas secretarías que estaban muy débiles, al tener un vicealcalde, pueden tener más capacidad de gestión.

Más allá de las críticas a la reorganización, la posición de Gonzalo Álvarez Henao, presidente del Comité Cívico Medellín, es radical. El llamado Acuerdo 300, por el que se le concedieron facultades especiales a Aníbal Gaviria “fue resultado de una decisión arbitraria e improvisada del Concejo de Medellín”, dijo.

Para Álvarez, este órgano tuvo gran responsabilidad en que le se le dieran facultades al alcalde para modificar la administración pública “a espaldas de la ciudadanía y sin estudios demostrativos suficientes”.

Por ello, aseguró, el Movimiento Cívico esperará la postura del nuevo alcalde de Medellín frente a la llamada modernización y, si hay continuidad en la propuesta de Gaviria, demandarán el decreto.

Al respecto, Alejandra Vanegas Valencia, quien coordinó el proceso de ajuste a la modernización, y recientemente fue designada como secretaria de Gestión del Talento Humano y Servicio a la Ciudadanía, dijo que el sector público tiene que salir del paradigma de ser sector arcaico y poco innovador. “La única forma para que una administración se mantenga en el tiempo es adaptándose a los nuevos entornos”, afirmó. Pese a que hay críticas, agregó, las vicealcaldías son figuras potentes que permiten optimizar las interacciones entre dependencias y ciudadanía.

Austeridad y recortes

Juan Carlos Vélez

En la propuesta política de Juan Carlos Vélez, candidato a la Alcaldía por el Centro Democrático, está claro que no habrá nombramientos de vicealcaldes. De hecho, dice, es preocupante que un municipio como Medellín asigne el 30 por ciento de su presupuesto para gastos generales, como argumenta que ocurre ahora. Por eso, resalta, de ser elegido, aplicará el término austeridad en su administración. “Para eso necesitamos ajustar los requerimientos de la administración para ser eficaces en nuestro accionar”.

Sí a modernización

 

Eugenio Prieto

Eugenio Prieto, candidato a la Alcaldía por el Partido Liberal, dice que la reforma administrativa apenas se está gestionando, razón por la cual aún tiene tiempo de evaluar y calificar si continuará con la propuesta de modernización del actual mandatario, Aníbal Gaviria. No obstante, opina que se trata de una estrategia válida, que va fortaleciendo la institucionalidad y permite llegar a altos estándares de transparencia. Prieto expone la validez del proyecto para sacar adelante el Plan de Ordenamiento Territorial.

Menos altos cargos

Héctor Manuel Hoyos

El candidato por el Polo Democrático Alternativo, Héctor Manuel Hoyos, cuestiona la reestructuración administrativa por cuanto considera que la creación de nuevos cargos directivos genera una burocracia que no se requiere. La medida, dice, hace que la relación entre el primer mandatario y los ciudadanos sea cada vez más distante y se llene de obstáculos para el diálogo.
Por eso, plantea la posibilidad de suprimir el número de cargos de alto nivel y disminuir los contratos por prestación de servicios.

Familia: el centro

Gabriel Jaime Rico

Gabriel Jaime Rico, quien aspira a la Alcaldía por el colectivo ciudadano Juntos por Medellín, dice que de ser elegido continuará con las vicealcaldías, pero centradas en el desarrollo de la familia, del joven y del adulto mayor, más que en infraestructura y seguridad. Para Rico, trabajar con proyectos como la reorganización física del municipio es importante para mejorar la funcionalidad y operatividad de la prestación de servicios administrativos. Frente a temas como el manejo de los órganos de ejecución, dice que las herramientas varían de acuerdo a las tareas del líder.

Eligirá funcionarios por mérito y discusión pública

 

Federico Gutiérrez

Cree que la actual administración le dio más importancia a las nuevas cuotas burocráticas que a los verdaderos temas de ciudad. Incluso, opina que el modelo de las vicealcaldías alejó al alcalde de la realidad de la ciudad. "Yo por ligero de equipaje, nosotros vamos a nombrar a nuestros funcionarios por mérito", continúa Gutiérrez, y añade que en su gobierno suprimirá las seis vicealcaldías vigentes y evitaría incurrir en gastos económicos innecesarios. Al candidato le preocupa que la creación de cargos no tuvo discusión pública.

Gobierno en barrios

Alonso Salazar

Alonso Salazar, candidato por el Partido Verde y por la ASI, opina que desde luego la eficiencia y el control de gastos importa, pero la ciudad no siente a las vicealcaldías y a los nuevos cargos como una mejora en la administración, sino como una burocratización. Su propuesta entonces es que los nuevos cargos se asuman en los barrios. Por eso, ha pensado en que las seis vicealcaldías existentes se transformen en cuatro, por cada una de las zonas de la ciudad: norte, sur, Centro y corregimientos.

MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.