Dilma, a limpiar la casa

Dilma, a limpiar la casa

Elio Gaspari, columnista del periódico brasilero 'O Globo', analiza la crisis que "corroe" a Brasil.

18 de agosto 2015 , 08:54 p.m.

En el 2011, Dilma Rousseff se mostró dispuesta a hacer una limpieza en el gobierno. Buenos tiempos aquellos, tenía un 47 por ciento de aprobación. Cuatro años después, con un 71 por ciento de reprobación, tiene la peor marca desde 1990. Se arruinó porque la limpieza era de mentiritas.

José Sergio Gabrielli tardó un año en ser sacado de la presidencia de Petrobras, y su sucesora, María das Graças Silva, creyó que resolvería el problema apartando a parte de la pandilla que operaba en la empresa. Pero ni lo pensó a la hora de no meterse con los contratistas. Como si el exgerente de Petrobras Pedro Barusco corrompiera a su “amigo Paulinho” (Da Força, diputado federal del partido Solidaridad), quien a su vez corrompía a Renato Duque (exdirector de Servicios de la petrolera estatal), corruptor de Barusco.

De ser así, el dinero saldría del bolsillo de un corrupto para el de otro, sin mayores consecuencias. Dilma y Das Graças Silva veían el baile, pero no oían la orquesta.

A Eduardo Cunha (presidente de la Cámara y del partido PMDB) le gustaría mucho crear una grave crisis política y tiene buenas razones para ello, pero la crisis que corroe al gobierno viene de Curitiba, donde están presos la mayoría de sindicados.

Los caciques del Partido de los Trabajadores (PT) lo saben. Por eso, no es de extrañar que la colectividad, durante la emisión de su programa de gobierno del pasado 7 de agosto en cadena nacional, haya hablado de todo menos de la ‘petrorrobadera’.

Dilma se enfrenta a un fenómeno histórico: el caso ‘Lava Jato’ hirió el corazón de la oligarquía brasileña. Tanto burócratas omniscientes como empresarios omnipotentes están encarcelados en Curitiba. Cuando Rousseff se comporta como si el ‘Lava Jato’ fuera una cosa de marcianos, asegurando que no respeta a “delatores”, atraviesa la calle para juntarse con la oligarquía amenazada.

ELIO GASPARI
Columnista y analista
O Globo (Brasil-GDA)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.