Fiscal propone constituyente limitada con las Farc

Fiscal propone constituyente limitada con las Farc

Montealegre dice que 'sería más ágil que el 'congresito', aunque no se podría este año.

notitle
23 de agosto 2015 , 09:36 p.m.

El fiscal general, Eduardo Montealegre, aseguró en entrevista con EL TIEMPO que la creación de una asamblea constituyente es el mecanismo más ágil para implementar los acuerdos de paz. Afirma, sin embargo, que esa propuesta ya no alcanzaría a darse este año.

Para implementar los acuerdos de paz, ¿cómo ve la idea de un ‘congresito’?

Una alta comisión legislativa, como yo prefiero llamarla, me parece una iniciativa audaz y que va en la dirección correcta. Los acuerdos a los que lleguen las Farc y el Gobierno no cobran por sí solos poder normativo, sino que, para que sean vinculantes, deben ser implementados con reformas constitucionales. Sin embargo, estamos ante una coyuntura política en la que los procesos ordinarios de creación de normas son dispendiosos y rígidos. Por eso es legítimo un mecanismo más ágil, como una comisión legislativa especial, adscrita al Congreso. En cualquier caso, si le soy sincero, en mi opinión es más coherente que el Congreso faculte al Presidente para que sea el Gobierno quien realice los desarrollos legislativos. Además, insisto en que las grandes transformaciones que debemos hacer tras firmar los acuerdos es mejor realizarlas a través de una asamblea nacional constituyente limitada.

¿Cuál de esas tres alternativas es la más ágil?

Para la constituyente se requiere de una ley ordinaria que se podría aprobar en sesiones conjuntas y cuya discusión podría tardar un mes. Luego habría que consultar a los colombianos y, en todo caso, esa asamblea no afectaría el funcionamiento del Congreso. Sin descalificar las otras dos opciones, la asamblea constituyente es una vía más amplia y expedita para realizar las modificaciones que el país tendría que hacer para la paz.

¿Alguna de esas alternativas se podría dar este año?

No. Las facultades para el Presidente de la República y la creación de la alta comisión legislativa necesariamente deben surgir de una reforma constitucional que tendría que enfrentar ocho debates en el Congreso. En el caso de la constituyente, aunque fuera aprobada este año, ya se perdió la oportunidad de citar para que coincidiera con las elecciones de octubre.

¿Darle facultades legislativas al Presidente no es un cheque en blanco?

No, para nada. El Presidente podría tomar decisiones relacionadas solo con la justicia transicional y sus aspectos legales.

¿Cómo se tendría que elegir un ‘congresito’?

Su elección y composición tendrá que ser determinada por el Congreso. Es claro que tal cuerpo legislativo debe contar con la participación de la oposición, a quien se le deben dar amplias garantías.

¿Cómo sería la participación de la guerrilla?

Las Farc han sostenido que una de las razones para mantener su lucha es la falta de oportunidades políticas. Por esto, en un contexto de paz negociada, mal podríamos impedir su participación política en el debate y la construcción de las herramientas que necesita el Estado para lograr una paz estable y duradera. Lastimosamente, algunos sectores políticos han satanizado esta idea, cuando en la mayoría de procesos de paz del mundo se ha dado la oportunidad para que las partes se sienten y adecúen el ordenamiento jurídico a los retos que exige la paz.

¿Qué alcance podrían tener esas decisiones?

Por ejemplo, el famoso ‘congresito’ llevado a cabo entre el 15 de julio y el 18 de noviembre de 1991 tuvo como principal función regular de forma ágil gran parte de los mandatos de la nueva Constitución. La comisión especializada del Congreso que hoy propone el Gobierno tendría la competencia especialmente delimitada de convertir en normas vinculantes los acuerdos de La Habana. Esto ya ha ocurrido en otros países como Sudáfrica, donde la Convención para una Sudáfrica Democrática construyó normas jurídicas vitales para la transición hacia la consolidación de la paz.

El Procurador dice que esa propuesta desconoce el Marco Jurídico para la Paz...

El Procurador está en mora de pensar en clave de paz. No comparto el hecho de que se invoquen por conveniencia los derechos fundamentales de las víctimas para fundamentar ciertos argumentos, cuando en otros temas el mismo doctor Ordóñez se ha mostrado resistente a la ponderación de los derechos. Incluso ha atentado contra los mismos. Mire, por ejemplo, lo poco que le importa que los jóvenes sean discriminados en los colegios por su orientación sexual. El Procurador debe ser coherente y aplicar el mismo rasero, incluso en aquellos temas que no van acorde con sus convicciones religiosas.

¿Esos acuerdos tendrían que ser refrendados?

Una cosa es la necesidad de refrendar los acuerdos de paz con los colombianos para que expresen si los aprueban o no, y otra muy distinta es pedirles que ratifiquen cada uno de los mecanismos para implementarlos. He sostenido que no es necesario refrendarlos con la ciudadanía. No obstante, esta es una decisión del Ejecutivo.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.