La hoja de parra y la política en la moda

La hoja de parra y la política en la moda

Política y moda no están alejadas. Se abrió la dinámica del mercado nacional del buen vestir.

notitle
18 de agosto 2015 , 05:03 p.m.

Asistí a la ceremonia de graduación de Valentina, mi hija. El oficio de diseño de moda, elevado a la categoría de profesión -debo confesarlo-, me sacaba del universo de los asuntos de la política en el que vivo zambullido desde hace varios lustros. De listas de concejos y asambleas, candidaturas, movilizaciones por la vida y en defensa del planeta, de reflexiones sobre el fin de la guerra, de disputas con el poder desaforado de un Procurador derechista, de reacciones sobre el “congresito”... En fin, de los asuntos de la agenda pública pasé a estar atrapado la mañana del fin de semana en las conversaciones de padres de familia sobre los vestidos de coctel, el reconocimiento por los diseños de la última colección, de los accesorios y zapatos para las boutiques, del mundo de las pedrerías de la pasarela, del 'universo fashion', de la moda.

Mientras tanto, uno a uno los muchachos pasaban por el certificado que los acredita con experticia en estos asuntos del vestir, del canutillo, el tafetán, los colores, las tendencias. Sin remedio, los recuerdos de una infancia jugando en medio de retazos de telas y del sonido de la máquina Singer con la que mi anciana madre, cociendo y tejiendo, completaba los ingresos de la economía doméstica: cientos de vestidos de novias; trajes de primera comunión, incluido el vestido que ha pasado de generación en generación entre primas y sobrinas; camisas de cuello largo y textura brillante; pantalones de terlenka de botas de campana. Hasta colchas hilvanadas con rombos multicolores, manteles y sábanas con bordes de tejidos de hilos, y tapetes de rosetones de simetrías perfectas. En el momento en que mi hija, encaramada en un par de puntillas de zapatos rojos, subía al escenario, pude recordar que, probablemente, hervían en los genes las habilidades de agujas y dedales de bisabuelas y abuelas.

Pero así como llegaron a la memoria los recuerdos familiares -incluido el de las ampollas en cuello al sufrir las quemaduras de la plancha con la que amansaban la reata de los cuellos de las camisas blancas de los domingos y festivos- también recordé el performance que hace unos años, con la Contraloría de Bogotá, hicimos en el Parque Nacional para llamar la atención sobre la importancia de cuidar los recursos públicos: 'Fashión por la Transparencia' llamamos a la jornada pedagógica. Bellas y apuestos modelos desfilaron por una pasarela rigurosamente blanca, exhibiendo trajes totalmente transparentes. La Banda Filarmónica de la Armada Nacional acompañó la jornada. “La transparencia está de moda”, reseñó un titular de prensa por ese entonces.

Política y moda no están alejadas. Especial mención tuvieron la referencia a la época de gobierno de la “casa Ospina” y el cierre de las fronteras a la importación de vestidos y ropa extranjera. Las quejas de las señoras de Bogotá y Medellín se hicieron sentir. Dicen que doña Bertha, recia matrona conservadora, las reunió en el club y, señalando con la mano el sastre que lucía, sin tapujos les dijo que había llegado la hora de impulsar la moda y los diseños colombianos. Se abrió la dinámica del mercado nacional del buen vestir. También, por supuesto, hubo reconocimiento al apoyo recibido de las “alcaldías de la izquierda”, incluida la de Petro, reveló el director.

La serpiente, pensé, cuando tentó a la madre Eva con el fruto del “árbol de la sabiduría”, seguramente jamás pensó que entregaba las claves de la moda. La hoja de parra, más allá de cubrir el impúdico sexo, inauguró la primera pasarela: la industria de la moda.


Héctor Pineda

tikopineda@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.