Plantean fuerte apretón a las entidades sin ánimo de lucro

Plantean fuerte apretón a las entidades sin ánimo de lucro

Comisión de Expertos Tributarios recomienda controlar a aquellas que se han vuelto foco de evasión.

notitle
23 de agosto 2015 , 07:30 p.m.

Dos son los flancos que deberá atacar el país, según el nuevo informe que presentará mañana al Gobierno el equipo de expertos tributarios convocado para proponer las reformas que requiera Colombia en materia de impuestos.

Estos son la transformación de las entidades sin ánimo de lucro (Esal) y fuertes medidas para el control a la evasión. Los dos temas, de ser acogidos por el Ministerio de Hacienda, se llevarán este año al Congreso a través de un proyecto de ley.

Las medidas recomendadas por los expertos incluyen desde la creación de un comité encargado de estudiar las Esal, a fin de calificarlas y decidir si merecen o no la exención tributaria, hasta la atribución de responsabilidades penales a los representantes legales de las entidades, cuando se les comprueben comportamientos fraudulentos en su actividad.

Cabe destacar que dicho comité evaluativo existió ya en el país y en él tenía participación el Ministerio de Hacienda.

La reforma de las Esal apuntaría así a tres objetivos: primero, recaudar recursos que ahora más que nunca necesita el país, luego de que la renta petrolera cayera estrepitosamente.

Esto se lograría, en parte, por la vía de cerrarle puertas a la evasión de los que se aprovechan de un régimen especial con exenciones, sin estar prestando un servicio altruista, de interés general y libre de fines lucrativos.

De paso, se pretende generar equidad, porque la reorganización del régimen especial que aplica a las Esal pondrá un filtro en ese universo en el que hay más ‘colados’ que entidades con derecho a un tratamiento impositivo especial.

El exdirector de la Dian Juan Ricardo Ortega estimaba que solo unas 10.000, a lo sumo, de un universo de 100.000 de estas entidades, estarían entre las buenas. Es decir, solo el 10 por ciento.

En tercer lugar, las recomendaciones de los expertos conducen a que la Dian ejerza un mejor control y tenga más capacidades para poder ser drástica.

En otras palabras, si las Esal no cumplen ciertas reglas se van para el régimen general a aportar impuestos de igual a igual con las empresas lucrativas.

La comisión de expertos tributarios parte de la idea de que Esal “es una entidad que se origina en la iniciativa privada y tiene por finalidad el desarrollo de una labor altruista que contribuye al interés general”. “La actividad se desarrolla sin ánimo de lucro por las personas que la conforman o por quien la funda, según su naturaleza”, señala el informe.

Por consiguiente, la esencia de dichas entidades es que no repartan utilidades.

No obstante, el país ha conocido casos escandalosos de entidades de salud y educación (Universidad San Martín) que hicieron fiestas con las inversiones, distintas a las de su objeto social, aprovechando su condición de entidad sin ánimo de lucro.

Sin embargo, han reiterado los comisionados, hay muchas también que hacen su labor correctamente. En el campo de la educación, por ejemplo, aunque se observan altos cobros por matrículas, retribuyen esos recursos a su mismo fin, a través de calidad profesional en los docentes, investigaciones claves para el país, adquisición de alta tecnología, entre otros beneficios que aportan a la sociedad.

A vigilarlas

En consecuencia, la principal conclusión del informe de la Comisión de expertos tributarios es que “el sistema tributario especial de las Esal hay que mantenerlo”, siempre y cuando el Estado, a través de sus instituciones de vigilancia, pueda sacar las garras para controlar los abusos.

Tal tarea suena engorrosa para la autoridad tributaria, teniendo en cuenta que se trata de un universo mayúsculo y complejo. Según las normas, desde el punto de vista tributario, una parte de las Esal entran dentro de un régimen especial al que pertenecen cooperativas, asociaciones, uniones, ligas y gremios. Deben presentar declaración de renta, pero, entre otros beneficios, están excluidas de la renta presuntiva, no están obligadas a calcular retención en la fuente y pueden deducir los egresos, incluidas las inversiones hechas.

Otra parte de las Esal son no contribuyentes de impuestos, pero están obligadas a declarar. En este segmento se inscriben los partidos políticos, organizaciones como alcohólicos anónimos y congregaciones religiosas, entre otras.

El último grupo de Esal con tratamiento tributario distinto al de las empresas lucrativas son entidades no contribuyentes que ni siquiera tienen la obligación de declarar sus rentas. Aquí entran personas jurídicas que realizan actividades de salud, fondos de pensiones, fondos parafiscales y similares.

Desde la perspectiva del exdirector de la Dian Horacio Ayala, “un comité de calificación de las Esal puede ser útil, en la medida en que condicione el tratamiento especial a un examen que demuestre el cumplimiento de los objetivos que aparecen en su objeto social”.

En esa medida, agrega Ayala, “creo que sería preferible exigirles tal cumplimiento antes de otorgarles la personería jurídica”.

Estas y otras alternativas tendrán que ser analizadas a la hora de construir el proyecto de ley para reformar el tan cuestionado esquema sin ánimo de lucro.

Un sector que moviliza billones de pesos

Se estima que las 100.000 entidades que gozan de tratamiento especial, por ser planteadas como sin ánimo de lucro, pesan el 15 % del producto interno bruto (PIB) y, en un año como el 2012, de pujanza, tuvieron ingresos netos de 129,6 billones de pesos.

El bajo nivel de supervisión del que se ha llamado ‘el tercer sector’ (no pertenece ni al público ni al privado lucrativo) se explica porque nunca se desarrollaron mecanismos eficientes para ello. Además, según la Comisión, el control no es fácil de implementar “debido al elevado número de entidades altamente heterogéneas que componen este conjunto”.

MARTHA MORALES MANCHEGO
Redacción Economía y Negocios
En Twitter: marthamoralesm

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.