Claudia López y Angélica Lozano hablan del fallo del Consejo de Estado

Claudia López y Angélica Lozano hablan del fallo del Consejo de Estado

La decisión las mantuvo en sus cargos debido a que no se demostró cohabitabilidad de la pareja.

notitle
22 de agosto 2015 , 07:51 p.m.

Durante un año, las congresistas Angélica Lozano y Claudia López enfrentaron una demanda a su investidura del pastor Víctor Velásquez, quien argumentó que ellas tenían una unión marital de hecho y que las dos habían aspirado al Congreso por el mismo el partido en la misma elección, lo que les generaría la inhabilidad. El miércoles, y por unanimidad, el Consejo de Estado falló a favor de las legisladoras porque se no se probó la cohabitabilidad.

‘Fue un año muy difícil’: Lozano

¿Son comunes este tipo de demandas?

La discriminación y la homofobia no descansan. Atacan en el colegio, en el hogar, en el conjunto residencial, en el trabajo. Este último es el escenario de mayor discriminación, al igual que la escuela. A la gente homosexual en Colombia le toca todo el tiempo recibir ataques infundados por su orientación.

Usted definió esto como el ‘triunfo del amor’. ¿Cómo vivieron este proceso?

Fue muy difícil como pareja y como persona. Yo he hecho una carrera cívica profesional, y que de repente se me metan al rancho no es chévere, no es cómodo. Como pareja, fue difícil. Este año pasamos por todas las etapas, por las felices y por las duras y las maduras. No tenemos nada que ocultar, nadie descubrió nada. Son gajes del oficio público.

¿Qué dijeron sus familias?

Ha sido bonito. Las familias de ambas han sido absolutamente solidarias y pendientes y en ambas nos quieren y respetan.

¿Cómo es trabajar como pareja en el Congreso?

Entre Claudia y yo hay una alta afinidad política desde siempre, por eso nos conocimos. Yo fui al lanzamiento de uno de sus libros en el 2007 y, para sorpresa mía, cuando me lo firmó yo le iba a decir mi nombre, y ella dijo: “para mi alcaldesa favorita”. Yo cumplía esa función en Chapinero y no sabía que me identificaba. Tenemos un vínculo, admiración y respeto.

¿Hay más congresistas gays?

Hace varios años fui al Congreso como activista y hubo un senador que sabemos que es gay y le entregué un papel. Él se timbró, no cogió la hoja y se asustó, pensaba que si lo veían con nosotros iba a quedar en evidencia. Aún es congresista y lo veo como colega. Hay personas a las que les puede dar pena y votan en contra. Hay congresistas homosexuales que han votado en contra de los derechos de la comunidad.

¿Qué pasa con este tema en el Congreso?

En el Congreso hay un bloqueo institucional. En 16 años han cursado 18 proyectos de ley y más de la mitad se han hundido sin siquiera ser debatidos. Estas iniciativas han salido de nueve partidos políticos distintos, esto no es solo de la izquierda. El Congreso prefiere no rendir ponencias, no agendar y no discutir, para impedir que en el Legislativo fluyan estos proyectos. No podemos taparnos los ojos.

‘Es una victoria para todos los discriminados’

¿Este fallo es una victoria para la comunidad LGBTI?

Sí, porque no tenía ningún fundamento legal serio, se basaba en el odio de un pastor homofóbico que ha defendido su supuesto derecho a discriminar, y lo trató de defender una vez más abusando del derecho y disfrazando sus argumentos discriminatorios. Esta es una victoria para todos los que son discriminados.

¿Se ha sentido discriminada en el Congreso?

Obvio. Qué tal cuando me he tenido que aguantar los debates de la senadora Viviane Morales diciendo que existe el derecho a discriminar y que nos deben hacer estudios científicos para ver si podemos ser ciudadanos. Uno escucha muchas sandeces en el Congreso, pero son unos pocos. La verdad es que el nivel de bajeza de algunos es brutal, pero eso es nada comparado con lo que en realidad y en la vida cotidiana les ocurre a muchos ciudadanos en distintos escenarios.

¿Cree que sus opositores han utilizado su condición sexual como ataque?

Claro, eso era lo que quería este pastor: usar mi condición personal creyendo que me iba a autocensurar, a avergonzar, y que no me iba a defender. No tengo nada de qué avergonzarme y por ello me defendí públicamente. Desafortunadamente, hay quienes abusan del derecho para disfrazar su discriminación.

¿Cómo se vive una relación con tantos ojos encima?

Con mucha paciencia, como cualquier relación, con apoyo, con mucho amor, con mucha solidaridad, superando los momentos difíciles.

Pareciera que todas las leyes en el país siguen teniendo como base una filosofía religiosa. ¿Es así?

Sí, desafortunadamente hay muchos escenarios abusivos, como del procurador Ordóñez, quien aprovecha su posición institucional para defender su discriminación religiosa personal. Es un abuso de poder que viola los derechos de muchos ciudadanos y ciudadanas en Colombia y es una batalla que hay que seguir dando.

¿Cuál es el miedo del Congreso de avanzar en este tema?

Falta liderazgo y decisión de las mayorías, que yo estoy segura de que son respetuosas de la igualdad, pero no está en los temas principales del Legislativo.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.