Murió Daniel Rabinovich, un grande de la música y el humor

Murió Daniel Rabinovich, un grande de la música y el humor

El integrante de 'Les Luthiers' falleció a los 71 años tras sufrir un paro cardiorrespiratorio.

notitle
21 de agosto 2015 , 07:56 a.m.

"Nos sentamos a hacer un espectáculo y tratamos de que nos salga lo más lindo posible. Convengamos que no es un humor trillado, es un humor inteligente, por decirlo de alguna manera. Lo que nos interesa es que la gente se muera de risa y sonrisa", decía Daniel Rabinovich describiendo lo que hizo durante más de 40 años de carrera. Actor, músico, notario y escritor, fue uno de los integrantes de Les Luthiers, el grupo que supo hacer reír a miles de personas tanto en la Argentina como en el extranjero con su humor particular. (Vea: las actuaciones más memorables de Daniel Rabinovich con Les Luthiers)

El artista estuvo los últimos años luchando por mejorar su salud. En el 2012 había sufrido un preinfarto durante una gira por Uruguay, razón que lo llevó a alejarse un tiempo de los escenarios. En marzo de 2015, su salud volvió a desmejorar, impidiéndole seguir formando parte de los 'shows' programados de Les Luthiers.

Daniel Abraham Rabinovich Aratuz, alias Neneco, había nacido en Buenos Aires, el 18 de noviembre de 1943. "De chico, me crié en el Palacio de los Patos, un complejo de viviendas ubicado en Ugarteche y Las Heras, en Buenos Aires, donde viví hasta los 18 años", recordaba Rabinovich en su biografía oficial publicada en la web de Les Luthiers. "Allí había varios folcloristas, que me dejaban asistir a sus reuniones. Fue donde por primera vez escuché cantar a voces y tocar la guitarra".

Su madre había estudiado piano, su padre -un abogado penalista- también tenía la costumbre de cantar y silbar tangos, y él comenzó a temprana edad a conocer el arte de la música. Desde los 7 a los 13 años estudió violín, instrumento que cambió a los 14 por la guitarra, soñando convertirse en un gran folclorista, una meta que intentó alcanzar al formar el grupo Los Amanecidos durante su adolescencia.

A los 18, ingresó a la Universidad de Buenos Aires, en donde estudió primero Derecho y luego se recibió de escribano público. Durante esta etapa se unió al coro de la Facultad de Ingeniería, en donde conoció a los futuros integrantes de Les Luthiers, grupo que nació en 1967.

Rabinovich no tenía un solo traje cuando empezó con el grupo, pero al año de haber comenzado ya había logrado comprarse su primer departamento sobre la avenida del Libertador. Durante los primeros años cantaba y tocaba la guitarra y un instrumento llamado "latín", que era una parodia del violín. Con el correr del tiempo fue ganando protagonismo actoral hasta convertirse en uno de los integrantes más destacado del grupo. "Con los chicos ya somos como un monumento. Somos débiles, inseguros, pero somos un gol de media cancha como grupo humorístico y como espectáculo. Es un envase brutal para estar adentro. Es un muy buen matrimonio de cinco señores que en vez de parir chicos paren espectáculos".

Daniel se casó con Susana, con quien tuvo dos hijos, Inés y Fernando. Vivía en Vicente Lopez, en una casa que cada tanto le gustaba redecorar y en donde disfrutaba de construir nuevos espacios, como la bodega que hizo con sus propias manos en el garaje o el altillo que convirtió en su espacio personal. Le gustaba pasar el tiempo en el club jugando al billar de tres bandas o en la computadora al bridge, pero uno de sus placeres favoritos era jugar con sus nietas.

Además de Les Luthiers, probó suerte en la televisión y en el cine formando parte de, por ejemplo, la película 'Espérame mucho' (1983) y las miniseries 'Los gringos' (1984) y 'La memoria' (1985).

Durante los últimos años estuvo en la serie 'Tiempo Final' (2002), 'La familia potente' (2003) y 'La Dueña' (2012), aunque su última pasión fue la escritura. "En Les Luthiers soy cantante, payaso, actor, pero no escribo. Las ideas son de los demás. Un día me puse a escribir una idea, de un divorcio de una pareja, y me gustó mucho ese poder de hacerles hacer a los personajes lo que yo quería. Yo no creo en Dios, pero era un poco como ser Dios. Me empezaron a llegar ideas y empecé a escribirlas y a sentir el poder que yo veía en mis compañeros. Pero no me siento escritor. Me siento actor, payaso, músico a veces, pero escritor todavía no", decía el autor de los libros 'Cuentos en serio' (2003) y 'El silencio del final, nuevos cuentos en serio' (2004) en una entrevista con 'La Nación' poco antes de publicar su primera obra.

"La críticas no me pesan, la vida me pasa por otras partes. Por actuar bien, por estar con mis hijos, mis nietas, mi mujer", decía un hombre que sin lugar a dudas supo disfrutar de la vida acompañado siempre del mejor de los humores.

LA NACIÓN (Buenos Aires)
GDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.