Las piezas que no encajan en la muerte de niño con cloroformo

Las piezas que no encajan en la muerte de niño con cloroformo

Se habla de dos sustancias más en su organismo. Estudiantes se drogaron en plena clase.

notitle
22 de agosto 2015 , 06:20 p. m.

Doce días después de la muerte del estudiante Santiago Isaac Sánchez Betancur, del colegio Marco Fidel Suárez, todavía hay una estela de dudas sobre lo que realmente pasó.

El primer elemento que llama la atención del proceso que avanza en la Fiscalía es que el menor, de 14 años, haya fallecido producto de una intoxicación con cloroformo, según el dictamen de Medicina Legal.

“Es una sustancia que es depresora del sistema nervioso central (...) no presentaba ningún trauma físico, solamente niveles altos de cloroformo”, puntualizó el director del instituto forense, Carlos Valdés, el martes de esta semana.

Lo más curioso es que el compuesto que inhaló Santiago era utilizado años atrás como analgésico –incluso delincuentes lo han usado para adormecer a sus víctimas y así cometer robos– y en la actualidad es prácticamente imposible de conseguir en tiendas, farmacias o establecimientos donde se comercializa exclusivamente con químicos.

De ahí surgen los interrogantes de qué era lo que buscaba y cómo logró adquirirlo.

Sobre lo primero, no hay respuesta. Las versiones iniciales apuntaban a que Santiago había consumido polvo de extintor, pegante, marihuana y Chin Chin, –un aguardiente que salió del mercado legal hace al menos cuatro años–, y en ningún momento se habló de cloroformo.

Pese a que este medio consultó al instituto forense para conocer más detalles, este se abstuvo de entregarlos, pues explicaron que la información ya había quedado en manos de la entidad judicial. Hay total hermetismo.

Por su parte, allegados a la familia del pequeño dijeron que el resultado de la necropsia no les ha sido entregado oficialmente, lo que sumado a su estado anímico les impide referirse al progreso del caso.

Sobre lo segundo –la dificultad para conseguir el químico–, EL TIEMPO estableció, luego de preguntar en varios almacenes, que solo lo tiene a la venta uno de cada cinco establecimientos consultados donde podría conseguirse. Además, la cantidad mínima es de 2,5 litros, por un valor que rodea los 150.000 pesos.

En resumen, su origen y la forma como se usó todavía son un enigma.

La segunda pieza que genera dudas sobre su muerte es si usaron o no polvo de extintor para que se drogaran Santiago y 21 de sus compañeros de sexto grado, que el día de la emergencia también resultaron con signos de intoxicación.

En su momento, el secretario de Salud, Mauricio Bustamante, explicó: “La información preliminar indica que se trata de una mezcla de polvo de extintor mezclado con algún pegante y otras sustancias”. Y Valdés precisó que, además del cloroformo en el cuerpo de Santiago, había otras sustancias, las cuales aún se desconocen.

Entonces, ¿se usó o no polvo seco como alucinógeno?

Si bien personas que han dicho ser estudiantes de la institución han insistido, a través de diferentes medios de comunicación, que en el colegio sí es frecuente que se droguen con ese compuesto químico, no hay información científica que lo respalde, como ocurre en el caso del dick, que es una droga relativamente nueva entre los jóvenes, pero de la cual ya hay literatura.

Este diario logró contactar a uno de los estudiantes del colegio que presenció todo el incidente, que finalmente terminó con la vida de Santiago, y contó cómo en el aula de clases se vivieron minutos de angustia (Lea: Los últimos minutos de angustia).

“Hay dos estudiantes que venden la sustancia revuelta (...) Santiago empezó a inhalar, se paró y dijo que no podía respirar; 10 minutos después, se levantó nuevamente de la silla, pero se desmayó”, contó el niño.

Una tercera pieza que tampoco encaja es que sobre el menor no se haya ejercido presión para que consumiera, teniendo en cuenta la mezcla fatal. Si bien esta pudo ser decisión personal, también existe la posibilidad de que alguien lo haya obligado.

Mientras su papá ha insistido en que no consumía sustancias psicoactivas, un estudiante que vende drogas dentro del plantel le confesó a este diario que sí lo hacía frecuentemente.

La conclusión daría pistas sobre si el caso realmente está asociado a un hecho accidental o si, por el contrario, se trató de un homicidio, hipótesis que toma fuerza.

Pero, ¿de dónde surge esa suposición?

Además del hermetismo que han tenido las autoridades con este caso –diferente al de otros hechos en los que la mayoría de la información que es obtenida no se restringe–, hay otro elemento que da pie para pensar que hay mucho más.

Máximo Alberto Duque, especialista en medicina y antropología forenses –clave en casos como el de Luis Andrés Colmenares– y quien fue director del Instituto Nacional de Medicina Legal entre el 2004 y el 2007, aseguró que no recuerda haberse encontrado con un episodio como este, en el que alguien fallezca por inhalación de cloroformo, y explicó la importancia de esperar resultados toxicológicos más complejos.

“La manera de muerte depende muchísimo de cómo ingresó el tóxico al cuerpo del niño; si el menor de edad lo consumió porque era adicto, porque estaba experimentando con esas sustancias, estaríamos hablando de un hecho accidental, desde el punto de vista forense”, sostuvo el experto.

Pero si al niño le suministraron las drogas o lo indujeron a consumir las sustancias, “la investigación apunta a una manera de muerte homicida, lo cual exige de las autoridades una investigación más completa y rigurosa para encontrar al responsable de suministrarle esta sustancia”, agregó Duque.

¿Qué fue lo que pasó?

Máximo Duque también indicó que muertes de este tipo pueden producirse si la persona mezcla alcohol metílico, que es tóxico, con otro tipo de sustancias.

“Si alguien revolvió cualquier cosa y luego le echaron alcohol industrial, por ejemplo, es fatal. En el organismo –señaló el experto– genera una intoxicación severa. Si eso hizo el niño, pudo ser lo que le ocasionó la muerte”.

Una intoxicación, de acuerdo con los especialistas en la materia, se da cuando algún elemento externo entra al organismo, bien sea inhalado, ingerido o por contacto con la piel.

Sobre el caso particular de los efectos del cloroformo en el cuerpo, la doctora y toxicóloga egresada de la Universidad del Rosario Alejandra Salcedo afirmó que en los menores de edad “puede producir un efecto que puede ser mayor porque el sistema nervioso central es más inmaduro y la susceptibilidad es mayor; más tóxico”.

Los últimos minutos de angustia

“Ese día, cuando murió Santiago, estaban en los pupitres de la tercera fila, cuando comenzaron a inhalar. Nos estaban dictando la clase de matemáticas, que arrancó a las 2:30 de la tarde. Lo hicieron frente al profesor, sin que se diera cuenta.

Metían la sustancia revuelta que venden dos muchachos de otro salón. Contiene Chin Chin’, marihuana, pegante y el polvo del extintor. Todo viene revuelto en una botella más pequeña que la mano y lo venden a 2.000 pesos.

Pero Santiago, de un momento a otro, se paró y se mandó la mano al pecho. Dijo que no podía respirar y comenzaron a echarle aire con los cuadernos. Entonces, el profesor no lo auxilió. Santiago se volvió a sentar, pero a los 10 minutos no pudo más; volvió a pararse y se desmayó.

Un compañero lo ayudó a levantarse y lo bajó abrazado hasta el primer piso, donde el profesor pidió una camilla. La ambulancia llegó rápido y él se fue con signos vitales.

Del salón se intoxicaron otros 10. Dos más, de otro curso, también se intoxicaron, pero no ahí mismo.

Nuestro salón es el 6-4, de donde era Santiago.

Él fue el único que fumó marihuana antes de eso, y eso fue lo que lo mató.

Acá también sabemos que tienen la costumbre de echarse un líquido (dicker) en el saco para irlo oliendo mientras estamos en clase y trabarse”.

ALEJANDRA P. SERRANO GUZMÁN*
Redactora de EL TIEMPO
* Con reportería de Maira Giraldo, especial para EL TIEMPO
Escríbanos sus comentarios y denuncias a aleser@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.