Brasil: mal en política, mal en economía

Brasil: mal en política, mal en economía

La potencia suramericana no está viviendo sus mejores momentos por estos días.

notitle
20 de agosto 2015 , 01:10 p.m.

Escándalos por desvío de recursos de la compañía estatal petrolera Petrobras hacia campañas políticas, directivos y políticos cercanos al Partido de los Trabajadores (PT) en el que milita la presidenta Dilma Rousseff, la consiguiente pérdida de popularidad de la mandataria, la fuerte disminución de los ingresos por la caída de los precios de las materias primas, una crisis institucional y un fuerte bajón económico son los principales componentes del menú que agobian al gigante regional.

Lo más grave de esta situación es que los problemas no tendrán una solución rápida y tranquila, pues hay muchos aspectos que todavía ni siquiera están resueltos y requieren un lento proceso de normalización.

Operación Lavado de Autos

Este es el nombre de la investigación llevada a cabo por la Policía Federal de Brasil, cuya parte inicial se dio en marzo de 2014, con el cumplimiento de más de 100 citaciones en busca de prisión temporal, preventiva por la investigación de un esquema de lavado de dinero sospechoso de mover más de 10.000 millones de reales brasileños (unos 2.000 millones de dólares) de diversos contratos de Petrobras y considerado por la Policía Federal, como la mayor investigación de corrupción de la historia de Brasil.

Este año ha sido el gran destape de la corrupción con recursos de Petrobras que incluso se pudo rastrear hasta 1997 con la profundización de la investigación en la operación por parte de la Procuraduría General de la República.

Este proceso, en el que hay más de 50 personas investigadas, ya ha producido condenas como la del exdirector del área Internacional de Petrobras, Nestor Cerveró, quien fue sentenciado en primera instancia a doce años y tres meses de prisión por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

La economía está resentida

Alabada hasta hace tres años por el fuerte impulso a las obras públicas que Brasil presentaría para el Mundial de Fútbol del 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016, el país comenzó a vivir a comienzos del año pasado protestas populares por el endeudamiento excesivo para cumplir con esos compromisos y la disminución de la inversión en otros sectores.

La coyuntura económica internacional por la caída de los precios del petróleo y otros productos que exporta Brasil ha estado golpeando a ese país y hechos como la revaluación del dólar a nivel internacional y la depreciación del real, así como el aceleramiento del costo de vida han estado confirmando la crisis económica, por lo menos para este año y el 2016.

Varios analistas y entidades nacionales e internacionales han dicho que la economía caerá este año hasta el 2,3 por ciento (Bank of America y Merryl Linch), otros con un tono menos pesimista consideran una caída del PIB en torno al 1,8 por ciento.

Y para el 2016, el consenso vuelve a ser negativo con opiniones de caída del PIB entre el 1,5 por ciento y el 0,15 por ciento.

Por si esto fuera poco, el desempleo subió a 7,5 por ciento en julio desde 6,9 por ciento de junio pasado y anotó su nivel más alto para este mes desde 2009. El desempleo también es más alto que el 4,9 por ciento de julio de 2014.
Brasil encadenó así siete alzas consecutivas en el desempleo desde que cambió su tendencia a inicios de 2015, en un nuevo dato negativo en el panorama macroeconómico para la séptima economía del mundo.

Brasil había cerrado 2014 con una desocupación de 4,8 por ciento, su valor mínimo desde que comenzó a utilizarse una nueva serie en 2002. La población desempleada en el país sumó 1,8 millones de personas, 662.000 más que un año atrás.

Brasil atraviesa un período de estancamiento con inflación, que conjuga una marcada aceleración de los precios -el Banco Central proyecta una inflación de 9 por ciento para 2015- con una depreciación de la moneda local (en torno al 20 por ciento en lo que va del año). El Banco Central ha ajustado al alza la tasa de interés para frenar el alza de los precios.

Por ese motivo, el Senado aprobó el miércoles una ley de austeridad primordial para el ajuste fiscal propuesto por el gobierno de Dilma Rousseff, para sanear las cuentas y enfrentar la delicada situación económica del país. La medida aprobada y que ahora espera sanción del Ejecutivo revoca las exenciones tributarias a las nóminas salariales, con lo que las empresas deberán aumentar su contribución al Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) y así el Gobierno podrá aumentar la recaudación. Con el proyecto de ley, la cuota que pagan las empresas al INSS pasará del 1 por ciento al 2,5 por ciento y, en otros sectores, del 2 por ciento al 4,5 por ciento.

Luego de ser reelecta en octubre del año pasado, la presidenta Dilma Rousseff recortó gastos y elevó impuestos para volver a obtener la confianza del mercado, tras años de políticas intervencionistas que alejaron a los inversores, pero hasta el momento esa receta no ha tenido efecto.

Protestas contra la presidenta

Todos los aspectos mencionados han ocasionado que la mandataria Dilma Rousseff tenga en la actualidad un índice de favorabilidad de apenas el 8 por ciento, según varios sondeos de opinión.
Esa ha sido la causa de que en los últimos seis meses en el país se hayan realizado tres grandes marchas en contra de Rousseff y que incluso políticos de la talla del expresidente Fernando Henrique Cardoso le pidieran la renuncia.
Además, son varios los políticos opositores que consideran que a la mandataria se le puede abrir un proceso penal por su presunta participación o negligencia en el caso de corrupción de Petrobras. 

Redacción Internacional con AFP y Reuters

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.