Las pruebas que confirmarían que helicóptero no fue derribado

Las pruebas que confirmarían que helicóptero no fue derribado

Medicina legal aseguró que "no se halló ningún proyectil disparado desde afuera".

notitle
18 de agosto 2015 , 08:44 p. m.

Con la entrega de los cuerpos de los últimos ocho policías fallecidos en el accidente del helicóptero Black Hawk en el Urabá antioqueño, Medicina Legal finalizó los exámenes forenses de los uniformados que iban tras alias Inglaterra, uno de los jefes del ‘clan Úsuga’.

Una de las conclusiones que entregó Carlos Eduardo Valdés, director de Medicina Legal, es que los policías fallecieron como consecuencia de un “politraumatismo múltiple ocasionado por caída contra superficie dura”.

El funcionario precisó que los cuerpos de los policías presentaban rastros de proyectiles, pero que pertenecían a la munición con la que contaba la aeronave y que se activaron durante el incidente. Es decir que, producto del impacto en tierra, estalló el armamento del helicóptero Black Hawk.

“No se halló ningún proyectil disparado desde afuera. (Los proyectiles) no poseían estrías, no tenían rayado, que es lo producido por el paso del mismo por el cañón”, aseguró.

El dictamen de los peritos también indicó que no hubo indicios de una explosión, lo que desvirtúa la teoría de algunos sectores en el sentido de que la aeronave posiblemente fue derribada. De acuerdo con la investigación forense, los cuerpos de los policías se incineraron 'post mortem'.

El director de la Policía, general Rodolfo Palomino, afirmó que el dictamen deja claro que el helicóptero no fue derribado. “En medio de este dolor nos da una tranquilidad no solamente a la institución, sino también a las familias, y queda claro que allí nuestras operaciones continúan”, sostuvo Palomino.

Con estas nuevas pruebas se refuerza la hipótesis de que el helicóptero se accidentó. La semana anterior, el general Palomino sostuvo en un debate en el Congreso que al rotor trasero de la aeronave le hallaron rastros de madera tras haber trozado un árbol, que, al parecer, el piloto no vio por culpa de la baja nubosidad.

Ese hecho habría desestabilizado el Black Hawk, y de allí su impacto con la ladera de la montaña.

Lo del supuesto ataque tampoco tendría sustento, toda vez que no se ha comprobado que las bandas criminales tengan armamento para derribar aeronaves. Los restos del helicóptero son analizados por expertos de la firma fabricante, que acompañan a peritos de la Policía y la Fuerza Aérea.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.